lunes, 11 de diciembre de 2017

Ocurren en Navidad

Ya tengo el belén, los turrones, el árbol, el pavo todavía está volando, veremos si lo puedo coger a tiempo.
De momento  lo que si tengo pensado es, contar cositas que hayan ocurrido en alguna Navidad.
Esta es una de ellas:

Era una creencia popular en muchos lugares de Cataluña que, en la noche del 24 de Diciembre, durante la misa del gallo, la Virgen bajaba a la tierra acompañada por un cortejo de Ángeles, entraban en una casa y sentándose al lado de la chimenea cambiaba los pañales al Niño Dios al calor de la lumbre.
Como no se podía saber que casa escogería la Virgen para tal menester, todas las chimeneas quedaban encendidas y se dejaba dispuesta en cada hogar una fuente con dulces y una jarra de leche por si a Nuestra Señora le apetecía comer algo.
Creo que, en los pequeños pueblos de montaña, aún se conserva esta costumbre.
¡¡¡Bien por los catalanes!!!

Esta lección de Navidad es más moderna:


Al salir de casa, un hombre vio a un niño parado ante su flamante  automóvil. El pequeño no podía cerrar los ojos de admiración y, cuando el dueño del vehiculó se acercó, le preguntó:
-¿Es suyo?
Tras afirmar con la cabeza, le explicó lo siguiente:
-Es el regalo que me ha hecho mi hermano el día de Navidad.
El niño se quedó muy asombrado y contestó:
-Como me gustaría... .El propietario del automóvil entendió que le encantaría tener un hermano como el suyo, por eso se asombró cuando el pequeño añadió:
-Me gustaría poder ser algún día un hermano tan generoso.
Sorprendido por la respuesta, el hombre le invitó a dar una vuelta y el niño aceptó encantado.
Cuando llevaban un rato circulando, le preguntó al señor:
-¿No le importaría que pasáramos frente a mi casa?
El conductor pensó que lo que quería era presumir ante sus vecinos. Cuando llegaron al sitio, el menor le pidió que aparcara, salió corriendo y regresó con su hermano que tenía muchas dificultades para caminar.
-Algún día te regalaré uno igual para que puedas ir donde quieras, le dijo a su hermano.
El hombre quedó tan impactado que sentó a ambos en el coche y les dio un paseo inolvidable.

Esa Navidad aprendió una lección de vida: que hay más felicidad en dar que en recibir.

A ver si alguno de nosotros podemos dar "un paseo"  en forma de alimentos, ropa y amor a algún niño que lo necesite...los mayores también tienen necesidades, aunque solo sea de amor.

martes, 5 de diciembre de 2017

Odisea con el "Belén"

No se si ha sido una odisea o una metedura de pata mía, el caso es que, aunque parece una tontería, lo pase bastante mal.
 Como siempre, no me lo guardo, lo cuento:
Todo empezó el domingo cuando le pedí a mi hijo que me bajara del altillo la caja donde se encuentran, el Belén y los adornos navideños.
 Me los bajó.
Ayer lunes, me levante muy animosa, a las 8 de la mañana ya estaba yo danzando por toda la casa a ver donde y como colocaba los "belenes". Digo belenes porque pongo más de uno. El principal en el salón.
Empecé colocando el tenderete, o sea, el armazón. Para ello quite de una mesa de cristal todos los adornos y coloqué la madera donde iba a situar el Belén mas bonito y grande de la casa.
"Ya estaba situada la base.
 Coloqué las montañas, sigue el Castillo en su sitio, el Portal en el lado contrario y las casitas, como siempre. Unas, encima de las montañas y otras simulando el pueblo.
Todo perfecto.
 Ahora era el momento de poner las luces.
La cosa empezó mal cuando no me daba de sí la guirnalda. (El caso es que era la misma del año pasado).
 Si metía luz en el Castillo, no me llegaba al Portal. A todo esto, las casitas que estaban en medio de los dos "edificios" empezaron a darme la tabarra, pues si metía una bombillita en cada casita (digo esto en diminutivo porque todo el Belén es en miniatura), pues bien, al meter la luz en la casa, esta se daba la vuelta, pues pesaba más la bombilla que la casa.
Llegó un momento que tuve que dejarlo. Me fui a desayunar, pues se me habían echado las 10 de la mañana y "sin vender una escoba", como decía mi madre.
Desayuné, volví a reanudar mi trabajo. Después de otra hora, ya medio desesperada, parece que ya estaba todo instalado.
Me dispongo a hacer los caminitos (los hago con pan rayado), después pongo el serrín verde. Lo miro y lo veo todo precioso, solo me falta poner las figura y echar el agua a la fuente y el río.
 Hecho esto, lo miro y al verlo medianamente bien, aunque sin terminar del todo, trato de encender las luces.
Cojo el mando a distancia, le doy a un botón para encender, Portal, Castillo y casitas y empieza a correr el chorro de la fuente. ¡Mal empieza la cosa! Le doy a la fuente y se enciende la luz del salón...peor. Apago esta luz. Doy a la fuente y se encienden las casitas...Ya no podía más, le di al botón de la base de enchufes y lo apago todo.
Decido arreglarme para ir a comprar unas cosillas.
Después de hacer las compras, pocas, decido ir a La Plaza de las Naciones que está cerca de casa (una Plaza muy bonita que homenajea a todas las Naciones sudamericanas), donde hay unos setos preciosos de Tomillo y donde me lie a coger sin pensar en otra cosa que en lo bonito y oloroso que iba a quedar mi Belén.
Estaba yo tan afanada cogiendo ramitas y más ramitas, cuando llega un hombre y me dice:
-Señora, ¿No es usted algo mayorcita para estar arrancando las plantas?
Me vuelvo con cara de mala leche y le digo:
-Métase en sus asuntos caballero, estoy cogiendo tomillo para aderezar un conejo que estoy guisando para cuando venga mi hijo del trabajo, ¡¡¡Comérnoslo!!! ¿Le parece bien?
Después me he vuelto a casa rieéndome yo sola de ver la cara que ha puesto el pobre hombre. No tenía ganas de darle mas explicaciones.
Claro que si le cuento la odisea que me había montado en casa, a lo mejor me hubiera acompañado para arreglármela".
Todo se ha solucionado cuando ha vuelto mi hijo. Le ha dado a un botón y todo ha vuelto a su cauce.

