lunes, 18 de junio de 2018

La comida de las monjitas.

 
 
 
 
 

      
                                                             Comedor Religioso



Ahora las madres tenemos que estrujarnos un poco los sesos para que nuestros hijos (cuento mi caso), coman verdura, legumbres, pescado etc.
Tengo que decir que yo como de todo, excepto el Pan de Higos, esto es superior a mi, quizá cuente por que.
Las verduras y el pescado siempre me ha sido muy difícil que lo coman mis hijos. El mayor, ya casado, no quería el pescado ni en pintura, ahora come de todo. El pequeño que sigue en casa, no come pescado ni marisco aunque se lo recete el médico, mucho menos las verduras, pero...si acepta, La comida de las monjitas. Os cuento:
Corría el año 1953, (esto parece el principio de una novela, pero no lo es). Todo lo que cuento siempre es la pura verdad. Si no que lo diga mi cuñada Pepi.
Como decía. Allá por el verano de este año de 1953, yo era joven todavía y viajaba con un grupo de unas 18 o 20 chicas y dos monjas que nos cuidaban desde Madrid.
 Aterrizamos, bueno, dejamos el tren en Torrelavega, provincia de Santander. Íbamos a pasar 25 días en Cóbreces.
Nos hospedábamos en un colegio de monjas de la Caridad.
Lo pasamos estupendamente. Por la mañana a la playa y por la tarde a pasear por el campo. En aquellos tiempos, no se ahora, los campos eran maravillosos. Muchos árboles frutales, mucho ganado y...un poco justa la comida.
En aquellos años la comida estaba justa en todas partes. Yo no era muy tragona, por lo tanto, no pasaba el hambre que pasaban otras compañeras, es más, nos daban mucha leche y como a mi no me gusta les daba mi parte a varias chicas, digo varias porque tuve que repartirla como buenas hermanitas para no tener que reñir por un tazón de leche.
Como digo antes, lo pasábamos muy bien, pero también como digo, todo tiene su fin y el fin de las vacaciones, llegó.
Siempre que íbamos de viaje, siempre a pueblos ya fueran de mar o de montaña, el último día nos llevaban a la capital de provincia para visitarla, por ese motivo me conozco (lo que era entonces), las 50 provincias española... he dicho.
Aquel año íbamos a visitar la preciosa ciudad de Santander. Santander fue una de las ciudades que más me impactó a mi. Estaba limpia, la playa de El Sardinero parecía que no la había pisado nadie. estaba tan limpia como lo que yo había visto de la ciudad. En el Puerto, aquel día estaba anclado el Trasatlántico "Marques de Comillas" que años más tarde pereció en un incendio. Nos dejaron visitarlo y los marineros se portaron muy bien enseñándonos hasta la sala de máquinas, pero como teníamos que bajar por una escalera que parecía una escala y los marineros estaban todos abajo...la monja que los vio, nos hizo subir a cubierta más que de prisa. (Entonces las chicas no usaban pantalones). Que pillines los marineritos.
Ahora viene lo de la comida de las monjitas:
Las monjas de Cóbreces nos había puesto unos bocadillos para el viaje pero nuestras monjas que nos cuidaban mucho querían que comiéramos caliente pues hasta el día siguiente no llegábamos a casa.
Entonces la madre "Ito" (se llamaba Consuelo, pero nosotras para hacerla de rabiar, la llamábamos " madre Ito". Pues bien, como era muy buena, a pesar de todo, nos dijo que íbamos a ir a comer a un convento, que solo daban un plato aunque se podía repetir tantas veces como quisiéramos. Por lo visto daban de comer a los obreros por 2 pesetas y lógicamente solo había un plato. Pues bien, allí llegamos toda la "tropa".
Había varios obreros comiendo en unas grandes mesas, nosotras como erramos muy "buenas" nos sentamos en una paralela a ellos. ¿Y que había ese día de comida? Pues nada más y nada menos que unas riquísimas "JUDIAS VERDES CON PATATAS".
Nos pusimos moradas, a mi me gustan mucho, rehogaditas, con sus ajitos y bien calentitas...pan no había.
¡¡Que tiempos!! ¡¡Señor!! ¡¡Que tiempos!!
Esta anécdota se la he contado a mis hijos miles de veces, no solo para que se coman las judías verdes, sino para que también sepan, que lo peor de todo, es la falta de PAN.
Y ahora, para no tener a nadie intrigado porque no me gusta el Pan de Higos, ahí va:
También cuando yo era mas bien pequeñaja y habida carencias del pan que menciono antes, mi buena madre, como todas las madres de aquella época, debía de hacer diabluras para darnos de comer a los 7 niños. Muchas veces nos daba para merendar el dichoso "Pan de Higos" y yo...Cuanta tirria le tomé.
Ahora no lo como ni por una apuesta.


lunes, 11 de junio de 2018

Una gran mujer de color

 
 
 
 
 

     
                                                                      Patricia Bath


Esta guapa y lista señora inventó el Laserphaco para tratar las cataratas con laser.
Estoy segura que muchos pacientes se lo habrán agradecido pues gracias a ella seguro que ven mejor las cosas buenas de la vida.
Todo empezó con un juego que química y un microscopio que le regalaron sus padres. Desde entonces, Patricia Bath, una niña afroamericana nacida en el Harlem de Nueva York y que, según las estadísticas, tenía pocas probabilidades de triunfar en la vida, se dedicó en cuerpo y alma a estudiar.
Lo hizo tan bien que, a base de becas, se matriculó en Química y después en Medicina, para especializarse en Oftalmología en la Universidad de Columbia.
Trabajar en dos consultas, una en Harlem y otra en Manhattan, le permitió darse cuenta de que las personas afroamericanas y las que vivían en los barrios más pobres tenían más problemas de visión, entre ellos, las cataratas, a causa de la imposibilidad de acceder a servicios médicos oftalmológicos.  Aquello la llevó a animar a sus colegas a operar y tratar gratis a personas de pocos recursos.
En 1976, fue una de las fundadoras del instituto Americano de la Prevención de la ceguera, en cuyos estatutos se establecía que "la visión es un derecho humano". Y es que la lucha de Bath siempre estuvo enfocada a curar la ceguera.
Cuando ya era cirujana oftalmológica consagrada, en 1981, empezó a trabajar para mejorar las técnicas que se utilizaban el las intervenciones de cataratas.
Después de mucho trabajo fue como inventó el Laserphaco. "" La primera vez que lo usé en el laboratorio fue mágico poder observar cómo desaparecían las cataratas con cada pulsación del laser"", recuerda Bath, cuyas técnicas y aparatos han salvado y devuelto la vista a miles de personas de todo el mundo desde que patentó su Laserphaco en 1986.

Mi admiración y respeto a todas las personas que trabajan para curar a otros seres humanos, ya sean hombres o mujeres.

Algunos recordareis que por estas fechas son las fiestas Patronales de Coslada. No voy a contar lo mismo que otros años: Que si hay mucho ruido. Que los fuegos artificiales son muy malos. Que el Alcalde no aparece en la Precesión porque es ateo. Que si fue, que si vino.
Yo,como todos los años estuve, también los concejales de la oposición con su exalcalde a la cabeza, sus esposas y lo mejor de todo, el pueblo entero acompañó a la Virgen del Amor Hermoso en su recorrido por las calles elegidas,
Conocí al nuevo Párroco...me gustó. Todos echamos de menos a Don Arturo, pero nadie habló de él.
Como no es mi parroquia, pues apenas voy una vez al año, si vi muchas variaciones.
Cuando don Arturo era párroco había un banco de piedra con algún cojín donde se sentaban las autoridades eclesiásticas, ayer vi un enorme trono, precioso, incluso para los monaguillos. También había plata, mucha plata. Unos preciosos candelabros, una cruz e incluso los incensarios todo ello de una plata reluciente y preciosa...
Luego me enteré cotilleando con otras personas, de que el párroco anterior, o sea, don Arturo, había vendido los anteriores para ayudar a los necesitados de la parroquia y por supuesto, el señor Obispo no los repuso pues según me contaron ya estaba harto de mandarle cosas valiosas...
No se si será cierto o no, el caso es que se notaba riqueza...
Espero que no se enteren los cacos...


  
                                                        

lunes, 4 de junio de 2018

Ser feliz con poco

 
 


                                             "PANTALLITA DE TELEVISIÓN"





Primero iremos al titulo de tan "extraordinaria" entrada...

Ser feliz con poco.

Una familia pobre era conocida porque tenía la capacidad de tomarse todas las cosas lo mejor posible.
Una mujer rica quiso ayudarles, pero un vecino de esa familia fue a verla para decirle que la estaban embaucando. (Para mi que el vecino en cuestión, era un poco cotilla)
-"Los niños de aquella familia siempre comen cosas deliciosas, lujos que ni yo puedo permitirme-dijo este a la señora".
Para comprobar si era cierto, fue a visitarlos.
En la puerta, antes de llamar, oyó que el niño le preguntaba a la niña:
-¿Te vas a servir arroz con gambas hoy?
-No, creo que comeré pollo asado, respondía.
Al oír eso, la mujer entró enfadada. Vio a los pequeños sentados en una mesa en la que sólo había unas pocas rebanadas de pan seco, dos patatas frías y un jarro de agua.
Al preguntar, los niños le contestaron que jugaban a imaginarse que su escasa comida era un verdadero festín.
-Usted no sabe lo delicioso que es el pan duro cuando uno lo llama bizcocho. Y aún es mucho más rico si lo llamas helado de crema, dijo la niña.
La señora adinerada salió de allí con una nueva visión de lo que significa ser dichoso. Acababa de aprender que la felicidad no está en las cosas, sino en los pensamientos.
Así pues, es preferible no esperar a que cambie nuestra suerte, sino que es mejor transformarla. Entonces, tal vez, ésta nos corresponda.

Ya he puesto la "batallita" del Psicóloga, ahora, una anécdota de hace unos días, me ocurrió de verdad de la buena, aunque luego diga mi cuñada Pepi que me invento las aventuras.

