lunes, 31 de enero de 2011

La escalera

Esta historia, seguro que la sabéis muchos de vosotros, yo también la se desde hace mucho tiempo pero me ha gustado mucho que me la recuerde con fotografías, Pilar, una compañera de mi Parroquia de la Santa Cruz a la que las dos pertenecemos.
Está en una Capilla del siglo XIX, cuando esta estuvo lista, las monjitas sintieron la falta de una escalera para llegar al segundo piso.
Rezaron a San José, por aquello de que era carpintero. Un día llegó un desconocido, dijo que era carpintero y podía construir la escalera. Construyó sin ayuda de nadie una escalera de caracol, que es considerada un prodigio de la carpintería. Nadie sabe como se sustentó. La escalera no tiene soporte central, (parece un tirabuzón).
Después, el carpintero, que no usó ni clavos ni pegamento para construir la escalera, desapareció sin dejar vestigios. Ni esperó el pago.
Una leyenda nació en Santa Fe, que pasó a creer que el carpintero fue el mismísimo San José, enviado por Jesús para atender las súplicas de las hermanas.
Desde entonces la escalera pasó a llamarse "milagrosa" y se transformó en centro de peregrinación.
Hay tres misterios aquí, explica un portavoz de la capilla:
El primero es que no se sabe nada del hombre que la construyó:
El segundo misterio es que arquitectos, ingenieros y científicos, dicen que no entienden como la escalera se equilibra:
Y el tercero, de donde vino la madera. Ya hicieron todo tipo de análisis y no existe nada parecido en toda la región.
Un detalle: la escalera tiene 33 peldaños, la edad de Cristo.
Todo esto ocurre en la ciudad de Santa Fe ( Nuevo México), fundada por Vasco de Quiroga un cura Franciscano como muchos de los que fundaron tantas y tantas Ciudades en el Nuevo Mundo.
Espero que os haya gustado y cuando tengais vacaciones, pues, ale, a darse una vueltecita por Santa Fe. Quizá a muchos les vendría muy bien...en todos los sentidos.

domingo, 30 de enero de 2011

culebrilla

!Ayyyyyyy, que malita estoy y que poquito me quejo¡¡¡¡¡
¿Me habéis echado de menos? Si, seguro que sí.
Ya os conté hace unos días que tenía un dolor en un costado y que yo(que me paso se lista), creía que era un desprendimiento muscular. Eso creí, hasta que el domingo pasado por la tarde me dí cuenta que tenía una cosa rara en la espalda cerca del costado, yo sentía molestias pero no me podía ver como es lógico toda la espalda. Llamo a mi hijo y le digo que mire a ver que tengo. Cuando ve mi linda espalda, empieza a dar aspavientos diciendo.-Mama, vamos rápidamente a urgencias, !Ay Dios mío!
Yo asustada me digo...muerta soy.
Aunque yo no me puedo ver, le digo que me explique que es lo que tengo. Coge el móvil, ese que tenéis todos, que hace de todo, menos comer, y, me fotografía mi espalda, cuando veo lo que se ha reflejado en el móvil, la que dice ahora !Ay Dios mío! Soy yo. Mi espalda tenía mas cráteres que la Luna, estaba llena de ampollitas llenas de líquido, otras ya estaba rotas, aquello era asqueroso y encima va él nene y aumenta la fotografía, yo ya no quería mirar.
Empezamos a vestirnos...bueno yo de cintura para arriba no podía ponerme nada (estaba en pijama), me pongo las botas y me arrebujo en una capa, mi hijo se viste...en ese momento pienso...son casi las ocho de la noche, domingo, vamos al hospital, nos tienen allí hasta las tantas, luego busca una farmacia de guardia etc.etc.etc.
Le hago los cargos, le digo que solo quedan unas horas para el lunes, que me pida hora. Muy a regañadientes me hace caso, me pide hora a través de Internet (muy cómodo) y me hace prometer, casi jurar que voy a ir al médico, sabe que me gusta poco, yo a todo digo que sí.
Al día siguiente, como buena "Chica" voy a ver al doctor, cuando me ve, se sonríe, no se por qué.
Como hacía tres días que había ido por lo del dolor en el costado se queda mirando y me pregunta que si me sigue doliendo. Le digo que si y que creo que se me ha reventado la espalda. Más risas, se ve que le hago gracia. Me manda sentarme, yo le digo que no, que me tiene que ver la espalda, pasamos a la salita contigua, trato de descubrirme, casi no puedo, pero cuando lo intento y ve lo que ve, me dice admirado, -!Tienes una culebrilla¡ ¿Te suena?- Pues claro que me suena, creo que se llama Herpes, ¿No es así? Y me dice. -Eso es... Chica lista.
Bueno, resumiendo, me puso un tratamiento. Lo primero: un antibiótico y lo segundo un preparado que se llama Sulfato de Cobre. El cobre este me lo han tenido que dar cada ocho horas, de ello se han encargado mi vecina Noemí y mi hijo, los dos han sido muy buenos enfermeros. Se lo agradezco a los dos, especialmente a Noemí, pues la pobre ha tenido que bajar tres veces todos los días, la cuarta le tocaba a mi niño.
Ya estoy mejor, pero como me ven con la sonrisa puesta, ni mi hijo ni mi vecina me hacen mucho caso, de todas maneras, uno y otra se han portado muy bien. Ahora cada vez que viene mi hijo me dice: !Hola Culebrilla¡.
Espero que esta próxima semana pueda contaros algo más...la verdad es que me siento cansadita.