Esto tampoco le habría ocurrido a mi cuñada Pepi. Lo primero es que ella es más lista que yo. Lo segundo...y principal, es que su marido, mi hermano, es electricista.

Por si alguna señora se va a hacer alguna estética, mirad lo que me ha contado una amiga:

Una señora se fue a hacer un lifting de todo, la nariz, la piel de la cara. etc.
Finalmente el cirujano le pregunta...
-¿Desea la señora algo más?
-Si, quisiera tener los ojos mas grandes y expresivos.
-Nada más fácil, señora.
-Enfermera: traiga la cuenta, por favor.

lunes, 27 de noviembre de 2017

La diplomacia del Emperador



                                                   Emperador Diplomático


            

                Un emperador chino fue avisado de que una de las provincias de su imperio estaba siendo invadida. Entonces les dijo a sus ministros:
>>Vamos, seguidme. Pronto destruiremos a nuestros enemigos<<. Cuando el mandatario y sus tropas llegaron donde estaban los invasores, se puso a dialogar con ellos y los trató con mucha delicadeza, tanta, que por gratitud, los enemigos decidieron someterse a él incondicionalmente y no continuar con aquella lucha.
Todos los políticos que formaban parte del séquito del soberano pensaron entonces que éste mandaría la inmediata ejecución de los cabecillas que se habían atrevido a desafiarle, pero se sorprendieron muchísimo al ver que no lo hacía y que los trataba con mucha amabilidad. Visiblemente enojado, el primer ministro le preguntó al emperador:
 > ¿De esta manera cumple su excelencia su promesa?> Usted nos dijo que veníamos a destruir a sus enemigos y, sin embargo, los ha perdonado a todos, y a muchos, incluso, los trata con cariño<. El mandatario chino. Con actitud noble, le respondió:
- Os prometí destruir a nuestros enemigos y todos podéis ver que ahora nadie es mi enemigo. Aprended bien una cosa: el amor, la diplomacia y el respeto pueden lograr mejores resultados que todo el armamento del mundo.


       Que aprendan los políticos del siglo 21....


                               Gotitas de amor

           Un incendio de grandes dimensiones amenazaba la supervivencia del bosque de bambús, que se había convertido en una gigantesca hoguera. Desafiando la muerte, un pequeño colibrí volaba constantemente al río, donde se mojaba las alas y regresaba rápidamente al bosque para intentar apagar el fuego agitándolas con fuerza.
Una, cien, mil veces repetía este trayecto mientras los demás animales lo observaban sin salir de su asombro.
Un ciervo se acercó hasta donde la pequeña ave luchaba sin tregua con las llamas y le dijo:
-¿Como piensas que podrás apagar un incendio tan gigantesco? ¡Jamás lograrás tu objetivo si lo haces sólo con unas gotitas de agua!.
El colibrí, con un gran sentimiento y el corazón encogido en un puño, le respondió:
-El bosque me ha dado todo cuanto tengo. Es mi origen y mi hogar, en él he aprendido a respetar a la naturaleza. Por eso, aunque no lo pueda apagar, daré mi vida si es necesario lanzando gotitas de agua, llenas de amor.
Los demás animales, conmovidos, entendieron el mensaje y le ayudaron a apagar el juego.
Cada pequeña acción que realizamos con amor hace que el mundo sea mejor. No quitemos valor a una gota, porque millones de ellas forman un Océano.


              Que tomen nota los incendiarios de montes....


 



lunes, 20 de noviembre de 2017

Repetición

Esta entrada la puse en el año 2013, con letra pequeña, pero como hoy estoy muy cabreada con los políticos, a quienes va dirigida principalmente, también con el tiempo, porque no llueve y por si fuera poco, con mi vecina del 1º que no para de dar la lata a más de un vecino. Por eso mismo, le he puesto las letras bien grandes, para que se lea bien.
Estos versos que van a continuación los escribió Fray Junípero Serra (1713 - 1784), y como los veo tan actuales, os ruego que sigáis leyendo hasta el final y veréis lo que han sido, son y serán las gentes que nos gobiernan.


Déjame dormir, mamá

Hijo mío, por favor,
de tu blanco lecho salta.
Déjame dormir, mamá,
que no hace ninguna falta.
Hijo mío, por favor,
levántate y desayuna.
Déjame dormir, mamá,
que no hace falta ninguna.
Hijo mío, por favor,
que traigo café con leche.
Mamá, deja que en las sábanas
un rato más aproveche.
Hijo mío, por favor,
que España entera se afana.
¡Que no! ¡Que no me levanto
porque no me da la gana!
Hijo mío, por favor,
que el sol ya está en lo alto.
Déjame dormir, mamá,
no pasa nada si falto.
Hijo mío, por favor,
que es la hora del almuerzo.
Déjame, que levantarme
me supone mucho esfuerzo.
Hijo mío, por favor,
van a llamarte haragán.
Déjame, mama´, que nunca
me ha importado el que dirán.
Hijo mío, por favor,
¿y si tu jefe se enfada?
Que no, mamá, déjame,
que no me va a pasar nada.
Hijo mío, por favor,
que ya has dormido en exceso.
Déjame, mamá, que soy
diputado del congreso
y si falto a las sesiones
ni se advierte ni se nota.
Solamente necesito
acudir cuando se vota,
que los diputados somos
ovejitas de un rebaño
para votar lo que digan
y dormir en el escaño.
En serio, mamita mía
yo no se porque te inquietas
si por ser culiparlante
cobro mi sueldo y mis dietas.
Lo único que preciso,
de verdad, mamá, no insistas
es conseguir otra vez
que me pongan en las listas.
Hacer la pelota al líder,
ser sumiso, ser amable
y aplaudirle, por supuesto,
cuando en la tribuna hable.
Y es que ser parlamentario
fatiga mucho y amuerma.
Por eso estoy tan molido.
¡Déjame, mamá, que duerma!
Bueno, te dejo, hijo mío.
Perdóname, lo lamento.
¡Yo no sabía el estrés
que produce el parlamento!