Viene a cuento de esa tv. que he puesto arriba tan enorme.
No soy partidaria de tirar las cosas, mucho menos si estas funcionan. Que están viejas, vale, pero si funcionan de tirar nada de nada.
Tengo una hermosa tv. de 32 pulgadas, Phillips, por más señas. Se ve estupendamente.  No es que el salón se haya hecho mas grande, no, es que mis ojos van perdiendo su lozanía. Alguna vez cojo mi mecedora y la coloco un poco más cerca de la tv. pues hay películas que se ven peor, (bueno, eso es lo que yo digo). Quizá harto de verme con la mecedora de aquí para allá, mi hijo pequeño, con toda su buena voluntad, dijo que me iba a traer una tv. más grande para que la viera mejor. Se presentó en casa con...no era una tv. grande, era una pantalla que parecía un avión 747, de esos que no caben ni en el aeropuerto de Barajas...pues así me pareció a mi dicha "pantallita".
No solamente era grande sino que destrozaba toda la decoración del salón.
Salía dos cuartas por cada lado de la mesa, tapaba el espejo hasta la mitad y para rematarlo, se veían las cabezas de los personajes enormes. Yo solo veía cabezas.
Él seguía colocando las cosas, de vez en cuando me decía- ¿Te gusta?
Yo, más hipócrita que nadie, le decía:
-Si, mucho.
  Ya no pude resistir más y me marche al cuarto de estar por no ver, a él y la tv. os digo que me caían sudores solo de pensar que tenía que deshacerme de mi linda y mediana tv. para ver constantemente ese "avión" en mi salón. Y además, con ese pie tan horrible. Igual que la de la foto.
Para no cansaros más, os diré que al final se dio cuenta y tambien dio su brazo a torcer. Muy cariñoso me llamó al salón y me dijo:
-Me parece un poco grande para nuestra casa, ayúdame a empaquetarla a ver si con un poco de suerte me devuelven el dinero.
Hubo suerte, a la mañana siguiente mando el paquete...
Como solo había estado la "pantallita" unas horas en casa no hubo problema y a media mañana me llamó diciéndome que le habían devuelto el dinerito.
Según me contó después, apenas pudo dormir en toda la noche pensando en la metedura de pata. Yo pienso que también fue pensando en el dineral que seguro le costó.
Yo sigo con mi tv. viejecita como yo, y tan ricamente. No hay que tirar nada mientras nos solucione la papeleta.
Se puede ser muy feliz con una tv. vieja.
 Vale.

lunes, 28 de mayo de 2018

Premios 20 Minutos

 
 
 
 
 
  


                                                      Foto antigua...


Os acordáis cuando Pepe Isber, aquel extraordinario actor y en aquella no menos extraordinaria película "Bienvenido Míster Marshall" dando explicaciones a su pueblo, como el Alcalde que era? Decía así:
"Como Alcalde que soy, os debo una explicación. Os doy una explicación porque os debo una explicación como Alcalde que soy, y como soy el  Alcalde os doy una explicación".
Bueno, así seguía hasta que alguien le dio un codazo para que se callara y a nosotros nos fastidio, pues nos dejaba sin saber que explicación iba a dar.
Esto viene a cuento porque ahora soy yo la que os va a dar una explicación sobre los premios 20 Minutos, o lo que ha sido esta pantomima.
En la foto antigua, como yo la llamo, estamos todos los que participamos en dicho "concurso" hace poco más de uno o dos años.
Cuando Don Arsenio Escolar era el director de 20 Minutos si se concursaba. Los ganadores eran casi siempre chicos y chicas jóvenes que tenían un blog más o menos bueno pero siempre muy bien trabajado. Nos reuníamos todos los participantes y algunos acompañantes, como era mi caso que siempre iba uno de mis hijos conmigo, pues bien, los ganadores se divertían, los que no ganábamos, nos divertíamos siempre en buena armonía. Tomábamos algo todos juntos, nos felicitábamos. Más de una vez, los chicos me decían;
 "Que bien que una mujer de tu edad esté con nosotros". Y todos juntos, reíamos y disfrutábamos de tan entrañable compañía.
Yo nunca gane. Comprendo que todos los blog sin excepción son mejores que el mío, pero allí me colaba, por lo menos hacía bulto y, lo mejor, era aceptada y me sentía querida y respetada por infinidad de jóvenes.
Tengo que dar las gracias a los que me han votado: mis seguidores, mis hijos y mi cuñada Pepi...Ahí queda eso.
 No se pueden tener mejores votos que los de la gente que te quiere.
Ahora os cuento lo que ha pasado este año.  Me he enterado por la prensa...
 
 
 
 



                                                         Foto de este año

Lo primero: no nos avisado a nadie, eso si, han ido todos los y las políticas de turno.
ellos y ellas se lo han guisado y se lo han comido. Y para rizar el rizo...sentaros...
Le han dado el premio a un joven, maestro por cierto, cosa que me alegra, que ha inventado un método para estudiar mejor (?).
Ahora viene lo bueno:
Se han llevado el segundo y tercer premio:
La presidenta de Google y la presidenta de  Facebook.
No ha habido más premios.
No hemos ido ninguno de los que concursábamos. Pero si estaba la Presidenta del Senado, la señora Fátima Bañez  Ministra de Empleo y Seguridad Social. La segunda de a bordo de Podemos, la de Ciudadanos, etc. Eso si, todas ellas muy bien vestidas y muy guapas.
Siento mucho que, aquellos jóvenes con ilusiones se hayan quedado en la puerta.
Porque otra cosa.
 En la puerta de la Caixa Fórum, había guardaespaldas para que no entrase nadie...
Este es el primer año de cambio de director del periódico...veremos que pasa el próximo.
Bueno amigos, el caso es que nos hemos quedado sin fiesta...
Los que ganasteis el año pasado, el anterior y el otro...eráis los mejores.

lunes, 21 de mayo de 2018

Homenaje a Don Arturo

 
 
 
 


                                                                     Don Arturo



En su día, allá por febrero de 2017 conté como unos encapuchados maniataron de pies y manos a Don Arturo, párroco de la principal iglesia de Coslada y le dieron una brutal paliza, tras la cual tuvo que ser ingresado en un hospital, le dieron varios puntos de sutura en la cabeza y en la cara, además de las magulladuras de pies y manos.
Según pudo contar, llamaron a su casa y cuando abrió, estos tres "valientes"  después de maniatarlo y pegarle todo lo que quisieron, le robaron 600 euros. No había mas en la casa. No sabemos si era de su pensión, del cepillo de la iglesia o de alguna limosna. El caso es que se lo llevaron.
La vivienda está en el mismo edificio que la iglesia, debieron suponer que habría grandes riquezas los muy... HP.
De resultas de esta agresión ya no pudo valerse por si mismo y fue ingresado en una Residencia de ancianos sacerdotes en Madrid.
Ayer domingo, cuando llegaron mis amigos Victor y su esposa Manoli, lo primero que me dijo esta fue...Don Arturo a muerto.
A muerto de resultas de las agresiones que no ha podido superar.
En el momento que le agredieron tenía 77 años.
No se si la policía ha detenido a tan "valientes" sujetos.

Cuando ayer nuestro cura dio la noticia al terminar la homilía, se levantó un murmullo en al iglesia y también se oyó algún lamento.

Los que me seguís habitualmente ya estabais enterados del suceso que ya os conté en su día.
Los que no lo sabíais ya quedáis enterados de uno de los sucesos que más nos han afectado a los que vivimos en el Corredor del Henares.
Don Arturo era muy querido en toda Coslada. Era amable, simpático y quería mucho a la gente. Muchos años he ido a su lado en la procesión de la Virgen del Amor hermoso, Patrona de Coslada. El año pasado ya no pudo asistir a acompañar a su Amada Madre, como él decía, y nos sentimos un poco tristes. Estoy segura que este año sufriremos más.
Para que todo no sea tan triste, voy a contar una anécdota que me hizo reir en plena iglesia.
Eran las Navidades de 2015. Don Arturo había llevado a la Parroquia a varias corales para que cantaran villancicos, a mi me encantan y por supuesto allí estaba yo en primera fila.
Era el 21 o 22 de diciembre y a pesar del frío la iglesia estaba llena.
Don Arturo, muy serio él, se dirigió a nosotros y con una pequeña sonrisa nos dijo:
-Si llego a saber que venís tantos, os pido un duro a cada uno.
No fui yo sola la que se reía.

He puesto una foto suya para que veáis que, ni era joven, ni parecía rico.  Si era muy alto, muy agradable, cariñoso y hablaba que daba gloria escucharle.
Ya no digo más, la emoción me puede. Siempre es triste una muerte, pero cuando lo conoces aún lo es más.

lunes, 14 de mayo de 2018

Fiestas en Madrid



           
                                         La pradera de San Isidro según Goya



A mi amigo Juan, el Psicólogo, lo tengo muy enfadado pues hace mucho que no pongo sus enseñanzas. Yo le digo que las tengo todas en mi cabeza, pero no cuela, dice que hay que publicarlas para que las lean los más posibles. Por lo tanto y para que vea que no me olvido de las buenas y bonitas cosas que me cuenta...allá voy:

La serpiente enfurecida.

Un día una serpiente entró por accidente en un taller de carpintería. Llevada por la curiosidad, empezó a moverse con destreza por entre las diferentes herramientas, a las que miraba con asombro pero también con cierto recelo.
Tan pasmada estaba con esos extraños objetos que veía, que resbaló y sin poder remediarlo rozó una sierra, que la dejó ligeramente herida.
La serpiente, sorprendida, pensó que la sierra la había atacado y llena de rabia y de ira se volvió y la mordió. Y al hacerlo, se dañó ligeramente la boca.
El animal, sin entender muy bien lo que estaba sucediendo y totalmente convencida de que la sierra quería matarla, decidió rodearla con todo su cuerpo para estrangularla y exprimirla con todas sus fuerzas, pero al abrazar la hoja de acero dentada de la sierra quedó tan malherida que acabó muriendo.
Los hombres, al igual que la serpiente, a veces, reaccionamos con ira para herir a aquellos que de un modo u otro nos han perjudicado, pero después de todo, y puede que demasiado tarde, nos acabamos dando cuenta de que con ello nos estamos lastimando también nosotros mismos.
Por eso, en ocasión es, es mejor no reaccionar para no sufrir consecuencias que pueden llegar a ser muy dañinas.