jueves, 20 de enero de 2011

chinos, comerciantes

Creo que había un dicho que decía así: "Te han engañado como a un chino" y yo creía que a los pobres chinos se les engañaba facilmente. Gran error, ahora son los chinos los que nos engañan a nosotros.
Esta mañana no me encontraba muy bien, nada serio, solo que me dolía un poco el costado donde tengo un desprendimiento muscular y como soy una quejica, no paraba de dar vueltas por la casa.
Tantas vueltas he dado, que he llegado al escobero y visto que el recogedor estaba muy usado y el cepillo de la cocina estaba más asqueroso que el recogedor. Como, cuando el diablo no sabe que hacer mata moscas con el rabo, yo también tenía que hacer algo fuera de lo común, no se me ha ocurrido otra cosa que irme a comprar los utensilios que tan ajados tenía.
Para darme un paseíto, me he decidido ir a una tienda de chinos que está un poco retirada de casa, así el paseo era más largo: pues bien, entro en la tienda y les digo que quiero un recogedor y un cepillo, me indican donde puedo encontrarlos. Aquello estaba atestado de de género, en estantes, en el suelo, colgados...
Ya veo lo que yo iba buscando, cojo y miro el precio, no me parece caro: cepillo, 2,40, recogedor 3,50, lo miro, me gusta y me voy a la caja para pagar.
Me dice la china...-0cho con "tleinta"
Le digo a la china...-No puede ser, lleva marcado el precio y serían 5,90.
-No, me dice la china...y empieza a echarme las cuentas:
-"Lecogedol" dos "cualenta" palo de "lecogedol" uno veinte. Cepillo," tles" cincuenta y palo de cepillo, uno veinte, total..."ocho tleinta".
Yo le pregunto que por que no pone los precios bien, ya que tanto el cepillo como el recogedor estaban junto con su palo.
Aparece el chino (su marido) empiezan ha hablar en su idioma, yo mirando, ellos haciendo aspavientos con las manos, como no entiendo ni "papa" les digo:- Mira, he pensado que no me voy a llevar los palos, me pondré de rodillas para barrer. Me mira la china y dice:- Tu muy "glaciosa". Le contesto: -Y tú una "espabilá, ahora que con mi dinero no vas comer, me voy a la droguería de mi barrio y por lo menos me dan las cosas empaquetadas, limpias y con el precio justo.
Lo he hecho. En la droguería me han sacado los dos utensilios completos, empaquetados y limpios y, aunque no lo creais...a mejor precio.