De mi parte va dedicado a todos los zánganos parlamentarios madrileños, catalanes, vascos, gallegos, andaluces y extremeños que no se preocupan por nosotros, solo se ocupan de ganar dinero donde haya menos trabajo. también va por todos los demás...vale.

lunes, 13 de noviembre de 2017

Cosas cotidianas

                   
                                                                  La Almudena

Esta es la imagen de piedra que está en el mismo sitio donde apareció la original.


Todos los días ocurren cosas, unas mejores que otras. Unas han sido buenas para los madrileños que el día 9 fue Nuestra Señora de la Almudena, su patrona. Por este motivo, estos mismos madrileños tuvieron fiesta. No solo se tomaron un día, sino que han hecho un puente que parece un acueducto...de jueves a lunes. ¡Ahí queda eso!
Mi hijo ha sido uno de estos madrileños que han disfrutado de estas cortas vacaciones. Cuando por la mañana estábamos desayunando, va y me dice:
-Si quieres te llevo a la Plaza Mayor para que disfrutes de la misa.
No tuvo que repetirlo, en un plis-plas estaba yo arreglada y en la puerta esperándole. Yo, antes de salir le dije:
-¿Por que no nos vamos en transporte público?  No voy a decir todos los inconvenientes que me puso. Yo agaché mi cabecita, cogí el bolso, la capa y caminé delante para no quedarme atrás.
En la Plaza Mayor hay un aparcamiento subterráneo, y allí nos dirigimos. Bajamos, bajamos, bajamos, seguimos bajando y por fin en el cuarto piso hacia abajo, allí pudimos dejar el coche. Ahora teníamos que subir, nos pusimos a buscar un ascensor que estaba en la otra punta de dicho aparcamiento. Por fin salimos a la calle.
¡Que bullicio! Parecía que allí estaba todo Madrid y parte de España. El altar mayor que habían colocado en el centro de la plaza estaba precioso. Ya habían llegado muchas de las autoridades y muchos madrileños, y...yo.
Como pude fui ganando puestos hasta que encontré un asiento, pues la celebración iba a ser larga y no podía estar todo el rato de pie. Me coloqué en primera fila... (empezando por atrás),
De todas maneras se veía muy bien todo.
La Alcaldesa, la Presidenta de la Comunidad, los diputados municipales, los curas, las monjas y muchos militares de graduación, especialmente del ejercito. Me encontraba en mi salsa.
Llegó Monseñor Osoro y todos sus ayudantes y empezó la misa. No puedo explicar bien lo bonita y emocionante que fue, sobre todo cuando la señora Alcaldesa, doña Manuela Carmena, siendo atea, ofreció una preciosa cesta de flores a la Virgen con unas palabras en las que ofrecía Madrid a Nuestra Señora que estaba a un lado del Altar, y aunque esta talla es la que sacan cuando hay algún acontecimiento, tenemos otra que según se cuenta fue traída a Madrid por el mismísimo Apóstol Santiago en el año 38.
Según la tradición popular, en el año 712, antes de una supuesta toma de Madrid por los árabes, los habitantes de la villa tapiaron una imagen de la Virgen en los muros de la muralla para protegerla de la invasión. Con la conquista de la ciudad por el Rey Alfonso VI, el monarca se empeñó en encontrar la imagen oculta y organizó una procesión que pasó cerca de las murallas. Al pasar por donde estaba escondida, se derrumbó un trozo de la muralla y apareció la imagen con las dos velas que aún con el paso de los siglos...¡estaban encendidas!
En este mismo sitio hay una imagen hecha de piedra que es preciosa.
Terminada la ceremonia mi hijo dijo que me invitaba a comer, pues ya era casi la una. Entonces decidimos salir de aquél "cisco" y marcharnos a las afueras para estar más tranquilos. ¡JA!
Yo no podía entrar otra vez en el aparcamiento pues el olor a gasolina me estaba revolviendo el estómago, por lo tanto me quedé esperando en una de las salidas.
Después de lo menos 15 minutos apareció el coche de mis tormentos, pues un tormento es lo que pasé hasta que llegue a casa.
Era tanta la aglomeración de público que no había manera de salir de aquel atasco de coches. Tiraras por donde tiraras...embotellamiento.
De pronto me veo en una autopista...embotellada.
Se me ocurre decir que mejor habíamos ido en el metro o en cercanías y m hijo me contesta que si quiero que me vaya yo...¡¡Ojalá lo hubiera hecho!!
Bueno, para no cansar a nadie diré que, al final cuando ya eran las tres de la tarde pedí ir a casa, que no me importaba comer un huevo frito. Y a casa que nos fuimos.
 Nada más entrar me fui derechita al cuarto de baño a vomitar... con perdón.

Como estamos en el mes de noviembre, dedicado a los difuntos y para no exagerar, ahí va un chiste que me ha contado Víctor, que va de cementerios.