Creo que ya he complacido a Juan

En pintura de arriba, que como todos sabéis es de nuestro muy ilustre pintor Goya, se ve la pradera y al fondo el pueblo de Madrid como era entonces. A mi me encanta, no tiene nada que ver con lo que es ahora, tanto la Pradera como Madrid.
En la pintura se ve a los madrileños de la época sentados en el suelo, quizá comiendo una tortilla de patatas. En la Pradera de hoy, lo que menos hay son madrileños. Sí que he visto muchos Peruanos y Ecuatorianos, me pregunto, ¿De donde han salido tantos? Se han quedado sus pueblos sin gente y están todos en Madrid.
Claro está que, aquí son muy bien acogidos y ya se quedan para siempre, cosa que a mi particularmente no me molesta.
Tambien hay muchos argentinos y mexicanos , o sea, menos madrileños, hay de todo.
No he podido comprar las riquísimas Rosquillas del Santo, cuando yo he ido ya no había, a ver si mañana las puedo conseguir...
Como son muchos los pueblos que celebran el dia de San Isidro, deseo que todos lo pasen bien, con o sin rosquillas.

lunes, 7 de mayo de 2018

El Carnet de Conducir

   

                                                       Una señora conduciendo un tractor
                                                           



    He leído en prensa hace unos días que un británico llamado Christian se ha sacado el carnet de conducir después de 33 intentos, 25 años y 14 profesores distintos. Pero, ahora que lo tiene, el hombre de 42 años, da por bien empleados los 11.000 euros que le ha costado esta "aventura".
  
    Creo que algo menos le costó a una vecina mía.
Esta vecina se presentó un día en mi casa lamentándose de lo que le estaba costando sacarse el carnet de conducir, de dinero y tiempo. Me dijo:
    No hay manera de aprobar aquí en Madrid, (llevaba ya gastadas 250.000 de las antiguas pesetas), pero me han dicho que en Guadalajara es más fácil ¿Quieres venir conmigo y nos enteramos?
    Fuimos.
   Cogimos a nuestros niños, nos montamos en el tren y llegamos a Guadalajara. Hizo los tramites, se apuntó a la autoescuela y pasados tres meses...aprobó.

  Como digo, de esto hace ya muchos años pues todavía nuestra moneda nacional era la peseta.      
Entonces, me llegó el turno a mi. No, yo no tengo carnet. Lo único que he conducido a sido un tractor a campo través y solo peligraban los tomatas de mi anfitriona (que buenos gritos daba), como decía.
 El carnet se lo iba a sacar el pequeño de mis hijos.
  Hace lo menos 25 años.
Entonces solía costar 30.000 pesetas, pero si tenía algún fallo podía incrementarse la cuota. (Se incrementó).
  Lo primero que hice fue hablar claramente con la señorita recepcionista, le dije:
  -Solo tengo 100.000 pesetas, ¿Sería suficiente para que mi hijo pueda tener el carnet de conducir?
  -Claro que si señora, solo cuesta treinta mil, si por casualidad no aprueba a la primera le puede costar cinco o seis mil pesetas cada lección de más.
  Así quedó la cosa.
  Dio sus diez clases (según ellos le regalaban tres)...suspendió.
  Contratamos otras diez...ya eran 20...suspendió...
  Cuando venía el pobre muchacho de clase practica, me decía:
Hoy hemos llegado por carretera hasta Alcalá de Henares, el profesor iba leyendo el periódico, me dice que lo hago bien y que si me suspenden es porque quieren hacerlo.
Me gasté las cien mil pesetas y seguía suspendiendo...Y mi cuenta corriente, bajaba y bajaba.
Un día, cuando volvió mi hijo del examen y me dice que le han vuelto a suspender, me presente en la oficina y les dije que ya se me había acabado el dinero.
 La señorita muy amablemente y con una sonrisa muy mona, va y me dice:
-No se preocupe señora le concedemos un préstamo.
Yo, como una energúmena y hablando más alto de lo normal, le dije:
-¿Como voy a pagar un préstamo si no tengo dinero ni ingresos, estoy en el paro, así que, cuando haya exámenes le presentan, pero no va a dar ni una clase más.
Me fui sin dar más explicacioopnes. Cerré la puerta con cuidadito.
A la semana siguiente le presentaron a examen y...aprobó. (sin dar ni una clase más).
No se si seguirá ocurriendo lo mismo ahora. La gente se ha cansado y han debido de poner medios.
Hubo unos años en los que se aprovecharon, además de los menos pudientes...
Yo sigo sin carnet, pero mis hijos conducen de maravilla.
 

martes, 1 de mayo de 2018

Los hombres de 1808

  


                                                              El tambor del Bruch

       


     Fueron muchos y muy valientes, tanto los hombres como las mujeres de aquellos años que el señor Napoleón se adueñó de España. Empezando por secuestrar al rey. No sabía él con quien se la estaba jugando.
Agustina de Aragón, que cuando fue a llevarle la comida a su esposo que estaba en la defensa de Zaragoza y al verlo muerto , ella, prendió el cañón y así defendió la muralla.
Manolita Malasaña, una encantadora muchachita de 17 años, que fue fusilada por el simple hecho de ser modista y llevar unas tijeras en el bolsillo. Dijeron los franceses que era un arma blanca, seguro que iba a hacer mucho daño con ella.
Bueno, dejo a las mujeres para centrarme en los hombres:
Andres Torrejón,
 Ese buen Alcalde de Móstoles, que al enterarse que los madrileños estaban con la soga al cuello, no dudó ni un solo momento e hizo un bando pidiendo ayuda a todos los pueblos mas cercanos que, con aperos de labranza se lanzaron camino hacia Madrid para ayudar, y ayudaron.
Daoiz y Velarde, dos capitanes que dieron su vida por defender a su patria del invasor.
 Pero tambien hubo menores...
Un niño, Isidre Lluçá, (catalán) mas conocido por "El niño del tambor", "el tamborilero del Bruch" (en catalán, el timbaler del Bruc) y más conocida su hazaña como "El tambor del Bruch".
Cuenta la leyenda, porque yo no estaba allí, que todos los hombres del pueblo estaban jugándose la vida por salvar su patria en los caminos y los campos.
En el pueblo solo estaban las mujeres y los niños cuando oyeron que se acercaba el ejercito francés. ¡No había tiempo que perder!
Las mujeres de aquella época siempre estaban con sus niños, no tenían armas, no sabían que hacer, no estaban los hombres, se frotaban las manos en el mandil, recogían a sus niños para protegerlos, poco más podían hacer.
Entonces el bueno y valiente niño Isidre, fue hacia la iglesia del pueblo donde estaban los instrumentos que usaba el coro, cogió un tambor, que ya sabía manejar, y caminó hacia las montañas de Montserrat.
El muchacho de Santpedor, erigido en general en jefe, sólo con sus propias fuerzas, sin caballería ni artillería ni jefe militar que le dirigiese empezó a tocar el tambor que usaba en las cofradías y...la reverberación del sonido de dicho tambor, al chocar con las paredes de Montserrat hizo creer a los franceses que el número de soldados españoles era muy superior al que realmente había.
No sabemos si corrieron como conejos el caso es que aquellos se asustaron y la batalla se ganó gracias a la sabiduría y valentía de un muchachito catalán que defendía a sus compatriotas y a España.
Por supuesto que la guerra se ganó, nos ayudaron los ingleses que al mando del duque de Wellington pudieron echar a los franceses con su general "Pepe botella" al frente, tenían secuestrado a nuestro rey Fernando VII. El cual, premió al duque de Wellington con el titulo de "Vizconde de Talavera de La Reina" y "Vizconde de Wellington" en agradecimiento a sus servicios.
Cercano está el 2 de mayo, vaya mi homenaje a todos ellos que tanto sufrieron, pues no acabó aquí la cosa.
Después pasaron muchas penurias, tanto es así, que el buen Alcalde de Móstoles con 190 personas más, murió a causa del hambre en 1812.

lunes, 23 de abril de 2018

La Cascanta

 
Una "Cascanta"
 
Lo primero que voy a decir: la palabra "Cascanta" no está en el diccionario de la Real Academia de la lengua española.
 
Si existe Cascante y es un municipio y una ciudad española de la Comunidad Foral de Navarra, situada en la Rivera de Navarra, cerca de Tudela y a 104 km. de Pamplona.
Dicho todo esto, digo y afirmo que la susodicha palabreja "Cascanta" la inventó mi madre. Mi madre no tenía mucha cultura pero si mucho sentido del humor.
Esto que cuento viene al caso porque hay un par de señoras Políticas que aparecen mucho en las televisiones, en el Parlamento y en todos los periódicos y lógicamente no paran de hablar y hablar y siguen hablando mucho. Cada vez que las veo por tv. siempre a la hora de comer, si estoy sola cambio de canal, pero cuando comemos los fines de semana mi hijo y yo, me trago todo lo que dicen, yo las llamo "Las Cascantas". Aunque según mi hijo y mucha gente más creo que dicen las cosas muy claras...
Uno de estos días me pregunta mi "nene" que de donde me he sacado esa palabra. Lo mismo que voy a hacer ahora, hice ese día, contarlo.
La cosa ocurrió allá por los años 50, total, hace poco. Mis padres, mis hermanos y yo claro está, nos mudamos a un piso nuevo muy bonito y más grande que en el que vivíamos. Estaba situada en el lado contrario, o sea, vivíamos en el sur y este piso estaba al norte.
Los mandó construir el Excelentísimo Ayuntamiento de Madrid para sus empleados. Ya he contado muchas veces que mi padre era policía Municipal, pero tambien fueron agraciados: motoristas, escoltas y barrenderos, (como se ve, no había discriminación de empleo).
"La colonia" como la llamábamos estaba siempre vigilada por unos señores de uniforme, los cuales también vivían allí y los llamábamos "Los vigilantes. Ni que decir tiene que estábamos bien vigilados y protegidos (aunque entonces no había muchos asaltos), por lo menos donde yo vivía.
Como ya he dicho en algunas ocasiones, mis padres eran muy simpáticos, acogedores y agradables al trato. Enseguida hicieron amigos pues todos trabajaban para el mismo "jefe".
Con los que más se juntaban, era con un matrimonio muy agradable. El señor era barrendero e hizo buenas "migas" con mi padre. Tal es así, que casi todas las noches subían a casa a charlar un rato, poner "verde" al Alcalde de turno porque no les subía el sueldo y charlar, charlar y charlar.
La que más charlaba era la señora, que no me acuerdo como se llamaba porque ahí, es donde entra mi madre que le puso el nombre de "Cascanta". El señor si recuerdo que se llamaba Cristóbal, porque su señora esposa solo sabía decir, "mi Cristóbal por aquí, mi Cristóbal por allá".
Como casi todas las familias de aquella época, comíamos y cenábamos todos juntos. Comíamos cuando salíamos de los colegios y cenábamos cuando llegaba papá después de su trabajo. Pero ocurrió que ..."Mi Cristóbal y la Cascanta" llegaban de visita cuando íbamos a empezar a cenar. Mi madre nos decía que esperáramos. Pero claro, la espera se hacía cada vez más larga, porque la "Cascanta" no paraba de hablar y los demás escuchando.
Yo apenas me acuerdo de qué hablaban pues estábamos deseando que se marchasen para cenar. Algunas veces mi madre ponía la cena a los más pequeños en la cocina. Todos, incluido mi padre que después de estar toda la tarde dando paso a los coches y peatones, estábamos hambrientos y deseando que "mi Cristóbal y la Cascanta se marchasen, pero todo fuese por la amistad.
Los tres hermanos mayores creíamos que sabíamos mucho, leíamos escuchábamos la radio, en fin....
Un día, uno de mis hermanos dijo que se había enterado que cuando querías que se fuera una visita no deseada solo tenías que poner una escoba con el palo hacia abajo detrás de una puerta y ¡zas! la visita se iba.
Aquel día, mejor dicho, aquella noche ya estábamos aburridos, hambrientos y cansados. Entonces aparece uno de mis hermanos con la escoba hacia arriba. Los tres mayores no echamos a reír, mi madre, con los ojos nos comía. No le hicimos caso, pusimos la escoba detrás de la puerta y...en ese momento dice la "Cascanta":
-Vámonos Cristóbal que los niños están solos.
No se si será casualidad, superstición o lo que sea, el caso es que funcionó. Así, que todas las noches en cuanto veíamos aparecer a "Mi Cristóbal y a la Cascanta", alguno cogía la escoba. Cuando se lo contamos a mi padre, no paraba de reír y en cuanto llegaban los vecinos, si no habíamos cenado, se sacaba la escoba. Y os digo que funcionó.
En homenaje a "La Cascanta".
Llega el niño a casa de su tía y le dice:
-Tía, enséñame el pájaro.
La tía le dice:
-Bonito yo no tengo mascota.
El niño responde:
-Es que ha dicho papá:
¡¡ -Vamos a ver a la cotorra de tu tía!!...