miércoles, 19 de enero de 2011

Mágico

Mágico, eso es lo que me parece el Castillo de Segovia. No me extraña que Walt Disney lo cogiera como modelo para su película "La Cenicienta".
Hoy me encontraba yo mustia y ojerosa y un poco triste por causa de mi dolencia, dolencia que no tiene importancia pero que como soy una cobarde no paro de quejarme. Y cosa curiosa, no tengo a quien quejarme. Mis hijos están en el trabajo (gracias a Dios), los demás familiares no están para que les digas te duele un costado y mi amiga Piluca...está peor que yo.
Pues bien, hoy como digo, mientras me tomaba una taza de té(Y como la tv. no hay quien la vea de mala que es), he echado mano a mi videoteca y he sacado la película de La Cenicienta.
!Que rato más feliz he pasado¡ !Mira que es linda esa "peli"¡Por eso cada vez que veía el Castillo, pensaba en Segovia. Esta Ciudad la conozco como si fuera Madrid ya que he ido muchas veces.
La primera vez que fui, tendría yo 17 años (hace dos días), iba en una excursión con unas 20 chicas y dos monjas. !Que bien lo pasamos¡ Ese día vimos el Castillo entero, visitamos todas las salas, las almenas e incluso el balcón por donde el Infante don Pedro estaba jugando y se cayó al precipicio. Nos contaron, que cuando la niñera vio caer al Infante y consciente de que se había descuidado, asustada y apenada, se tiró detrás del Infante. No son pocos los que aseguran que el alma de la niñera sigue rondando por las salas de la fortaleza.
Y otra curiosidad más; desde una de las torres de la zona norte, Alfonso X El Sabio, contemplaba el firmamento e intentaba descifrar sus secretos.
Aprendí muchas cosas en la época en que iba con las monjas, pues ya se sabe que yendo con ellas siempre teníamos las puestas abiertas de museos, catedrales, conventos e incluso una vez estuvimos en el seminario de Comillas (Santander), aquí lo pasamos en grande pues llegamos el día de San Ignacio de Loyola (Patrón de los Jesuitas) y, aunque llegamos a los postres, nos "inchamos" de helado", estoy hablando del año 53, si por casualidad me lee algún curita de aquel seminario, alguna monja, que también las hubo entre nosotras, o simplemente cualquier ama de casa como yo...que sepa que los recuerdo con amor.

lunes, 17 de enero de 2011

dolorida

Si, así como lo digo, sigo dolorida.Después de contar en mi blog que tenía un desgarro muscular que me hice al salir de la bañera, ha habido quien se ha interesado por mi, gracias. También una de mis seguidoras me ha dado varios y buenos consejos, me dijo: Date masajitos con alguna pomada, tomate Espidifen 600 y reposa. Yo acto seguido me fui al botiquín haber si tenía algo y efectivamente, tenía todo lo que mi buena amiga me había "recetado", claro que lo primero que me dijo es que fuese al médico. Esto también me lo había dicho mi hijo. Por lo tanto, les he hecho caso y he pedido hora para mi flamante doctor.
Me dan cita a las cinco de la tarde, hora muy taurina, salgo una hora antes para ir despacio pues el transporte público en Coslada no nos lleva a donde debemos ir, si no a donde ellos quieren. Hasta hace unos meses me llevaba mi hijo, pero ahora su trabajo no se lo permite.
Bueno por fin llego a consulta, hay varias personas, espero...sigo esperando...espero más...por fin a las seis de la tarde me toca. El doctor está sentado, me saluda y me invita a sentarme (menos mal), me dice que qué es lo que me pasa, le cuento todo el royo: que si al salir de la bañera, que noté como un tirón, que me duele...
Por fin me dice que pase a la salita de reconocimiento, me dice que le indique donde me duele, yo le digo: Se lo puedo decir de viva voz, pero no me diga que le señale el sitio porque el brazo izquierdo no me llega y con el derecho me es imposible. Me da la impresión de que se está riendo.
Cuando ya le he dicho donde está el dolor, me dice que me descubra...¿Pero no se da cuenta de que no puedo? Me he quitado el abrigo, me he subido un poco el jersey que además es larguísimo, ya lo tenía al rededor del cuello, no veía al médico, no veía a la enfermera, claro como la iba a verla si no estaba.
Por fin, localiza el sitio exacto y no se le ocurre al pedazo de bu...más que apretar con un dedo. He pegado un grito, que al momento han aparecido allí tres enfermeras y no se cuantos médicos. Por lo visto se han parado todas las consultas que estaban cercanas a la mía.
Cuando se ha calmado la cosa y todos los demás se han ido cada uno a su consulta y después de ayudarme las enfermeras a vestirme, ha mandado que me den un poco de agua, le he mirado a la cara, que por cierto la tenía sonriente, y le he dicho: Mejor, ¿No podía darme una cerveza? Sin alcohol, desde luego. Aquí ya no ha podido más y ha soltado una carcajada. Me ha indicado que me sentara y muy serio me dice:
Lo que tienes es un desgarro muscular, te vas a tomar Epidifen 600, te vas a dar unos masajes con Voltaren y a reposar todo lo que puedas...(Noticias frescas, he pensado yo)
Me he quedado mirándole y sin ningún pudor le he dicho: Eso ya me lo había dicho una amiga y si lo se no vengo. He perdido la siesta, me he pegado la paliza desde mi casa hasta aquí, son las siete de la tarde, me tengo que volver sola y además se me ha olvidado el Bono Bus y tengo que ir andando...No vuelvo más...cuando me ponga malita otra vez, pido ayuda a mis seguidoras que saben tanto como mi médico...Ya había salido de la consulta, cuando me ha parecido oír al médico y la enfermera reír a carcajadas. Bueno, mejor si les he hecho pasar un buen rato, bastante mal lo estoy pasando yo.
Ah, todavía no se me ha quitado el dolor.