Se encuentras dos viudas en un cementerio una muy feliz limpiando la lápida de su marido y cantando como una loca.
La otra muy triste y a llanto tendido...
Al rato, la desconsolada mira a la contenta y le pregunta:
-Ay, señora, cuanto tiempo hace que enviudó?
-Seis meses - respondió en tono alegre la otra.
-Y como hace para estar tan feliz si yo llevo 3 años y no he podido superar la pena?
.¡Hija mía!: porque después de muchos años, es la primera vez que se DONDE está, y
QUIEN se lo está COMIENDO.



lunes, 6 de noviembre de 2017

Sopa y carne

Hoy la cosa va a ir de comida:
 Una sopa y un trozo carne. Aunque las dos van por separado, son enseñanzas psicológicas y ambas nos harán que pensar.
Como es natural empezaremos por la sopa.

SOPA DE PATO

Un día, un campesino fue a visitar a un gran maestro y le llevó un magnifico pato como obsequio. El sabio se sintió muy honrado y le invitó a cenar una exquisita sopa preparada con el animal.
Algunos días más tarde, los hijos del campesino fueron a la ciudad y, a su regreso, pasaron por la casa del sabio.
 >Somos los hijos del hombre que le regalo el pato<, le dijeron. Y el maestro les agasajó con la sopa, como había hecho con su padre.
Una semana después, dos jóvenes le visitaron diciéndole que eran los vecinos del hombre que le obsequió con el ánade y el sabio, lamentando haberlo aceptado, puso al mal tiempo buena cara y les invitó a comer. Fue pasando el tiempo y no había semana en que no recibiera la visita de algún vecino de los vecinos del campesino, hasta que un día, cuando llamaron a su puerta dos hombres más, el maestro les hizo pasar y les sirvió un tazón de agua caliente. Tras probarlo, uno de ellos exclamó: >Pero qué es esto, noble señor? ¡Nunca habíamos comido una sopa tan desabrida!>. Y el maestro les respondió:
"Ésta es la sopa de la sopa de la sopa de pato que con gusto les ofrezco a ustedes, los vecinos de los vecinos de los vecinos del hombre que me regalo el pato".
Y es que todo tiene un límite y no se puede abusar de la generosidad de las personas.

Como ya hemos tomado la sopa, ahora vamos con la carne.

LA LIEBRE Y EL TIGRE

Erase una vez un joven que sentía que el mundo donde vivía era decepcionante porque las personas actuaban con absoluto egotismo y nadie se preocupaba por nadie. Un día, dando un paseo por la montaña, se sorprendió al ver a una pequeña liebre llevándole comida a un enorme tigre malherido.
Le impresionó tanto que, a la mañana siguiente, regresó para ver si el comportamiento del animalito era casual o habitual. Comprobó que la escena se repetía y que la liebre dejaba un trozo de carne al lado del majestuoso felino, un gesto que se repitió hasta que el tigre se recuperó y pudo buscarse la comida por su cuenta.
>Si los animales son capaces de ayudarse de este modo, mucho más lo haremos las personas<, pensó.
Así que decidió hacer un experimento.
 Se tumbó en el suelo simulando estar herido y se puso a esperar a que pasara alguien y le ayudara o le preguntara que le sucedía. Pero no ocurrió nada y, al cabo de varios días, se incorporó muy decepcionado y sintiendo toda la tristeza del abandonado, la soledad del enfermo y la desesperación del hambriento.
Entonces, en ese instante, oyó una voz interior que le decía:
Si quieres encontrarte con tu prójimo, si quieres sentir que todo ha valido la pena y seguir creyendo en la humanidad, deja de hacer el tigre y comienza a ser la liebre.

lunes, 30 de octubre de 2017

Grandes mujeres

Hace media hora que he llegado a casa, vengo del dentista, la dentista, para ser mas exactos. No lloro ni me quejo...ya lo haré a su debido tiempo, o sea, cuando todo el proceso acabe. Entre pitos y flautas se va a largar pues me ha dicho que vuelva el día 14 de noviembre. Si vivo para entonces ya lo contaré...
Y es que nosotros los españoles nos apuntamos a un bombardeo. El día 1 es fiesta, el día 2 es para horrar a los difuntos, se hace puente. El día 9 es Nuestra Señora de la Almudena, patrona de Madrid. Como es jueves también se hace puente, así que me tengo que esperar hasta el día 14...

Para paliar mi dolor voy a homenajear a Dorothy Crowfoot.
 Esta señora descifró nada más y nada menos que la estructura de la Insulina.
Desde muy niña sitió curiosidad por las flores, el arte y los tejidos antiguos acabó convertida en autentica pasión por la química y por desentrañar cómo eran en su interior, invisible a simple vista, las estructuras de biomoléculas como el colesterol, la penicilina, la vitamina B12 o la insulina, entre otras.
Dorothy fue precoz en sus investigaciones y a la temprana edad de 10 años, lejos de jugar con muñecas o estudiar manuales de la perfecta ama de casa, que es lo que nos tocaba a todas las niñas de entonces, ella comenzó a hacer sus primeros experimentos en casa y a leer libros tan sesudos como "La naturaleza de las cosas", escrito por el premio Nobel de Física William H. Bragg. Esa lectura le descubrió a Dorothy, con 16 años una novedosa técnica llamada cristalografía de rayos X, que permitía "ver" los átomos y las moléculas del mundo que nos rodea. a la joven le pareció fascinante.
Después de estudiar en Oxford Ciencias Químicas, ya no abandonó la investigación y, a pesar de casarse y tener tres hijos, confesó no sentir ningún remordimiento por continuar con su carrera científica: "Me parecía que hacerlo era lo más natural". Y menos mal que lo hizo.
Sus descubrimientos más importantes fueron el de la estructura de la insulina y la vitamina B12. El primero sirvió de base para poder fabricar derivados de la insulina que tienen aplicaciones en el tratamiento de la diabetes, y el segundo permitió sintetizar esta vitamina, implicada en la producción de glóbulos rojos y en el tratamiento de la anemia, en cantidades suficientes para salvar vidas.
Dorothy recibió el Premio Novel de química en 1964, "por la determinación de la estructura de muchas sustancias biológicas mediante rayos X". El galardón se le otorgó en solitario, algo que solo le había ocurrido a otra mujer científica en la historia de los premios.
A los 54 años, fue la tercera mujer en ganar el Nobel de Quimia, por detrás de Marie Curie (1911) y la hija de esta, Irene Jolior-Curie (1935)