lunes, 16 de abril de 2018

Señora Maestra




 
Una maestra

Yo, como dice el refrán "Sigo en mis trece".
Esta frase procede, o se la adjudican al Papa Benedicto XIII, pues creo que era muy cabezón y se había empeñado en poner o quitar la Sede del Papa en Roma, otros la querían en Aviñón. Total, que si yo aquí, que si tu allí el buen hombre (porque aunque era Papa tambien era hombre), como digo el buen hombre que, creo que era aragonés, se quedó siendo amo y señor de la frasecita, o sea, que aquel que no cede es que sigue en sus trece.
Yo no soy cabezona pero quiero seguir enarbolando bandera por todas las señoras que han hecho algo por la humanidad.
 Se da el caso que cada vez encuentro más mujeres que son y han sido muy listas, por eso se merecen mi admiración. Que conste que también hay señores. También tengo cosas buenas de ellos que ya contaré.
Hoy me he encontrado con una mujer que allá por 1949 patentó un libro mecánico, considerado hoy en día como el antepasado del actual dispositivo electrónico.
Esta señora, Ángela Ruiz Robles, fue la profesora que adelantó el libro electrónico.
Doña Angelita, que era española e impartía clases en la escuela de Magisterio de León estaba muy preocupada por dos cosas: la calidad de la enseñanza y también por algo que hoy continua causando más de un problema, el peso de los libros que los alumnos tenían que cargar. Por eso inventó el libro mecánico, con la idea de que todo lo que necesitaran los pupilos estuviese en este dispositivo, reduciendo el gasto de libros y el peso que cargaban los chicos en las mochilas.
Mantuvo el pago de su patente hasta su muerte, 1975, pero jamás lo vio comercializado. Ella no se desanimó, recorrió las mejores ferias de toda España y acudió en varias ocasiones al Ministerio de Educación para defender su invento, pero no lo consiguió. Tampoco logró que la tomasen en serio por ser mujer.
¡¡Que pena!!.
 "Doña Angelita, siento lastima de que no vea usted hoy lo que ideó en su día".
La voy a recordar todos los días de mi vida, pues leo mucho y me acuesto con mi iPad, donde mi hijo me regala tantos libros que me da la madrugada leyendo. Ahora, lo haré en su honor. MAESTRA.

Para animarnos un poco.   Mi homenaje a los maestros.

El profesor de Historia le pregunta al alumno.
-Daniel, ¿Qué me puedes decir de la muerte de Napoleón?
-Que lo siento mucho profesor.

La maestra dice:
-A ver Luis, ¿Cómo ves la escuela ideal?
-Cerrada señora maestra.

Jaimito le pregunta a la maestra:
-Maestra, ¿usted me castigaría por algo que no hice?
-Claro que no, Jaimito.
-Ahh, pues qué bueno, porque no hice los deberes.

El profesor dice:
-Díganme una palabra que empiece por "C"
Pepito responde:
-Huevo.
Entonces el profesor le pregunta:
-¿Donde lleva la letra "C" la palabra huevo?
Y Pepito dice:
-En la clara.

En la escuela un niño le pregunta a su maestra:
-Profesora, ¿a cuantos años se muere un burro?
-¿Por qué?, ¿Acaso ya te sientes mal?

En el examen le dice el profesor a un alumno que no ha sabido contestar a ninguna pregunta:
-Le haré una última pregunta, si la sabe, le aprobaré.
-¿Cuantos pelos tiene la cola de un caballo?
-Treinta mil quinientos ochenta y tres.
-¿Y cómo lo sabe?
-Perdone profesor, pero esa ya es otra pregunta.

lunes, 9 de abril de 2018

Las aceitunas adobadas



Tengo en la despensa botes y tarros de aceitunas de varias clases, negras, verdes, adobadas, sin adobar, con anchoas, sin anchoas, en fin más de las que quizá me coma.
La cosa empezó porque le conté a mi hijo lo que me ocurrió con unas aceitunas allá por mis años mozos. Es una tontería, nunca lo conté a nadie por la poca importancia que tiene pero se lo conté a mi hijo y a mi amiga Piruja. Uno me llenó las despensa de aceitunas. La otra, primero le causó gracia, después, pena.
Y ahora, para que nadie se intrigue, se ría o llore, ahí va la anécdota:
Esto ocurrió estando yo haciendo el Servicio Social en el año 1954. Estaba preparándome para unas oposiciones de Telefónica Nacional de España. ¿Verdad que el nombre ya es bonito? Pues bien, entre toda la documentación que exigían, una de las cosas era, tener hecho el SS. o prometer hacerlo.
Algunas de las señoritas opositoras lo habían hecho, otras no, entre las que me encontraba.
Juré, prometí y me comprometí a hacerlo.
Como las clases eran por la tarde empecé mi Servicio Social por las mañanas.
Los primeros tres meses me tocó en una clase de cocina, otra de canto y alguna más de cultura general, lo del canto y la cocina lo aprobé por los pelos. Los siguientes tres meses (pues eran seis meses el servicio), lo hice en un taller de bordados de Lagartera. De ahí que alguna mantelería de mi ajuar iba bordada por mis manitas, que dicho sea de paso, me quedaron preciosas.
La anécdota ocurrió en este taller de bordados:
 En él había grupos de seis u ocho chicas. Unas hacían las servilletas y otras se repartían el mantel.
Éramos jóvenes de todas las condiciones sociales, unas porque nos lo exigían para los estudios. Otras eran "niñas de papá" que las mandaban para tenerlas entretenidas unas horas. Tengo que decir que con todas las chicas que coincidí me llevé muy bien, todas eran estupendas y sobre todo muy educadas.
En aquellos años varias de mis compañeras fueron hijas de Ministros, del Cuerpo Diplomático y de muy alta alcurnia económica. Una de ellas era familia del entonces Ministro Girón que siempre iba a la par del Caudillo, pero como digo, todas eran chicas estupendas.
Entrábamos a clase a las 10 de la mañana y hacíamos un descanso para comernos el bocadillo sobre las 11.
 Aquí entran las aceitunas:
Yo llevaba mi "bocata" de casa, pero estas niñas tan pijas, iban con su bolsito, sus zapatos de tacón y...dinerito de sobra.
 Cuando la profesora nos daba permiso para comer el bocadillo, estas niñas salían a comprárselo, llegaban a una panadería y después a un charcutería y les llenaban el pan del fiambre que ellas elegían. Entonces conocí yo la cabeza de jabalí, el jamón de York, el salami, la sobrasada, etc.etc. además...compraban un gran papelón de aceitunas.
En casa lo que más comíamos era el chorizo, el queso o el salchichón de Vic, lo demás debía de ser prohibitivo para el monedero de mi madre.
Cuando ya estábamos todas juntas con nuestros respectivos bocadillos sentadas a la mesa, que antes habíamos quitado la labor, entonces, ponían el paquetón de aceitunas en el centro y todas las que comían pagaban a escote dicho extra.
Entonces yo, el primer día, dije:
-Muchas gracias, pero no me gustan las aceitunas.
Ya no tuve que dar más explicaciones, desde ese día, yo sacaba mi bocadillo de queso, chorizo o salchichón de Vic y, miraba como se comían una tras otra el montón de aceitunas.
Jamás se lo dije a mi madre. Bastante hacía poniéndome un bocadillo y dándome un duro diario para el metro, pero estoy segura que si lo hubiese sabido me había dado algo más de dinero para que yo comiese aceitunas.
En casa cuando mi madre hacía ensaladas añadía aceitunas negras y como era muy buena cocinera, algunas veces hacía unas sopas riquísimas con aceitunas verdes, en ambos casos comíamos las que sobraban y...hasta otra.
Hace unos días en una conversación telefónica con mi amiga Piruja me oyó mi hijo y al terminar me hizo que se lo contase, yo creo que le dio pena de aquella jovencita que no quería pedir a su madre más dinero, bastante tenía la pobre con poner comida para tantos, pues éramos 6 hermanos ( aún faltaba otro que vino al mundo cuando yo tenía 20 años).
El caso es que ahora no me faltan aceitunas. Las que más me gustan son las negras, me las compra mi hijo sin hueso y todo...
¡Ah!, pero no termina aquí la cosa. El fin es, que gane la oposición, pero... había 800 plazas en Madrid y 600 en Barcelona. Me toco plaza para Barcelona y...mis padres (mejor dicho mi madre), no me dejaron ir a la Ciudad Condal, pues en aquellos tiempos los hijos obedecíamos lo que acataran nuestros padres, así fue como después de tanto estudiar, me quedé compuesta y sin trabajo, menos mal que al poco tiempo encontré trabajo de secretaria en una Gestoría.
Diría muchas cosas más, pero lo dejo para otro día.

