martes, 11 de julio de 2017

Vacaciones Merecidas

Bueno, no es que me las merezca mucho pero el caso es que estoy de vacacione a orillas del Mediterráneo, más concretamente en Oropesa del Mar. Hace más de 12 años que mi hijo y yo pasamos unos días en este pueblo de la costa que dicho sea de paso nos gusta mucho.
La playa está muy bien cuidada, no hay aglomeración, bueno hasta ahora pues ya están viniendo muchos ingleses ya que hay el festival del FIB, ( Festival Internacional de Benicasin ) de gente joven en Benicasin y según nos han dicho en el hotel que van a venir muchos más.
Ya contaré más cosas pues solo llevo dos días aquí.
Aunque ya digo que está todo muy tranquiló y formal, siempre hay excepciones. Siguen levantándose muchos a las 6 de a mañana para colocar su sombrilla en primera fila, luego se marchan a casa a desayunar e incluso a dormir otra vez.
Siempre hay alguna peleílla. Hoy sin ir más lejos, una persona ha empezado a discutir con una señorita que tenía a lado. Él, un señor mayor le ha recriminado porque le quitaba la sombra, la señorita ha icho que ella había llegado y daba el sol. El señor vuelve a decir que la sombra es de su sombrilla.
El uno que si, la otra que no. El caso es que han empezado a discutir y el señor mayor (que no tenía razón), de los nervios, le ha dado un paro cardiaco. La gente chillaba asustada. La familia además de encararse con la citada señorita no sabía que hacer.
Bueno, el caso es que han llamado al socorrista, este a la policía y estos a la ambulancia. Ha llegado rápidamente, pero como no podía entrar en la arena, han llegado los camilleros y se han llevado al susodicho. (Más tarde nos han dicho que se ha recuperado en el hospital de Castellón de la Plana)
Después de este suceso y como ya eran las 7 de la tarde, hemos cogido las toallas y el cesto y nos hemos ido al hotel con un poco de mal gusto por tal suceso.
Mi hijo ha cogido una bicicleta de alquiler y se ha ido a hacer la ruta Oropesa-Benicasin. Yo me he ido a misa, a una iglesia que hay cerca de la playa que está al aire libre.
Por supuesto que más tarde ha venido la hora de la cena, la música playera y los consabidos helados de los que no nos privamos en vacaciones, aunque engorden, después al hotel porque tengo los pies hechos "fosfatina".

lunes, 3 de julio de 2017

Va de perros

El perro atado:
En un lujoso palacio vivía un señor que cada día salía a pasear por sus propiedades. En esas caminatas siempre iba acompañado de su perro, un animal corpulento y fiero, una viva imagen de su propietario.
 Dadas estas características, en todo momento lo llevaba atado con una correa. Y es que cada vez que el animal se encontraba de frente con otro, empezaba a tirar con fuerza con la intención de atacarlo. En esas ocasiones, el señor sabía cómo calmarlo, hablándole con suavidad y acariciándolo.
Pero un día el hombre decidió encargarle a un nuevo criado que pasease a su mascota. Como este no estaba advertido del comportamiento del animal, no tomó ninguna precaución y, cuando se cruzaron con otro hombre que paseaba a su perro, el fiero can le arrastró y se escapó.
 En cuanto el animal vio que estaba suelto hizo un amago de atacar, pero titubeó: "¿Y si ese perrillo, al que podría matar de un mordisco, me muerde y me causa una herida? Lo dejaré estar por hoy", pensó. Y desde aquél día el animal se acostumbró a pasear suelto sin atacar a nadie y, de paso, enseñó a su dueño la forma más sabia de gobernar:
A menudo se consigue mucho más dando libertad a la gente que imponiendo estrictas reglas.

Yo estaba tan ricamente escribiendo mi entrada, cuando oigo zafarrancho, voces, gritos y todo lo que había que oír, todo ello en mi mismísimo portal.
Claro está, como cualquier cotilla que se precie, he dejado el ordenador y rauda como una centella he abierto la puerta (vivo en un bajo). Miro el ambiente y me percato de que hay doscientos perros peleándose...bueno, menos perros, solo eran tres.
El perro de mi vecina del bajo, el perro de mi vecina del segundo y otro perro que no se de quien era, el caso es que también chillaba lo suyo.
Cuando veo un poco de calma y las dos vecinas (echándose en cara cual de los perros tenía la culpa), una sube hacia arriba y otra se queda abajo.
 La pobre estaba muy sofocada y no es para menos. Ella tiene una perrita pequeñita, de tamaño, que de gritos gritaba igual que los grandes.
Todo viene porque las madres somos demasiado buenas con los hijos, (no es mi caso, yo no tengo animales).
El caso es que mi vecina además de la perrita tiene un gatazo por gusto de la niña. El niño se ha casado, pero como trabajan los dos le han traído a la mamá un dálmata más grande que yo...la pobre después del trabajo saca a la perrita, después al dálmata y da de comer al gato, a los hijos al marido y algunas veces a los invitados que le traen los niños, incluida la nuera.
Estaba tan apurada que yo quería darle una tila pero me ha dicho que no, que quería un buen café. La he hecho pasar a casa y para "animarla" mientras se lo tomaba, le he contado esta "linda" historia...sin animo de asustar a nadie, os la cuento:

Cuenta la leyenda que había una chica muy amable que un día se encontró a un perrito en la calle, ella se encariño al instante con el animal y se lo llevó a su casa.
 El perrito vivió un tiempo en la casa de la chica aunque a la madre de ella no le gustaba, pero todos vivieron en paz, hasta que un día la joven se fue el fin de semana a un campamento.
 En ese tiempo la madre aprovechó para acabar con la vida del perro y deshacerse del cuerpo. Cuando la joven volvió preguntó a su madre donde estaba el perro, la madre dijo que no sabía, pero desde ese día comenzó a escuchar ladridos debajo de su cama todas las noches, hasta que un día no soportó más la situación y se quitó la vida.
 Dejó una nota a su hija contando lo que había hecho y confesando que el fantasma del perro no la dejaría en paz..

Cuando he terminado de contar mi historia, con muchos aspavientos y muy trágicamente, la pobre de mi vecina Eloísa me ha dicho muerta de miedo: ¡¡¡Es usted única animando!!! Yo jamás haría una cosa así.
Siempre me habla de usted, por más veces que le he repetido que me tutee, no hay modo. Dice que le causo respeto.
Es una chica estupenda, seguro que seguirá sacando a los perros de paseo, dando de comer al gato, hacer un montón de comidas (cada uno come una cosa), y es que, hay personas que son demasiado buenas.




                       EL PERRITO FANTASMA    (¿no es precioso?)