Después de leer tan extraordinaria historia de tres magnificas mujeres, le voy a dar un poco de confianza a mi doctora dentista que, dicho sea de paso no me ha dolido nada mientras he estado en la clínica. después si, cuando he soltado la cantidad de euros que me ha pedido. Pero ahora, que son casi las nueve de la noche...me estoy acordando de la doctora, de su madre, de los euros que me ha pedido, pues tengo tal malestar en mi linda boquita, que aunque con dientes nuevos no estoy ni pizca de contenta...¿Y la cena? ¿Podré cenar algo? Y el caso es que tengo hambre...mejor no pensar.

lunes, 23 de octubre de 2017

No se si llorar o reir

Estoy en un estado de lloros o risas. Mas bien lloros. Me hacen llorar los políticos, las situaciones que estamos viviendo en España y que no finalizan así como así.  Y para rematarlo, casi me hace hoy llorar mi dentista. Si, la señorita dentista que me está dando mas largas que un día sin pan.
No voy a contar todo lo que esto me está suponiendo, no lo cuento porque luego mi cuñada Pepi dice que no hay nadie que exagere como yo y algunas de mis seguidoras también dicen que todo me pasa a mi. ¿Será verdad? ¿Será cierto que a nadie le pasa lo que a mi con la dentista? Bueno, me voy con otro tema y si acaso si jueves que tengo otra cita, lo largo.
Para no seguir con mis lamentos voy a contar algo que antes me ha contado  mi amigo, el bueno de Juan, Psicólogo.

CON LA BALSA  A CUESTAS.

Un hombre iba caminando con cierta dificultad por la orilla de un río, a causa de las piedras y los desniveles. Entonces se dio cuenta de que el otro lado era mucho más transitable. Llegar hasta ahí era imposible cruzando el río a nado porque la corriente era muy fuerte. Así que se detuvo, buscó algunas cañas y se construyó una balsa. Se subió a ella y, así, logró atravesar el río sin más contratiempos. Una vez en la otra orilla, le dio pena tener que abandonar la embarcación. Pensaba que construirla había sido un logro personal y al contemplarla se sentía orgulloso. Ni corto ni perezoso decidió cargarla sobre sus espaldas antes de reanudar la marcha. Pero a medida que iba pasando el tiempo, sus pasos eran cada vez más torpes y lentos. A pesar de que el camino era más fácil, se iba quedando sin fuerzas y empezó a preguntarse si cambiar de orilla había merecido la pena. No fue hasta que empezó a subir una montaña cuando se dio cuenta del desgaste que suponía llevar la barca a cuestas. Finalmente, optó por abandonarla e inmediatamente se sintió más ligero y equilibrado.
Esto mismo ocurre a lo largo de nuestras vidas, en las que para avanzar hay quien ir soltando lastre y dejando en el camino las cargas inútiles que solo nos aportan orgullo y egoísmo.

LOS CARAMELOS.

Un niño que se paraba siempre delante del escaparate de la pastelería del pueblo decidió un día entrar dentro para ver más dulces y chucherías que estaban a la venta. De todo  lo que allí se vendía, lo que atrapó más su mirada fue un bote de cristal repleto de caramelos de brillantes colores.
El dueño de la tienda, un anciano muy amable, vio al pequeño que no podía apartar la mirada de aquel frasco y le dijo:
-Mete tu mano en ese recipiente y todos los dulces que puedas coger serán para ti.
La cara del niño se iluminó con una amplia sonrisa y no tardo en introducir su manita dentro del frasco cogiendo un gran puñado de caramelos de todos los sabores: naranja, limón. fresa, piña...Sin embargo, la alegría se convirtió en enfado en segundos. Y es que, tras atrapar una gran cantidad de caramelos en su mano, no lograba sacarla por el cuello del recipiente.
El anciano intentó convencerle de que si no se conformaba con la mitad de dulces, no podía sacer ninguno, pero el niño lloró y lloró desconsolado sin conseguir todo lo que quería.
Al igual que en esta historia, muchas veces nuestro egoísmo nos acaba causando problemas que no existirían si nos mostrásemos menos ambiciosos e inconformistas.

 Sin ser tan inteligente, ni saber tanto como este Psicólogo que tanto me ayuda...Esto se lo aplicaría yo a ciertos políticos actuales...