martes, 3 de abril de 2018

Algunas curiosidades

Ya que ha pasado la Semana Santa, creo que todos estamos un poco más tranquilos. Los niños han vuelto al colegio, los papás al trabajo, las mamás a todo pues ellas trabajan y atienden a sus niños, al maridito y cocinan. Y eso que ahora los hombres ayudan mucho. En mis tiempos de juventud, no era de hombres llevar un cesto con la compra, ellos se creían " muy machos " por eso, las cosas han cambiado para bien y ahora un hombretón va tan ricamente con su carrito de la compra. Eso no los hace ser menos hombres, al contrario, son mucho mejor que los antiguos, mas cariñosos con sus niños y...más guapos, que todo hay que decirlo.
La Semana Santa en vez de darnos descanso creo que nos ha cansado mas si cabe. Los que han salido fuera de su ciudad, se han cansado, los que se han quedado, se han cansado, algunos hasta se han cansado de cama. Yo no iba a ser menos, me he cansado de tanto ir a mi parroquia, pero me ha encantado y lo he pasado muy bien. A todos os felicito La Pascua de Resurrección, ahora, a esperar otro año para volver a cansarnos. Y para seguir siendo buenos.
 Voy a poner una preciosa frase, que por supuesto no es mía, la he encontrado entre tantos papeles que guardo.
"SI SUPIERA QUE EL MUNDO SE ACABA MAÑANA, YO, HOY TODAVÍA, SEMBRARÍA UNA FLOR"  ( Martin Luther King ).

Curiosidades:

 Las calles de dirección única aparecieron en 23 de agosto de 1617 tras una resolución del Ayuntamiento de Londres que pretendía evitar "los desórdenes y comportamientos descorteses" de los cocheros y se aplicó a siete calles con tráfico muy denso de la ciudad. A los infractores se les multaba si les pillaban una vez. A los reincidentes se les retiraba el permiso de carruajes. (Lo mismo que ahora). O sea, que nada es nuevo.

El paracaídas.

 Curiosamente se inventó antes que el avión, ya que el primero lo ideó, en el año 852, un tal Abbás para lanzarse desde una torre de Córdoba. No funcionó, no sabemos si se dio un buen trompazo. Y no fue hasta 1797 cuando André-Jacques ató un paracaídas a un globo de hidrógeno, subió a mil metros de altura sobre el cielo de Paris, cortó la canasta y aterrizó con éxito. Este tuvo más suerte.

Una de gastronomía: Los boquerones en vinagre.

En el siglo XV, los sefardíes asentados en Al-Ándalus tenían serias dificultades para consumir pescado fresco, por lo que lo maceraban en vinagre y salazón para conservarlo. Aunque utilizaban dicho aliño con muchos pescados, el más habitual fue siempre el boquerón, un pez muy abundante en el Mar Mediterráneo y el océano Atlántico.

Reloj de cuerda:

Fue un alemán, Peter Heiniein, quien reinventó en el siglo XVI el reloj de Núremberg, que era de bolsillo, añadiéndole el mecanismo para darle cuerda. Hasta la Primera Guerra Mundial no pasó del bolsillo a la muñeca y, a partir de  1967, cuando apareció el cuarzo, lo de dar cuerda al reloj entró en decadencia.

Si nos damos cuenta, nosotros no hemos inventado nada.
Mi padre tuvo su primer reloj de pulsera allá por el año 1946, lo compró a plazos a un compañero también policía que, según nos contó, llevaba un maletín lleno de relojes para venderlos entre sus compañeros y...los vendió. Cuando llegó una noche a casa después del servicio, no hacía más que levantar el brazo, no nos dimos cuenta hasta que soltó una risa arremangado para que viéramos tal maravilla.
Yo tuve mi primer reloj, precioso por cierto, cuando cumplí los 18 años, ese fue el regalo de mi madre.¡¡Como han cambiado los tiempos!!
No voy a seguir, por hoy, contando cosas de antaño, porque si no voy a lloriquear.

Gracias a todos por vuestros votos, creo que este año voy a tener más que nunca.

domingo, 1 de abril de 2018

Premios 20Minutos laBlogoteca.

Premios 20Minutos laBlogoteca.

Os dejo a todos un enlace permanente, en mi blog, para que me votéis (con 5 estrellas) ;) en los premios que todos los años organiza el periódico 20Minutos.



Es muy fácil solo tenéis que pulsar en la imagen de la derecha como os pongo en esta captura.


lunes, 26 de marzo de 2018

Una señora lista

  


                                                             Marie Marvingt



Esta inteligente señora fue, nada más y nada menos que la pionera de las ambulancias aéreas.
Actualmente ver aviones medicalizados, que salvan cada año miles de vidas, nos parece normal, pero hubo una época en la que estos artefactos eran impensables.
 Hasta que una mujer casi desconocida fuera de Francia, Marie Marvingt, imaginó en 1910 un avión preparado para incorporar una ambulancia en su interior.
Marie destacó en todos los deportes que practicó: atletismo, esquí, fútbol, tenis, golf, boxeo, ciclismo-por ser mujer, no le permitieron participar en el Tour de Francia y ella lo hizo fuera de competición-, natación, escalada- fue la primera en coronar algunos de los picos más altos de los Alpes-. e incluso ganó una competición militar.
Me imagino que caras pondrían los señores generales.
Pronto sintió la llamada del aire y empezó a volar en globo- cruzó el Canal de la Mancha en uno- y, después, en avión.
 No conforme con eso, durante la Gran Guerra, se convirtió en la primera mujer en pilotar un avión de combate tras luchar en el frente y colaborar con la Cruz Roja. Precisamente la combinación de su vocación por ayudar a los heridos y su pasión por el vuelo hizo que, después de la contienda recuperara su antigua idea de un avión ambulancia.
 Así, en el periodo de entreguerras, Marie recorrió medio mundo dando conferencias acerca de sus ideas sobre la sanidad aérea.
Al fin, en 1934, cuando trabajaba en el norte de África como periodista- sí, tambien escribía-, logró materializar un servicio civil de ambulancias aéreas en Marruecos, país que le concedió la Medalla de la Paz.
Tanto en la Guerra Civil española como en la Segunda Guerra Mundial, en la que trabajó como enfermera e inventó un nuevo tipo de sutura, la iniciativa de Marie ayudó a salvar las vidas de miles de heridos. Además, su coraje, su rebeldía y su energía- a los 80 años aprendió a pilotar helicópteros- fueron una inspiración para muchas francesas que siguieron los pasos de esta mujer que se ganó a  pulso el apodo de >la novia del peligro<.

Vaya mi admiración a esta señora y a todas las mujeres que trabajan para el bien de la humanidad. Especialmente a una amiga que trabaja en la Fuerzas Armadas Españolas y que tiene a un batallón de hombres a su cargo.
 Aunque todo lo cuento, no digo su nombre por seguridad.
¡¡Te admiro, amiga mía!!

lunes, 19 de marzo de 2018

LA BOLSA DE GUISANTES



España es un País seco, pero Madrid es más seco todavía. Es tan seco que apenas llueve, pero cuando llueve lo hace con ganas.
Hace dos días, llovía en Madrid más que, "cuando enterraron a la tacones", no me preguntéis quien era la tacones porque no lo se, este dicho lo decía mucho mi padre cuando llovía y a mi se me quedó.
Pues bien, yo iba tan campante al supermercado. Con mi bolsita, mi paraguas, el monedero (ya que sin él poco iba a comprar), mis guantes, mi bufanda...en fin, no me faltaba nada.
Antes de salir del portal aparece mi hijo y con toda su buena intención, me dice:
-Yo te llevo que llueve mucho.
Voy a regañadientes pues no me gusta mucho ir en coche y menos al "súper". Por no hacerle un desaire, acepto.
Hago intención de entrar en el coche con paraguas y todo, claro, esto es imposible. Me siento y trato de cerrar el paraguas; me cachis  en la mar, que difícil es estando sentada ya en el coche.
Mientras me estoy peleando con el paraguas, que no había modo de cerrarlo y al estar el aparcamiento un poco empinado...¡Zas! se cierra la puerta y ¿Quién la frena?...mi pie. Me lo pilla por el tobillo, hago un respingo, digo el consabido ¡Ay! ¡Ay! ¡Ay!  (A todo esto el paraguas sigue abierto).
Mi hijo se cree que es broma y me dice:
-Cierra ya el paraguas y no hagas el tonto que ya eres mayorcita.  Pues se cree que es broma. (Sabrá el los años que tengo yo).
Nos vamos al supermercado, hacemos la compra, volvemos a casa. Como es la hora de la comida, lógicamente comemos.
 Yo no noto nada anormal en mi pie. Recojo la cocina, me tomo el té a las cinco, leo un poco, me voy al ordenador, hasta aquí, todo perfecto.
A eso de las siete de la tarde llega mi vecina del 3º para hacerme una visita y de paso charlar un rato que a las dos nos gusta mucho y se nos da muy bien.
Cuando decide irse, yo, que soy muy educada voy a levantarme para acompañarla a la puerta...no me puedo levantar, ni siquiera tenerme de pie.
Mi vecina como es lógico se asusta y trata de ayudarme. Le digo que no se preocupe, quizá sea un calambre, ya que de vez en cuando me da alguno, sigue muy preocupada y me quiere llevar a urgencias.
En ese momento hace su aparición en escena mi hijo, que al percatarse de mi dolencia, me mira y al ver el tobillo hinchado cae en la cuenta de que ha sido el "accidente" de la dichosa puerta.
¡¡La que han armado los dos!! Mi vecina decía:
-Vamos a ponerle hielo.
 Mi hijo dijo que iba a por cubitos a la nevera.
-¡No! decía mi vecina.
-Trae una bolsa de guisantes.
Yo pensaba...entre los dos me dejan sin cena, pues tenía pensado hacer guisantes en salsa con huevos escalfados.
Al final me han puesto los guisantes en el tobillo, adiós a mis guisantes.
Me han dado unos masajes con una pomada que ha traído mi vecina de su casa y(es que estás chicas jóvenes saben mucho), me han hecho tomar un papelillo de no se qué...no han acabado conmigo de milagro.
Yo soy poco amiga de médicos ni de medicinas, pero tengo que reconocer que pasé una buena noche y en estos momentos estoy como si nada.
No tengo más remedio que dar mi brazo a torcer y darles las gracias a los dos por cuidarme tanto.
Claro que tuvimos que cenar una tortilla francesa pues los guisantes como se descongelaron fueron al cubo de la basura...todavía estoy llorando por ellos...