sábado, 15 de enero de 2011

desgarro

Tengo un desgarro muscular y no pienso dárselo a nadie, eso quiere decir que quiero mucho a la gente.
Hace dos días noté al salir de la bañera como una especie de "saludo" en mi costado derecho. Salí de la bañera como siempre, parece que estoy haciendo títeres. Para que yo salga bien tiene que estar llena de agua, si no, allí me quedo. Las operaciones que hago para bañarme son las siguientes:
Primero dejo que esté la pila por lo menos media de agua: después meto un pie: luego el otro, más tarde me acuclillo, siempre bien agarrada a los rieles de la mampara y, por fin hago plaf, al agua. Una vez sentada en la bañera, el segundo paso es tumbarme en ella...lo consigo, pero como mido menos que lo que es la bañera de grande tengo que tener mucho cuidado para no ahogarme dentro de ella. Alguien puede pensar que eso es imposible, !ahogarse en una bañera¡ Pues yo creo que es posible, siempre que se tenga "un tipazo" como el mío: metro y medio.
Después de terminar el baño...!ahora toca salir¡ Esto si que es más difícil. Como estoy panza arriba, me tengo que dar la vuelta, lo consigo gracias a que está la bañera llena, si no me quedo allí hasta que alguien me saque, de ella. Al darme la vuelta hace unos días, noté un pequeño tirón debajo del brazo derecho a la altura de la axila que no le dí importancia, pero al día de hoy...tengo tanto dolor que no se como ponerme. Como todo el mundo da soluciones, no se quien me dijo que me pusiera la manta eléctrica y yo lo he hecho, como el dolor no me remite, se me ha ocurrido mirar en Internet y...me dice justo lo contrario, o sea, lo que hay que ponerse es...Hielo.
No me voy a poner hielo porque es un sitio muy malo y me voy a congelar, así que el lunes iré al médico.
Todo esto me ha pasado después de que mi querida amiga Piluca se dio una caída monumental y se le ha "estropiciado" un hombro...creo que a lo mejor me ha dado envidia.
Y es que, !Hay madre con los años, como se quedan los cuerpos¡¡¡¡¡¡¡