lunes, 16 de octubre de 2017

Hogar, dulce hogar

Tengo tantas cosas en la cabeza que no se por donde empezar:
Los políticos me superan, unos y otros y estoy ansiosa por saber de una...vez como van a solucionar el tema de Barcelona. Yo lo solucionaría rápidamente pues sentiría mucho que nos quedemos sin ella todos los españoles que la queremos.
Dicho esto paso a otro tema que me tiene, no se como me tiene.
Empezaré diciendo que hace varios años se rompió el lavabo de mi cuarto de baño. Aunque tengo seguro, me daba pena dar un parte pues estábamos en una de esas crisis que no se van de España.
Pues bien, yo misma me dije:- Ya los llamaré no hay prisa.
Los años iban pasando y un día se me cayó la rasqueta de la cocina vitrocerámica desde un armario y, ¡¡ZAS!! la cocina que se casca.
 Yo sola me pregunté:
¿Y ahora que hago? Llamo al seguro...bueno mejor me espero pues como estamos en otra crisis me da pena dar un parte.
Ya tenía dos cosas rotas.
La verdad es que lo de la cocina me daba un poco de miedo no fuera a explotar el cristal. Total, pasaron otros dos o tres años hasta que me decidí y llamé. Rápidamente vino un experto, me cambio la cocina y aquí no ha pasado nada.
Han pasado otros tres o cuatro años y me he decidido a dar el aviso para que me cambien el lavabo.
Rápidamente vino un fontanero y al ver que dicho lavabo era de color, ni rosa ni beis me dice:
-Si fuese blanco se lo cambiaba ahora mismo pero este color, que se llama, visón, es raro que lo encuentre. Lo mejor que puede hacer usted es aceptar una indemnización y comprarlo por su cuenta, le van a pagar no solo la pileta sino también el mueble.
Bien, nos despedimos y a los cuatro días el seguro me manda un dinerito bastante curioso, yo pensé.
"Con este dinero me compro el lavabo, el mueble, unas botas para el agua (suponiendo que llueva) y me queda para invitar a mi hijo a comer aunque sea en una hamburguesería".
El sábado nos fuimos de compras Allá donde Sansón perdió el flequillo, pues nos habían recomendado un sitio especializado en muebles de saneamiento pero, ¡Ja! no había de color, los blancos parecían un bote, me estaba mareando de tanto coche por aquí, coche por allá. A todo esto nos habían dado las dos de la tarde.
Entonces mi hijo decide ir a otro sitio en el lado opuesto, yo le digo:
-Allí no llego, estoy mareada, ¿Cuánto tardamos? me contesta:
-Lo mismo que si nos vamos a casa, por lo tanto, te invito a comer y luego seguimos viendo lo que quieras.
Entramos a comer en un restaurante americano, "El Riss", que son especialistas en hacer las costillas, por cierto muy ricas. Digo ricas porque ya las había probado en otra ocasión.
Cuando me sirven aquel rico y apetitoso plato, con el hambre que tenía y medio mareada que estaba, empecé a comer a ver si se me pasaba. Fue en el primer bocado cuando sentí tal dolor que me quedé sin habla...se me había roto un diente.
Ya apenas pude degustar tan rico plato, estaba revuelta y "cuando terminamos de comer" ya no quise seguir buscando más el dichoso lavabo.
Al día siguiente fui al dentista, me dijo que no me preocupara enseguida se puso manos a la obra. Como ya tengo una prótesis me dijo que la próxima semana me añadían el diente y santas pascuas.
En esos momentos le dije:
-¿No me ira a mandar a casa sin dientes?
Entonces decidí que me hicieran una prótesis nueva antes de arreglarme la que tengo. ¡No iba yo a estar desdentada siete días!
La doctora que ya me conoce y es muy simpática, me dijo:
-Antes muerta que sencilla.
Resultado, el próximo miércoles me lo extraen, veremos lo que me han hecho y lo que me van a hacer.
El jueves lo contaré pero tengo un "canguis"

jueves, 12 de octubre de 2017

Empezó bien el día y terminó muy mal

Hoy es día de la hispanidad, estamos muy contentos, vamos a presenciar un desfile militar, también habrá una misa solemne, todo, para mi gusto muy hermoso.
No me he podido resistir antes de ir a misa de ver por la tv. el desfile: el Rey muy guapo, la Reina también, la Princesa de Asturias y la Infanta Sofía, las dos preciosas y las señoras ministras muy elegantes, hasta la Alcaldesa de Madrid estaba muy bien peinada, pues siempre va con "greñas".
El desfile en si ha sido muy vistoso creo que el realizador de la tv. lo ha hecho mejor que nunca pues se ha visto a todas las fuerzas armadas magníficos. Cuando ha pasado la Guardia Civil y visto esos jóvenes de la academia de Valdemoro, mi corazón se ha encogido y mi garganta se ha hecho un nudo acordándome de como me contaba mi suegro los inicios de dicho cuerpo. Pues toda su familia de varones pertenecían a la Guardia Civil, su padre y su abuelo acompañaron al Duque de Ahumada en su fundación.
Me contó un sin fin de anécdotas, muchos sinsabores que pasaron los primeros guardias civiles por esos campo andaluces. Pasaban hambre, sed, cansancio, no veían a sus familias en muchos días. Me contó algo que no olvido nunca:
Fue durante la Guerra Civil, allá por el año 1937. Entonces era Teniente, más tarde llegó a Capitán. Pues este teniente al mando de su batallón, escuadrón o como se llame, iba una noche como otras muchas, de inspección. Caminaban por una carretera comarcal (entonces eran todas muy malas), él iba unos cuatro metros por delante de sus hombres, cuando, tropezó con un cable que se le lio entre las piernas. Dio el alto, todos se pararon. Como era noche cerrada les mandó que se marcharan de vuelta al cuartel, pues era seguro que si él seguida caminando, lo que fuese que había tras dicho cable seguro que explotaría. Ninguno de aquellos valientes le dejó solo, aunque les amenazaba con meterlos a todos en el calabozo. Uno de ellos en alta voz le dijo:
-Mi teniente, de aquí no nos movemos...y no se movieron hasta que se hizo de día y pudieron rescatarle de tan mortífera trampa.
No podemos echar la culpa a nadie, cada bando hacía lo que podía y los muchachos tan jóvenes que estaban combatiendo algunos no sabían ni siquiera por qué lo hacían.
Esta es una anécdota bélica, pero también me contó algunas un poco graciosas, como el caso de un Carabinero que me presentó un día cuando paseábamos por Badajoz, yo recién casada con uno de sus hijos, el único que había roto la tradición, (pues tenía cuatro varones y tres eran guardias civiles) ¡¡Con lo que me gustaban a mi los "civiles"!!
Pues bien, me contó que este señor carabinero, antes de serlo era pastor de cabras. Estando un día en el monte con su rebaño apareció un "señorito" que dijo se había perdido, pues estaba de cacería y se había despistado. El pastor le dijo que descansara un poco y si no encontraba a sus amigos él le bajaría al pueblo. El "señorito" acepto.
El pastor se puso hacer la comida que consistía en, migas, acompañadas de un buen vino. Cuando las migas estuvieron en su punto le ofreció un plato al "señorito" que con buen apetito y gusto comió, también se echó buenos tragos de vino de la bota del pastor.
Pasadas una horas aparecieron varios hombres aparentemente asustados, que, cuando encontraron a quien no era otro que el Rey Alfonso XIII, les cambió el color de la cara.
Después de los agradecimientos al pastor, el rey le dijo que pidiera lo que quisiera y este pobre hombre le dijo:
-Majestad, yo quisiera ser peón caminero. Eso está hecho, dijo el rey.
Como ya he dicho le conocí de Carabinero. Y es que, o bien el Rey no se enteró bien, o quien cogió la orden tampoco, el caso es que nuestro maravilloso pastor de cabras de los montes de Granada, terminó siendo Carabinero.
 Estaba de servicio en la frontera entre Badajoz y Elvas, este pueblo de Portugal.
Con este pequeño homenaje rindo honor a todos los Guardias Civiles.
Saludo en el día de hoy, 12 de Octubre de 2017 a todos los Países de habla hispana y por supuesto a todos sus habitantes.