lunes, 12 de marzo de 2018

...y apareció

Hoy no voy a escribir mucho: ni bueno, ni malo y mucho menos gracioso. Mi corazón está abrumado, dolorido y a punto de llorar desde que ayer que a la hora del Telediario, escuché la noticia.
Nunca he hablado mal. En una ocasión le conté a mi cuñada Pepi que había insultado a una mujer diciéndole un palabra muy ofensiva, me contestó:
-Eso no me lo creo en ti.
Aunque siempre me dice que a veces exagero, tambien sabe que no hablo mal. Pero ayer, dije palabrotas.
Como iba diciendo, ayer cuando nos íbamos a sentar a la mesa para almorzar mi hijo y yo empezaban las noticias de tv. lo primero que dijo el locutor fue que habían encontrado en el maletero del coche de su "perra madrastra" el cadáver de Gabriel.
Mi primera palabrota fue contra esa mujer, al punto me volví, malhablada, racista y xenófoba.
Pido perdón a todas las razas por ello. Mi religión me enseñó a amar al prójimo sea del color que sea...no lo pude remediar. Lloré, se me quitó el apetito y seguimos viendo la trágica noticia.
Cuando vi que mi hijo apartó el plato, le pregunté:
-¿Se te ha quitado el apetito? Me contestó:
-No, es que no tengo casi hambre...y seguimos mirando el televisor...
No voy a contar todo lo que dicen los periódicos: que ya hacía días que la tenían en el punto de mira, que incluso el padre del niño alertó a la Guardia Civil de que sospechaba de su pareja, que los mismos policías se echaron a llorar cuando abrieron el maletero del coche y vieron el cuerpo del niño lleno de barro desnudito envuelto en una manta. ¿Para qué? Ya no tiene remedio.
 Ahora se comenta que quizá no haya sido ella sola, Que como ha podido sacar del pozo al pequeño ella sola.
Mi madre decía que cuando tenemos que hacer algo malo, sacamos fuerzas de donde no las hay...
Dado que tengo edad suficiente para aconsejar a algunos jóvenes que se separan a los tres días de casarse, les diría que se lo piensen antes de la boda, que los hijos con quien mejor están es con su madre. Estoy de acuerdo que la convivencia a veces no es perfecta, pero todos tenemos que poner de nuestra parte y ser más flexibles, siempre que sea lo mejor para los hijos, si no, míralo antes de casarte que ahora con las libertades que hay...
Si los que me seguís queréis comentar algo, sabed que sale mi blog en el periódico 20 MINUTOS.
A ver si en mi próximo articulo soy un poco más alegre. Lo siento.

lunes, 5 de marzo de 2018

El talón de los bebés.

Gabriella Morreale:
Desarrolló la prueba del talón en los bebés.
La apodaban la Marie Curie española (aunque nació en Italia, tenía la doble nacionalidad, ya que dedicó su vida a la investigación médica y a mejorar la salud pública.
Además, fue la científica más destacada en el campo de la endocrinología e iniciadora de esta espacialidad, enfocada a los trastornos hormonales, en nuestro país.
Durante décadas estudió el funcionamiento de la tiroides (en 1958, creó el primer departamento dedicado a su investigación en España) y descubrió, no solo su importancia en el desarrollo cerebral en el bebé durante el embarazo, sino tambien los efectos negativos (bocio, retraso mental...) de la falta de yodo, que es fundamental para el funcionamiento normal.
Sin embargo, su aportación más conocida a la ciencia fue la prueba del talón para la detección precoz de enfermedades congénitas metabólicas y alteraciones cerebrales o neurológicas en los bebés.
En España, gracias a este análisis es posible evitar que unos 150 niños al año sufran retraso mental como consecuencia de hipotiroidismo congénito.
Esta señora, estudió Químicas en Granada - donde consiguió el premio extraordinario de fin de carrera - decidido seguir los pasos de sus padres, ambos científicos.
Morreale, murió el pasado mes de diciembre, tuvo en vida el reconocimiento que se merecía y recibió, entre otros galardones, el Premio Nacional de investigación en Medicina en 1977; el Reina Sofía de Prevención de las deficiencias Mentales en 1983 y el de investigación de la European Thyroid Association en 1997.

Hoy, después de leer como trabajó esta investigadora, nos vendría bien un cuento o chiste graciosos que nos hiciera reír, pero no me sale.
Hoy yo, como toda España y parte del mundo entero sufrimos por Gabriel. Gabriel, ese niñito "perdido" en Almería y que nos tiene pegados a todos a las noticias de radio, prensa y tv. Ese angelito que no ha hecho mal a nadie dado su corta edad y, que aunque alguien de su familia lo hubiese hecho, nadie, ni el niño ni la familia tienen que pasar por esto.
Mientras que personas como Gabriella Morreale, se preocupan por el trabajo de investigación para salvar y mejorar vidas de niños, otros... los secuestran y Dios quiera que solo sea eso.

Dada mi edad (que no es poca), he visto y leído muchos casos como este, ...todos han acabado mal, algunos, ni se sabe como ni cuando, simplemente, no se sabe.
No quisiera, como vulgarmente se dice, echar más leña al fuego, pero esto me pinta muy mal.
Han encontrado una camiseta del niño a 4 kilómetros de su casa. ¿Es posible que el niño se quite  solo la camiseta y ya no aparezca nada más? ¿Ni camisa, chaqueta, pantalón... siquiera el niño?
Hay un detenido...yo le obligaría a hablar.

Esperemos que todo se solucione bien (aunque lo dudo)

lunes, 26 de febrero de 2018

Los drones.


Los drones son esos artilugios raros que corren como diablos (si es que los diablos corren), pues bien, ahora se ven drones por todas partes. Los ves en la playa, en el campo y...tambien en mi casa, si, si en mi propia casa.
Resulta que mi hijo que es un caprichoso, no solo se ha compadro un DRON, sino dos, ¡ala! mejor dos que uno.
El primero que compró, era uno pequeño, casi de juguete, blanco. La verdad es que es precioso pero yo no pensaba que lo iba a volar en casa. Lo primero que me dijo:
-No te preocupes, lo voy a hacer despacio, es para ensayar. Pero. Ja, aquello corría que se las pelaba. Yo lógicamente me escondí lo mismo que el día de la rata. Me atrincheré como pude, pero no quitó la cosa, para que de pronto escuché un ruido sospechoso y...a una figura de Lladró preciosa que representaba a una señora no menos bonita...le fue rebanada la cabeza como si lo hubiese hecho una guillotina.
Mis gritos se escucharon en toda la vecindad, no por la figura pues era una de esas que te regalan y nunca sabes donde ponerla, no, fue porque si no chillo parece que no soy yo.  Bueno el caso es que no hace mucho, ha aparecido otro DRON en casa. Este ya es, como yo digo, de profesional.
Yo solo lo había visto volar cuando me lo ponía en la tv. pero este fin de semana lo he visto en su propia salsa.
 Como me veía reacia a salir al campo, porque otra cosa, esto necesita campo para correr. Pues bien, ha encontrado un campo libre de cables, farolas perros y gatos, donde lo puede volar sin hacer daño a nada ni a nadie. Pues me contó que un amigo suyo se fue con la novia a volarlo y el "artilugio", se estampó contar ellos. La chica salió ilesa pero el novio se destrozó la cara y la cabeza y ha estado 15 días en el hospital.
El sábado mi "niño" me invita a comer a Cobeña, donde ha descubierto un maravilloso campo. Este pueblecito, precioso y lleno de restaurantes donde hay que darse tortazos para poder coger una mesa, está cerca de la Sierra madrileña. Como fuimos temprano pudimos coger buen sitio. La comida fenomenal, son especialistas en conejo, leche frita y ricas ensaladas. Con el café y mi poleo nos obsequiaron con unos dulces tipicos de dicho pueblo. Todo muy rico pero...con tal comilona no me podía mover.
Fuimos en el coche hasta donde pudimos, después caminando un "poquito". Yo lógicamente iba arreglada y con zapatos, que aunque cómodos, no eran de campo, pero bueno.
Cuando aquel "bicho" empezó a rugir, yo me refugie detrás de mi hijo pues pensé, si viene hacia mi, no me ve.
La verdad es que ver ese Dron volar era una maravilla, el "condenao" no se cansaba hasta que se acababa la batería.
Yo me retiré del sembrado, del camino y deje la espalda de mi hijo, pero no por eso dejaba de venir hacia mí.
Verlo venir, parecía un helicóptero que me iba a sacudir. Corrí para un lado, para otro, claro que mis carreras eran de risa, digo que eran, porque luego las he visto en el monitor y yo sola me he reído de verme tan ridícula,
¿Pero sabéis una cosa? Que aunque me ataque el dron, seguro que voy a volver a pasear por esos campos maravillosos de Cobeña, claro que antes, tendré que tomar fuerzas...
Espero no aburrir con mis batallitas, pero por si acaso, ahí va algo gracioso:

Un tipo entra en un banco y toma rehenes.
Le pregunta al primer rehén: si lo vio cuando robaba. este responde que si. El ladrón le dispara y lo mata.
El ladrón le pregunta al segundo rehén si lo vio cuando robaba. Este le responde que sí. El ladrón le dispara y lo mata.
El ladrón le pregunta al tercer rehén si lo vio cuando robaba.
El rehén contesta:
-Yo no, pero mi mujer si.