miércoles, 12 de enero de 2011

novelas

Estoy "ennovelá" de tanto como leo. Unas veces por placer, otras por obligación como es el caso en estos momentos.
Mi obligación como jurado de Circulo de lectores es dar el veredicto lo antes posible, eso me hace leer a pasos agigantados.!Este año si que da gusto leerlas¡ !!Son muy buenas¡¡
Pero claro, aparte de esas novelas yo tengo mis cosillas que leer, por ejemplo: la última que he leído me ha dejado enamorada nada más y nada menos que de: Muley Hacén. Su nombre completo: Muley Hacen Abul Hassam, ahí es ná.
Me he enterado de un montón de cotilleo (en todos los tiempos los hay), tales como que la Sultana Aixa, madre de Boabdil, se puso de uñas cuando apareció la esclava doña Isabel de Solis. Esta joven fue hecha prisionera en una incursión pero no contaron que en cuanto su majestad el Sultán la vio...se quedó prendado de ella, tal es así, que se casó con ella y la hizo su favorita y además fue reina de Granada con el nombre de Zoraya (Lucero de la mañana).
No puedo contar en este poco espacio todo lo que he leído sobre esta pareja, pero de verdad me ha dejado con muy buen sabor de boca. Isabel se convirtió al Islam, tuvo dos hijos a los cuales les pusieron nombres árabes por supuesto, pero cuando Muley Hacen murió, Isabel volvió a su Castilla natal con sus hijos, estos llevaban el nombre de Juan de Granada y Fernando de Granada y los tres volvieron a abrazar la religión Cristiana.
Isabel fue muy feliz con Muley Hacén y este también, pues se daba el caso que por estar con su esposa, dejaba de lado las obligaciones del reino por eso abdicó en su hermano.
Cuando Muley Hacén murió, pidió que le enterrasen en el lugar más alto cercano al Cielo. Le enterraron en en pico más alto de la Península Ibérica, de ahí el nombre del pico de Mulhacen.
Desde entonces fueron muchas las búsquedas que se han realizado en esta montaña para localizar la tumba del monarca y los tesoros que se suponía podía contener, pero nunca ha sido encontrada.
También sabemos que Boabdil ya de pequeño apuntaba maneras, pues a sus hermanos nacidos de las esclavas que su papá tenía en el Aren, les zurraba la badana con la aprobación de su mami, la sultana. No me extraña que el Sultán, cuando conoció a Isabel, se la llevara lejos, concretamente al norte de África, allí vivieron felices hasta la muerte de él.
!No me diréis que no es preciosa la historia¡
Si no quedáis hartos de mis relatos...mañana más.
!Oh, yo estoy pensando que todos los que lleven el apellido Granada en nuestro País...quizá sean descendientes del Rey moro Muley Hacén Abul Hassam.

domingo, 9 de enero de 2011

adios al belén

!Ya hemos quitado el belén¡
Me ha dado pena, pero no hay más remedio. Esta tarde, después de ver la película "La bella y la Bestia" y como ya me estaba dando modorra, he decidido quitar todos los adornos Navideños. !Hay que ver la que se arma¡
Lo primero: preparar la caja donde va todo metido. La he tenido que poner encima de una silla pues me cuesta trabajo colocar las cosas si está en el suelo. He guardado todo cada cosa en su sitio, luces, figurillas, corcho, piedras, musgo etc.etc.
Cuando ya tengo todo en orden, empiezo a colocarlo y me pasa como a los relojeros malos que les sobran piezas, pues eso me pasa a mí. Cada año me cuesta más meter todo en la caja, pues aunque utilizo todos los años lo mismo, parece que cada año aumentan las cosas. !Por fin la he cerrado¡
He estado dos horas guardando cosas y al final estaba rendida. Eran ya las siete de la tarde, me he puesto un té, he cogido mi libro y me he sentado en mi mecedora a descasar...leyendo.
De vez en cuando, levantaba la vista del libro y se me iban los ojos hacia donde había estado puesto el belén. Veía el hueco oscuro y triste. El portal no estaba, ni el Castillo, ni las casitas con sus luces encendidas que se veían a través de las ventanas, ni el ruido que hacía el chorro del grifo de la fuente junto al pequeño lago donde estaba lavando una señora y un niño nadando...ya no había nada y la verdad...yo lo estaba echando de menos.
!Esperemos al próximo año si Dios quiere¡