Como ya digo, el día no ha terminado bien, pues uno de los aviones que ha participado en el desfile, cuando iba a aterrizar ha tenido un accidente y se ha estrellado. El piloto no ha saltado para impedir que callera en un pueblecito cercano a la base.

Desde hoy tenemos otro héroe, un hombre joven que deja un bebé. D E P.

viernes, 6 de octubre de 2017

Fiesta de la policía Nacional

 
Ofrenda

El lunes pasado o sea, el día dos de este mes de octubre, ha sido el Patrón de la Policía Nacional. Como hace varios años, fui invitada por mi amigo Víctor, policía.
Este año mi querido amigo ya está jubilado, pero eso no ha mermado para que se hiciera cargo de organizar la fiesta como desde hace 38 años lo viene haciendo.
Es un acierto que lo haga, pues lo hace muy bien.
El escoge a los policías que en la misa de acción de gracias, unos leen las Lecturas el Salmo y una pareja de jóvenes policías, masculino y femenino, portan la corona
de laureles en honor de los caídos.
 Este año me ha “ascendido”, ya que después de leer un policía la primera Lectura, yo leí el Salmo, que por cierto ese día era precioso.
En años anteriores me mandaba pasar el cestillo, o sea, lo que llamamos el cepillo. Cosa que me daba mucha pena pues mi cestillo no se llenaba, al contrario, iba casi vacío, era comprensible pues
tras colocarse tantas medallas, es fácil que se les olvidara el monedero. Bueno, el caso es que este año he subido de categoría.
En la misa estuvieron los policías de Coslada y San Fernando de Henares que no tenían servicio, los acompañaron un gran número de Guardias Civiles, Militares de graduación y de la Marina.
Tengo que decir con orgullo que también estuvo el coro de mi parroquia, dirigido por Malete, que canta como los propios Ángeles
Fue una ceremonia muy bonita, siempre lo es, y siempre se nos pone un nudo en la garganta, cuando por el pasillo central y a los acordes del Himno Nacional, esa pareja de policías, hombre y mujer,
pasearon la corona de laureles hacia el altar mayor donde la depositaron.
Al final se cantó “La muerte no es el final”. Esto ya supero todas las emociones. Ver a tantos uniformados firmes y cantado, no se puede expresar la emoción.
 
 
   
                                         Policías de Coslada y San Fernando
 
Acabada la ceremonia nos fuimos a un Polideportivo cercano donde impusieron medallas a varios policías, que por supuesto se las merecían.
Víctor tiene muchas, pues se las he visto en su uniforme.
Pero aunque está jubilado, no se iba a librar de que sus compañeros le echaran de menos. Le obsequiaron con una placa en agradecimiento por los 38 años que lleva ocupándose de que en este día, todo salga bien.
 ¡Y salió!
 



                                           Víctor recibiendo la placa de agradecimiento

 
Todo transcurrió perfectamente. Los militares, los policías y los guardias civiles que tenían su pecho lleno de medallas, eran de lo más agradable, sencillos y atentos a todo el mundo.
Todos  se querían hacer fotos con Víctor.
 Llegaron policías de paisano, jóvenes y guapas, pues eran femeninas, a darle las gracias por lo bien que se había portado con ellas cuando estaban de prácticas.
También llegó un compañero de Víctor lleno de medallas y que se fundieron en un abrazo. Este policía me impresionó, no solo por sus medallas, sino porque tenía algo especial.
Una de esas medallas la tenía alrededor de su cuello, con un lazo de dos colores, azul y rojo, quería saber cómo la había ganado  pues el Rey D. Felipe también la lleva. No me pude resistir y se lo pregunté.
Me dijo que se la habían concedido cuando llevaba 30 en el cuerpo. Yo me dije. “Entonces no es la misma que la del Rey. Nuestro Rey no lleva tantos años en el cargo”. ¡Dios quiera que lo consiga!
Me contaron entre Víctor y él, que se disfrazaba de maleante y se infiltraba con ellos, así se enteraba de todo lo que quería.
 