Llega un tipo totalmente borracho a su casa, golpea la puerta y abre el hijo, éste le dice:
¡Pero papá, que hermosa borrachera traes!
¡Viste hijo, pero seguro que tu mamá le va a encontrar algún defecto!



lunes, 19 de febrero de 2018

Otra Señora

Tuvo que ser otra mujer quien inventó, nada más y nada menos que el periscopio submarino. Si, si, otra gran señora.
Registró la patente allá por el año 1845.
Lo curioso es que algunos hombres, de no hace mucho tiempo han dicho que era un invento "no apto" para mujeres.
 Que sería de un submarino sin su periscopio? ¿Quién no ha visto películas como >> 20.000 leguas de viaje submarino<< o "Torpedo", "La caza del octubre rojo" en las que parte de la acción transcurre en el interior de una de estas naves?
Pues bien, es hora de dar el nombre de tan inteligente señora, se llamaba Sarah Mather. Se sabe muy poco de ella, solo que nació en Brooklyn (Nueva York), no se sabe si también tubo otros inventos, pues ya sabemos que las mujeres ha sido siempre muy discriminadas y mucho más en aquellos lejanos años.
A pesar de este instrumento óptico, que tanto contribuyó a la modernización naval y fue ideado por una mujer, hay que recordar que en Estados Unidos, éstas no pudieron servir en los submarinos hasta una fecha tan reciente como el año 2011.
¡Eso que se perdieron ellos!

Y ahora, para quitarnos un poco el dolor de que no nos reconozcan "nuestra valía", paso a contaros lo que ocurre en muchas partes organizadas por los hombres...por algunos.


Este relato ya lo publique hace años, pero creo que se puede aplicar en la  actualidad ahora mismo: en España, Argentina, Perú, Colombia y no digamos en Venezuela.
Lo cuento. Su titulo:
La colecta.

Un conductor se encontraba en un monumental atasco en plena carrera de San Jerónimo (Los que no conozcáis Madrid, os diré, que esta calle empieza en Puerta del Sol y termina en el Congreso de los Diputados).
No había forma de avanzar. De repente, un hombre avisa por el cristal. El conductor baja la ventanilla y pregunta:
-¿Que pasa?
"Unos terroristas han entrado en el Congreso y han secuestrado a los parlamentarios. Si no reúnen 10 millones de euros los rociaran de gasolina y los quemaran. Así que estamos haciendo una colecta entre los coches"
El conductor, echándose la mano al bolsillo, pregunta:
-¿Y cuanto viene dando la gente?
A lo que el hombre responde:
-"Pues...unos medio litro...,otros un litro...

No tengo muchas fuerzas, pero si me ayuda alguien, llevo una cisterna.

lunes, 12 de febrero de 2018

Grandes hombres.

 
Ángel Sanz-Briz
 

                                                          Nicholas Winton
Decíamos ayer....
Ayer ensalzábamos la figura de una gran mujer, hoy ensalzáremos a unos grandes hombres. Tanto mujeres como hombres, todos han hecho grandes proezas, invenciones y descubrimientos. Hoy alabo a dos hombres, hombres que hicieron mucho y bueno y algunos en la más absoluta clandestinidad. Porque dicho sea de paso algunos gobiernos, en este caso el español de aquella época, hicieron la vista gorda para salvar a miles de judíos que atravesaban el territorio español.
Años más tarde el pueblo judío y el estado de Israel agradecieron la actitud humanitaria adoptada por España, pero vamos a nuestros hombres:

Sir Nicholas Winton.
Nació en 1909, hijo de padres judíos alemanes que habían emigrado a Londres dos años antes. Cambiaron su apellido (Wertheim) a Winton para integrarse en su nuevo país y Nicholas fue bautizado en la fe anglicana, tambien recibió una esmerada educación.
Tuvo buenos empleos y una plácida vida, sin embargo, esta dio un vuelco a finales de 1938 cuando pensaba ir a esquiar a Suiza y le llamó un amigo diciéndole que tenía una propuesta que hacerle. No te molestes en traerte los esquíes, le dijo su amigo Blake que era miembro del Comité Británico para los refugiados de Checoslovaquia.
Nuestro hombre quedó muy afectado al ver como aquellas personas vivían en condiciones infrahumanas y decidió trabajar para sacar de allí a tantos niños judíos como pudiera y llevarlos a países donde estuvieran sanos y salvos.
Hizo 8 viajes: uno en avión y siete en tren.
Un transporte con 250 niños a bordo se frustró. Tenía que salir de Praga el 1 de septiembre de 1939, pero ese mismo día Alemania invadió Polonia y se cerraron las fronteras. Los niños del transporte fueron a parar a campos de concentración y se sumaron a los más de 15.000 menores asesinados en Checoslovaquia durante la Segunda Guerra mundial.
Winton, por tanto, rescató en total a 669 niños judíos.

 Ángel Sanz-Briz.

Este hombre que nació en Zaragoza (España), fue llamado el ángel de Budapest. ¿Por qué? Pues nada más y nada menos que por salvar a unos 5.000 niños de las garras de la guerra.
Fue un diplomático español destinado durante la segunda Guerra Mundial en Hungría.
en l944, actuando por cuenta propia "oficialmente" con independencia del Gobierno de Franco (pero sin sufrir tampoco represalia alguna por ello), salvó la vida de mas de cinco mil judíos húngaros durante el holocausto, proporcionando pasaportes españoles,
Posteriores descubrimientos en la correspondencia diplomática revelaron que Sanz-Briz informó al Gobierno de Francisco Franco de la existencia del Holocausto y que contó con la aprobación del Gobierno.

Creo que hay películas de estos buenos y grandes hombres:

"Todos mis seres queridos" (Winton) y
"Nicholas Winton: el poder del bien".

"El Ángel de Budapest"  (Ángel Sanz-Briz.  (está interpretada por Francis Lorenzo), es muy buena, os la recomiendo.

lunes, 5 de febrero de 2018

Grandes mujeres

 
Hedy Lamarr
 
Hay muchos hombres grandes, pero tambien hay mujeres estupendas que hacen grandes cosas y pocas han recibido el Premio Nobel: Me he encontrado con mujeres que han inventado las cosas mas corrientes y nadie lo sabe, o por lo menos yo no lo sabía. Tambien parece que las señoras guapas siempre tienen que ser tontas y nada de eso amigos, la prueba la tenemos en Hedy Lamarr, a la que casi todos conocemos, además de ser una mujer muy guapa y una estupenda actriz de Hollywood, hizo la famosa película "Sansón y Dalila, que estoy segura que todos hemos visto. Pues bien. Además fue una extraordinaria inventora. aquí viene lo más sorprendente de su vida. Haber sentado las bases de la conexión Wifi.
Hedy no era una actriz al uso. De hecho, entre rodaje y rodaje, novios, amantes y maridos, acabó sus estudios de ingeniería y en los años 40 diseñó un sistema de comunicaciones por radio para dirigir torpedos que cambiaba constantemente de frecuencia, de manera que el enemigo no podía pillarlos nunca.
Pero, ¿Quién iba a tomarse en serio a una actriz de Hollywood o a creer que una chica sexy iba a ser capaz de idear algo util para la humanidad?
El ejercito de EEUU, que es a quien Hedy ofreció su avance técnico, no, desde luego. Los mandos de la armada no eran conscientes de lo que tenían entre las manos y no confiaron en aquel sistema hasta 20 años después, cuando durante la crisis de los misiles de Cuba de 1962 se descubrió la eficacia del salto de frecuencia para impedir que el enemigo detectara los torpedos americanos. Luego se usó en la guerra de Vietnam y en el sistema de defensa por satélite.
Con el paso de los años y visto el éxito de su creación, la actriz se quejaba preguntándose con amargura:
"Si mi sistema se usa en todo el mundo, ¿por qué no he recibido ningún reconocimiento?"
Cuando en 1997, a los 83 años, le dieron el Pioner Award, se limitó a decir:
"Ya era hora"
Después llegaron los galardones y no solo eso, sino que ahora, cada 9 de noviembre, fecha de su nacimiento, Austria, Alemania y Suiza celebran el Día del Inventor.
No es para menos, porque si hoy tenemos Wifi es porque ella nos dio la clave.

Como estoy rabiosa y con malestar por como han tratado a las mujeres, en este momento me pongo feminista. Allá van algunos chistes que nos puedan resarcir de tanta incomprensión:

¡¡Ay mamá! no se si casarme con Valerio el contador o con Tiburcio el militar, le dice María a su madre.
-No lo pienses más hija, cásate con Tiburcio el militar, los militares saben cocinar, tender la ropa, hacer la cama, en cambio los contadores como Valerio solo saben contar.
------
¿Como pierde la mujer 70 kilos de grasa inútil ?
Divorciándose.
-----
¿En que se parece un hombre a un teléfono público?
En que de mil solo sirve uno.
-----
Este además de hombre, es vasco:

Hay un vasco en una entrevista de trabajo y le dice el representante de la empresa.
-Pues bien, usted cumple perfectamente el perfil que buscamos para el empleo, así que se podría incorporar inmediatamente.
-Bien, ¿Cuanto cobraré?
-Para empezar 1000 euros y mas adelante 2000 euros.
.Ah, que bien, entonces vuelvo más adelante.
------
Para que no se enfaden los caballeros...tambien hay para las mujeres

La mujer, después de estacionar el coche, le pregunta a su marido.
- Mi vida, ¿Me he quedado muy separada de la acera?
El marido le contesta:
-¿De cual de las dos?
--------
Un padre compra un "Robot detector de mentiras", que da tortazos a las personas cuando mienten. Decide probarlo con su hijo...
-Hijo, donde has estado hoy? El hijo le responde:
-Estuve en la escuela. Viene el Robot y le da un bofetón.
-Está bien...fui a ver una película con mis amigos.
-Que película viste.
-"Piratas del Mar Caribe"
el robot le mete un viaje con la mano abierta...
-Está bien, grita el hijo.-Era porno.
El padre le grita: -¿Como? Cuando yo tenía tu edad no sabía lo que era una película porno.
Viene el robot y le pega una leche tremenda al padre.
La mamá se troncha de la risa y dice: -¡Hijo tuyo tenía que ser!...y el Robot le dio tal bofetada a la madre que casi la deja en coma...
:





lunes, 29 de enero de 2018

Almuerzo de "Chicas"

Fue un almuerzo de "chicas" que casi todas pasaban de los 70 años. Se trataba de cinco primas, mis primas, tengo que decir que yo soy la mayor de todas, por eso, las miraba y aunque mayorcitas, las seguía viendo con sus caritas de preciosas niñas. (aunque de esto, hace mucho tiempo)
Con casi todas he tenido mucha relación, con unas más que con otras pero siempre muy buena.