sábado, 8 de enero de 2011

relajación

Está lloviendo a mares, se ha oscurecido tanto el día que casi no se ve, no encuentro en la tv. una película de mi gusto...mejor dicho ni de mi gusto de ni del de nadie por que no las hay. No he podido dormir la siesta porque me he levantado a las diez y media (que vergüenza) y además por ser sábado, hemos comido a las tres y media, total, día desastroso.
Antes de empezar a leer uno de mis libros de reyes magos he decidido escribir algo, esto si que me relaja y me gusta mucho. Hoy me he decidido por un héroe.
Todos los madrileños y muchos que vienen de provincias se han dado una vuelta por el rastro de Madrid. Este rastro es el padre de todos los mercadillos no solo de Madrid si no de muchos sitios más.
En casa, recuerdo cuando eramos pequeños y venía algún familiar del pueblo a vernos, era visita obligada llevarlos al rastro. Podría contar miles de anécdotas allí ocurridas pero hoy me voy a centrar el Cascorro, o mejor dicho, en su héroe.
Cascorro era un pueblo de Cuba (al este de Camaguey) que en l898 defendió el soldado español, Eloy Gonzalo, poco antes de las pérdidas de las colonias que teníamos en el Caribe.
Para impedir que el enemigo se refugiase en las casa del pueblo, trató de impedirlo incendiándolas. Se ató una cuerda al pecho para que pudiera ser arrastrado por sus compañeros si caía herido y con una lata de gasolina las prendió fuego. Cayó herido y pudo ser rescatado con la ayuda de la cuerda.
Para este héroe de Cascorro, Aniceto Marinas en l901, hizo una estatua, con antorcha, lata de gasolina y cuerda, situada al inicio de la Rivera de curtidores, pero todos los madrileños la conocemos como la Plaza de Cascorro.Cuando he estado recopilando datos de este buen hombre, he sentido una gran ternura al saber que jamás tuvo familia. Nació en Malaguilla provincia de Guadalajara (España) y murió en Matanzas (Cuba), se crió en la inclusa de Madrid, de allí salió como soldado hacia Cuba, cuando murió... solo tenía 29 años.
En Madrid también hay una calle que lleva su nombre.
Calle de Eloy Gonzalo, cerca de la Glorieta de Quevedo. No puedo remediar sentir cierta pena al saber que este joven nunca haya tenido un abrazo de su madre y además una vida tan corta...
Si sigo voy a terminar llorando.

jueves, 6 de enero de 2011

a los Reyes Magos

!Vaya Reyes Magos¡

Estoy furiosa, no me habéis traído nada de lo que os he pedido: Ni chalet en la Sierra, ni abrigo de visón blanco, ni el mayordomo inglés que tanto deseaba y mucho menos la doncella para que me hiciese rico té.
Pasaba igual cuando era niña; si sois tan magos, sabíais lo que me gustaban las muñecas, sobre todo la Mariquita Pérez que era la mejor de mi época, sin embargo si se la poníais a alguna de mis vecinitas y a mí...un paquete de nueces y peladillas. Luego las demás niñas me restregaban la muñeca por la cara todos los días del año y yo que ya me había comido las nueces y las peladillas...no tenía nada con que jugar.¿Os parecía bonito?
También pienso ahora que soy mayor que, como muchas familias os dejan una copita de coñac o aguardiente, cuando llegabais a mi casa ya estabais un poco piripis y no sabíais lo que hacíais.
Desde el despecho os digo:
Ya no quiero el chalet, ni el abrigo de visón, ni el mayordomo (aunque me hubiese venido de perlas), ni la doncella, nada de eso, ale.
Sin embargo os doy las gracias por el perfume que más me gusta, Chanel nº 5 , por los dos libros de mis autoras preferidas, por tantas bolas para el baño, que sabéis que las disfruto mucho, las cremas, el antifaz etc.etc.
Y para chincharos un poco, os diré que hace unos años, uno de mis hijos me compro la Mariquita Pérez y de vez en cuando me trae algún vestidito nuevo para ella. Esto me hace recordar mi niñez y como soy muy mala, pienso que aquellas niñas que tanto me hacían sufrir en aquellos días de los Reyes Magos quizá se les haya roto y la mía...está preciosa.
Espero que el próximo año seáis más buenos conmigo porque yo pienso insistir...no creáis que se me olvidan las cosas así como así... No hijos, no.