Manolita, hija de mi tío Jacinto que era el hermano  mayor de mi madre. Cuando la niña nació, mi tío Jacinto estaba en el frente, no quiero saber en qué bando estaba, pues seguro que lo mismo que mi padre fue donde los mandaron los políticos de turno.
El caso es que cuando supo que había tenido una hija se dirigió a un sargento, que era con quien más confianza tenía. Este le dijo que no podía ir a Madrid. Tanto insistiría el bueno de mi tío que el superior le propuso:
 -Mira, mañana tengo una misión. Voy a Madrid y vuelvo al día siguiente. Ese es el tiempo que puedes aprovechar para ver a tu hija.
Así lo hicieron. Llegaron a Madrid, el sargento fue a su trabajo, mi tío se quedo con su esposa e hija y...al día siguiente, no sin bautizar a la nena siendo el sargento Manuel el padrino (de ahí el nombre de Manolita), el sargento y mi tío se volvieron a dar mamporros a sus amigos y quizá a sus hermanos. ¡Aquella guerra fue así!
Terminada la contienda, muchas veces mi tío Jacinto nos invitaba a su casa solo por vernos comer, todos teníamos muy buen apetito, no así mi querida prima Manolita, que al ser hija única tenía mucho mimo y pocas ganas de comer. En una ocasión mi madre y mi tío hicieron un intercambio. Uno de mis hermanos, (que siempre tenía hambre), se fue con el tío, Manolita se quedó en casa. Mi hermano no quería volver y la niña comió, gachas, lentejas, garbanzos y patatas...Al pobre de mi hermano le fastidio que ya empezaba el colegio.
Muchos domingos pasábamos la tarde con los tíos que preparaban unas deliciosas tortillas de patata, Manolita se animaba y ellos se ponían muy contentos.

Mi tía Crisanta le seguía en edad a mi tío Jacinto.
De ella tenemos a mi querida prima Victoria, que lleva ese nombre por algo relacionado tambien con la guerra, creo que se lo oí decir un día a mi tía.
Esta prima tambien es una buenaza, pero es mejor hablar de sus padres, los molineros de Campo de Criptana.
 Nos mandaban a Madrid mucha harina cuando había escasez de todo. Mi encantadora tía, que, un día siendo ministro de Información y Turismo el señor Fraga Iribarne, no se les ocurrió a él y al Gobernador de Ciudad Real otra cosa que ir de visita a los molinos donde mis tíos eran los molineros,
cuando toda la comitiva subía hacia la sierra donde estaba estos, un secretario en alta voz dijo:
-Por aquí hay muchos ladrones, ¿verdad?
Mi tía, saltó como una escopeta:
-No señor, los ladrones están en el Ayuntamiento escribiendo con la "filografica".
Todo el séquito se quedo cayado y parado, le hicieron repetir a mi tía un montón de veces la palabreja. Uno de ellos, de vez en cuando le preguntaba:
-Señora, ¿Con que escriben en el Ayuntamiento?
Y ella volvía a repetir...¡Con la filografica!
Mas de uno se echó unas risitas.
Varios veranos he pasado en los molinos con mis tíos y primos, pero ya estaban dedicados solo al turismo. Fueron muy buenos veranos.

Estrella, la más pequeña de nosotras. Hija de mi amada tía Gabriela, tambien la pequeña de los hermanos. Si hay mujeres trabajadoras, ella se lleva la palma, creo que nadie la ha superado y nunca nadie la superará.
Varias veces he contado en libros, en el blog y contándolo de viva voz, cuando un día de aquellos malos tiempos de la pos guerra apareció la tía Gabriela en casa con un cerdo abierto en canal rodeándole su joven cuerpo. Mis padres se echaron las manos a la cabeza preguntándole que era lo que hacía, ella con toda la gracia del mundo decía que era para quitar el hambre a más de uno, entre ellos nosotros.
En aquellos días era difícil comer carne en Madrid, bueno, carne y otras cosas necesarias. El caso es que mi padre le decía que eso no estaba bien, que tenía que haber pasado el aforo en la estación, que le estaba comprometiendo, que si patatín, que si patatán.
Ella en un momento de ofuscación, le contestó:
-Si yo enseño el marrano en la estación, además de quitármelo los zampabollos de Abastos para comérselo ellos como hicieron con los dos kilos de lentejas que le dio mi madre a tu mujer. Me habrían llevado a la cárcel. Además, ni se han fijado en mi, no ves que parezco una vieja envuelta en el mantón de mi madre?
Y así fue como nos hartamos de rica carne, que tambien degustaron varios vecinos y la mitad la vendieron a unos conocidos pues en aquellos tiempos, como no había neveras, se les hubiera echado a perder.
A mi padre se le pasó la rectitud en cuanto probó el primer trozo de aquel rico marrano. La tía Gabriela creo que hizo más viajes desde el pueblo disfrazada de viejecita. siempre se lo hemos agradecido pero ahora que hace un año que falleció, a los 99 años, el recuerdo es más intenso y no hay un solo día que no rece por ella. Seguro que en el Cielo sigue disfrazada de anciana para seguir ayudando...

De mi madre, solo diré que, además de trabajadora y criar a 7 hijos...Lo que más le agradezco es, que me enseñara a leer. Que estuviera siempre pendiente de que fuésemos al colegio y a la iglesia.
Gracias a ella leo todos los días, qué más puedo pedir?

Entre estas "viejas glorias" que somos mis primas y yo, tambien estaba la encantadora Mariví. esposa de mi primo el más pequeño, hijo de la tía Gabriela.
 Creo que todas lo pasamos muy bien. después de hacer una visita a Jesús de Medinaceli, nos fuimos a comer a un bonito restaurante, luego tomamos el té en la estación de Atocha...total, un día completo que si Dios quiere vamos a repetir.

lunes, 22 de enero de 2018

Resplandor y Perro



                                                Resplandor  Lejano





Desde el cerro donde se ubica nuestra Parroquia, ayer cuando salimos de misa, nos quedamos mirando "la seta" o sea, se divisaba perfectamente la contaminación del centro de Madrid. No es extraño que mi padre viera el resplandor de un incendio acaecido en 1928 en Madrid.
Mi padre, como todos los padres además de cariñoso, nos contaba un montón de curiosidades y sucesos que nosotros no conocíamos.
Un día de invierno, lluvioso y con mucho frío, mientras merendábamos higos secos, castañas y mandarinas al amor del brasero, (en los años 40 no teníamos calefacción), él nos contaba cuentos y leyendas, unas verdaderas, otras se las inventaba.
Nos extrañaba cuando decía que desde su pueblo, a más de 30 kilómetros de Madrid, vio, él y todo el pueblo un incendio muy grande en Madrid.
Este tristemente suceso era verdad pues aunque nosotros no lo vimos, doy mi palabra de que yo no había nacido, a través de los años hemos oído como fue pasto de las llamas el teatro Novedades.
Ya había tenido un par de conatos de incendio dicho teatro, pero en aquellos tiempos, ni eran tan cuidadosos, ni había tantos medios como para impedirlo. El caso es que se formó el incendio cuando estaba el teatro abarrotado de público. Según nos contaba mi padre, hubo mas víctimas por culpa de un pobre hombre cojo que atravesó la muleta en la puerta de salida y, lógicamente la gente en su afán de salir, iba tropezando y cayendo...total...80 personas fallecidas y más de 200 heridos. El aforo era de 1500 personas.
Aunque a nosotros nos parecía raro que desde tan larga distancia vieran las llamas, él nos aseguró que todos los días se veían las luces de Madrid, claro que en aquellos tiempos el cielo estaba limpio de contaminación.






                                                             "Perrito Lindo"




Mientras nosotros nos zampábamos tan rica merienda, calentitos y con papá entre nosotros, él seguía con sus relatos. Unas veces nos reíamos, otras nos metía el miedo en el cuerpo, como fue el caso cuando nos conto lo de "la calle del perro".
Mi padre conocía bien el centro de Madrid, pues no en vano hacía servicio en calle Mayor, Arenal y Puerta del Sol. Por eso sabía todas las calles y plazas, cosa que a nosotros, niños, nos parecía algo extraordinario.
Bueno, vamos con la calle del perro.
Esta calle, siempre era observada y analizada de soslayo, con una prudencia miedosa, un enorme mastín de color negro custodiaba la entrada a una casa, misteriosa, considerada por los vecinos como una ventana al infierno.
 Era el hogar de un tal Enrique de Villena, docto en letras, medicina y astrología. Fue repudiado por la corte y señalado como hombre hechicero.
Al pobre hombre lo acusaron de practicar ciencias ocultas, decían que era discípulo del Diablo y muchas cosas más.
Ambas supersticiones, evidentemente, eran fruto de la ignorancia de la plebe. Por tal motivo, el buen hombre, ni corto ni perezoso, se compro un  mastín negro y feroz, el cual lo dejó en la puerta de su casa y por allí ya no quería pasar nadie. Los chavales, a partir de la media tarde no había quien los hiciera pasar por dicho callejón, que según creo, pues ya no existe, medía no más de 2 metros de lado a lado. Claro, esas eran las calles del Madrid de entonces. Ahora, en cualquier callejuela, ya sea de Madrid o de "San Serenin del Monte" (esta calle es cosa mía), pues bien, te tienes que comunicar a voces o con un teléfono Movil. 
Lo he exagerado un poco, ¿Verdad?
Bueno, como seguro que no lo va a ver mi cuñada Pepi, yo sigo con lo mío.
Como iba diciendo, pasábamos buenos ratos con papá, pero más de una vez nos metía el miedo en el cuerpo.
 No lo hacía muy a menudo pues entonces la Policía Municipal no tenía días libres, solo un mes en verano. Estos momentos los "disfrutábamos" cuando mi padre estaba dado de baja por algún catarro. Mientras les duraba la baja no podían salir de casa, cosa que nos venía muy bien a nosotros y a nuestra madre, pues cuando le daban el alta, ese día, se iban los dos al cine...cosas de aquellos tiempos.