miércoles, 5 de enero de 2011

cabalgata

Hoy estoy más contenta respecto al accidente de mi amiga, se encuentra mejor y casi no tiene dolores, !estupendo¡
Claro que siempre hay algo que te pone de mal humor y a mi me lo ha puesto la cabalgata de los Reyes Magos que casi me deja tuerta.
A los niños que van en dicha cabalgata les debían de enseñar que, !Hay que ECHAR caramelos¡ No, TIRAR caramelos. Parece igual pero no es lo mismo.
Estaba yo tan ricamente en el porche de mi portal viendo como discurría la caravana de carrozas, gente disfrazada y demás tonterías, cuando siento un golpazo en la cabeza cerca de un ojo, !Dios que dolor¡. La patilla de la gafa ha impedido que me diera de lleno en el ojo. Yo que no soy muy valiente he empezado a quejarme y algunos vecinos a socorrerme. A partir de ese momento ya he dejado de ver la cabalgata, ni a los acompañantes y mucho menos a los "Reyes Magos" ni a la madre que los parió. Yo todo lo veía oscuro. Como estaba en mi misma casa, me ha sido fácil salir de tal atolladero y, solo por un niño tonto y los que les dicen que tiren los caramelos (que además son una porquería), no he sido yo sola la "lesionada" pues a otro vecino le he oído decir.-! Valla golpe que me ha dado¡
En fin, que los que estén a cargo de estos eventos, les digan a los niños, que además son muy crueles, que no se ensañen con los espectadores y que echen los caramelos con amor, o mejor...que se queden en su casa esperando a que lleguen los reyes y les traigan muchos juguetes.
Bueno, como buena "nena" que soy y partiendo de la base que ya es media noche...me voy a la cama, no sea que vengan SS MM y me pillen despierta, cosa que a ellos no les gusta, quieren que todo el mundo esté dormido cuando ellos llegan...¿Por que será?

martes, 4 de enero de 2011

ineptos

Había prometido ayer contar algo de las novelas que tengo que leer como jurado de Circulo de Lectores, pero lo voy a posponer, tengo algo que contar y no es precisamente bueno:
Ayer mi queridisima amiga y consuegra Piluca se ha caído, si, se cayó en unos grandes almacenes, bueno "el más grande"para que lo sepáis. Iba ella tan contenta a encargar a los Reyes Magos cosas para sus hijos y nietos. Normal. Me ha contado que sin apenas darse cuenta resbalo con algo húmedo, o al menos eso le ha parecido a ella, y cuando se dio cuenta no podía soportar el dolor que sentía en un hombro (dislocado), yo gracias a Dios no se lo que duele, pero he visto en alguna película este trance y el paciente da unos gritos enormes.
Cuando la pobre Piluca estaba en el "santo" suelo dando gritos, apareció un dependiente y le dice el muy imbécil que qué es lo que le pasa...Pedazo de memo, si ves a una señora en el suelo no creo que esté jugando a las canicas. Al momento apareció otro que tal baila y los dos tratan de levantarla, Me imagino la escena, ellos tratando de levantarla sin saber donde poner las manos y ella dando gritos de dolor...Patético.
A trancas y barrancas la trasladan a un sitio donde no hay más que empleados(todos con pocas luces), pues le preguntan que donde vive y que si puede andar. Piluca contesta que no está para ir a su casa que pidan una ambulancia. Le contesta un señor que se las daba de mandón sobre los otros, que allí no va a ir una ambulancia.- ¿No tienen un seguro para estos casos? Les dice mi amiga, contestación del señor "listo".- Tenemos seguro para los empleados pero no para los clientes.
La verdad es que no se como la pobre a pesar del dolor que debía de tener, podía conversar con ellos. Después de dos largas horas de dimes y diretes y de decirle que sería poco menos que imposible que llegara una ambulancia por fin llaman al 112...otra hora más de espera.
Llegan dos enfermeros con una silla más alta que Piluca y que solo podía apoyar un pie, el otro iba colgando. La sacan por unos corredores que según me ha contado, no se podía imaginar que existieran en ese centro comercial, en ninguno de ellos se veía nada ni nadie, a todo esto eran ya las dos de la madrugada cuando se deshicieron de ella en este centro comercial. "Y ahora voy y lo casco"...Es el Hipercor de San José de Valderas.
La llevaron al Hospital de Alcorcón, estuvo en él hasta las cinco de la madrugada...Yo no digo más, solo se he oído decir a los hijos que les van a "meter un puro que para qué"
Ya sabéis, tened cuidado y posar bien los pies pues según estos señores, los clientes no tenemos ningún derecho...
!Ojala viniera "el tío de la vara"¡¡¡¡

lunes, 3 de enero de 2011

Hoy no voy a escribir mucho, estoy "arrebatá" y con poco que contar aparte de que mi portal sigue sin terminar, la derrama está pagada, mi vecina de arriba, la que dice que le he manchado la ropa con lejía, que no para de decirme que no me enfade con ella...Bueno mejor me callo.
Otro motivo por el que estoy nerviosa es porque ya he recibido las tres novelas finalistas del Circulo de Lectores y, como miembro del jurado las tengo que leer y dar mi voto antes del mes marzo, si ya se que hay casi tres meses por delante pero yo tengo que hacer muchas cosas entre tanto, como por ejemplo:
No madrugar, leer mis propios libros, comer bien y dormir la siesta después, ver los correos que me mandan amigos y familiares. !Ah, !También leo por lo menos un periódico diario¡¡
Por todos estos motivos no se si me va a dar tiempo de escribir en el blog. !Con las cosas que tengo que contaros¡
Mañana voy a hacer de rey mago (compras), creo que me lo voy a pasar bien.
Voy a seguir leyendo una de las novelas que me tiene intrigada, creo que va a ser bastante buena, será que como dije que las del año pasado eran malísimas este año han mejorado.
Pienso contaros de que va la cosa, empezaré mañana...

domingo, 2 de enero de 2011

lejía

A veces pienso que me hubiese gustado nacer siendo un animalito. Unas veces, cuando veo los pájaros volar, siento un deseo enorme de volar. Pero es a los peces a los que más envidio, nadar, nadar y nadar...Sin rumbo, hoy en el Atlántico, mañana en el Pacifico y pasados unos días, allá por el Caribe. !Que felicidad¡ Así estaría siempre sin rumbo fijo y sin ataduras, nadar o volar, da lo mismo. Si volando a lo mejor me encontraba con un "pájaro pinto"...Si nadando, quizá encontraría algún lindo salmón...
El caso es que estoy en tierra, concretamente en Coslada, vivo en un piso y estoy rodeada de vecinos, la mayoría buenos.
Antes de continuar con mi relato, diré que vivo en un piso bajo, , esto es muy importante respecto a mi pequeña historieta:
Resulta que ha bajado una de mis vecinas (buena y educada) y me dice, enseñándome una prenda de abrigo y una camisa, lo siguiente:
-Mira, vengo para que veas las manchas de lejía que tiene mi ropa. He subido piso por piso preguntando quien me las ha manchado y me han dicho que ellas no han sido, por lo tanto TIENES QUE HABER SIDO TU.
Yo creía que era una broma, pero como la veo tan seria, también me pongo seria y le digo que como piensa que puedo haber sido yo que estoy debajo de todos los pisos. Como sigue en sus trece ya me pongo un poco seria y le hago ver la realidad. Estoy en el bajo, hay cuatro pisos encima de mi (ella incluida), y yo ni queriendo le puedo manchar su ropa de lejía. Yo solo pongo lejía en la lavadora.
Me hace los cálculos diciendo que puede haber sido al limpiar el alféizar de la ventana.
Lo primero que para eso no se necesita lejía, lo segundo que si cae algo de mi ventana...va al patio.
¿O es que Newton estaba equivocado con aquello de la gravedad?
No la he hecho entrar en razón, por fuerza he tenido que ser yo la "lejiera"
Lo creáis o no, he pasado dos malos días, y quizá pase más si no se aclara la cosa.
Espero que por lo menos mis seguidores me deis ánimos o al menos que me digáis como es posible que estando en una bajo, pueda manchar la ropa de la señora del primero. Lo primero, porque entre su piso y el mío hay una altura de cuatro metros, lo segundo, porque tengo un toldo para proteger mi ropa (el cual no enrollo nunca) y raramente veo lo que tienden los demás vecinos, entre otras cosas porque no me importa.
Cuando se lo he contado a mi amiga Piluca, me ha dicho que como alguien en su sano juicio puede decir una cosa así.
También se lo he contado a otra vecina, primero no se lo creía, después se ha reído. El caso es que yo estoy un poco rara, de verdad, aunque no quiera me siento un poco triste, menos mal que dentro de pocos días vienen los Reyes Magos y si me traen lo que les he pedido...se me van a quitar las penas.
¿Habéis leído lo que les pido? ¿No? Hacerlo, la carta está un poco más abajo.