Total, que lo pasamos muy bien. Yo, como hija de un sargento de la Policía Local, antes se llamaron: Urbanos y después Municipal y nuera  de un capitán de la Guardia Civil, desde estas líneas que me ha pedido Víctor que escriba, vaya mi respeto para todos.
 
 
                       ¡¡¡ VIVA LA POLICIA NACIONAL !!!
 
                       ¡¡¡ VIVA EL EJERCITO ESPAÑOL !!!
 
                       ¡¡¡ VIVA EL REY !!!
 
                       ¡¡¡ VIVA ESPAÑA !!!








 

lunes, 2 de octubre de 2017

Cosas de hombres

Aunque tengo muchas cosas buenas que contar de las mujeres hoy les voy hacer un pequeño homenaje a hombres que se lo merecen, bueno, merecerlo lo merecen todos pues aunque soy mujer y defiendo mucho a las señoras no dejo de saber que los hombres, además de ser buenos (algunos), casi todos lo son, y además muy, pero que muy listos. También tienen sus cositas simpáticas y algunos les da por inventar cosas, muchas de ellas nos han beneficiado mucho en el hogar.
Hace unos días sin ir mas lejos, leí algo sobre Wallace Hume Carothers. Yo me pregunté quien era pues la verdad es que no sabía siquiera que mérito tenía y, la verdad, es que lo tenía y mucho.
Este señor, como todo el que aspira a algo, fue muy estudioso especialmente en la química. Le ofrecieron un puesto de profesor en la Universidad de Harvard, pero lo rechazó quizá porque en su cabecita tenía otros planes.
Este científico y su equipo en apenas dos años lograron producir varias fibras y materiales sintéticos de gran utilidad para el futuro, como el neopreno, un caucho sintético muy utilizado hoy en día, no solo para los trajes de buceo, sino también en la fabricación de muchos objetos, como neumáticos, guantes, fundas de ordenador y cintas adhesivas.
Tras la fabricación del neopreno, Wallace centró todos sus esfuerzos en la creación de un material sintético que pudiera sustituir a la seda, una cotizada fibra natural que Estados Unidos importaba de Japón.
Allá por el año 1934 tras muchas investigaciones químicas, logró fabricar una seda sintética muy practica para el uso cotidiano. ¿Y que fue lo que descubrió? Pues nada más y nada menos que el NYLON, sintetizado por primera vez el 28 de febrero de 1935. (yo no había nacido, de verdad)
Lo que más me ha gustado a mi ha sido saber de donde viene la palabra Nylon o porque ese nombre, pues bien. La palabra se asocia a dos ciudades: Nueva York (de la que utilizó las dos primeras letras, "ny") y Londres, cuya primera silaba "lon" se uniría a las siglas "ny".
Al parecer, el material se embaló para un viaje de Nueva York hasta Londres en unas cajas donde se estampó NYLON y así quedó.
El Nylon revolucionó la industria pues como todos sabemos se hicieron medias, paracaídas y otros productos bélicos e incluso la bandera de EEUU que se posa en la Luna está hecha de Nylon y también el traje de los astronautas.
Todo me ha parecido extraordinario, pero he sentido  mucho cuando he llegado al final de la historia y he sabido, que tan ilustre, ingenioso y listo hombre...el día 29 de abril de 1937, recién cumplidos los 41 años y con su mujer embarazada de dos meses, hallaron muerto a Wallace en la habitación de un hotel de Filadelfia. Se había bebido un zumo de limón mezclado con cianuro, una sustancia letal.
Su hija, Jane, nació en noviembre de ese mismo año.

Para que no estemos tristes, vamos a sonreír un por con un chistecito:

Porqué Dios inventó la menopausia?

Con la nueva tecnología aplicada para la fertilidad, una señora de 65 años da a luz a un bebé. Cuando salió del hospital y fue a su casa, llegaron los familiares a visitarla.
-¿Podemos ver al bebé? Preguntó uno de ellos.
-Todavía no, dijo la flamante madre de 65 años, "pronto"
Pasó media hora y otro de los familiares preguntó.
-¿Ya podemos conocer al nuevo bebé?
-Todavía no, dijo la madre.
Pasó otro rato volvieron a preguntarle impacientes a la madre.
-Bueno, bueno, ¿Cuándo vamos a ver al bebé?
-Cuando llore, fue la respuesta.
-¿Cuando llore? reclamaron. ¿Por qué tenemos que esperar hasta que llore?
-Porque no me acuerdo donde lo puse.........

lunes, 25 de septiembre de 2017

Inventos

Hay un refrán que dice: "Cuando el Diablo no tiene que hacer con el rabo mata moscas", yo no es que no tenga cosas que hacer, es que leo todo lo que pillo. Ya sea un periódico, una publicidad, un prospecto alguna revista y, por supuesto muchos libros.
En algunas revistas suelen poner cosas raras, tales como curiosidades o, en este caso inventos. Algunos tienen hasta gracia, yo hoy he recopilado algunos a ver si logro que os gusten y os distraigan de cosas "malas" o malos pensamientos. A ver si tengo suerte:

El jabón Lagarto.
Es muy gracioso y tiene su origen en San Sebastián el 1914, cuando las familias Lizariturry y Rezola contactaron con el inventor alemán Peter Krebitz para crear la fabrica de jabón más importante de España. Tan avanzadas eran las técnicas que los operarios exclamaban, desconfiados: "¡Lagarto, lagarto!". Y Lagarto se quedó.

El botiquín.

No creáis que viene de ahora eso de llevar un botiquín en el coche, en el bolso o en la maleta cuando vamos de viaje, no, ya hace muchos años que nuestros antepasados lo usaban. Por ejemplo, los antiguos griegos y romanos, solían llamarle "la caja del serrucho" porque guardaban en su interior un enorme serrucho para huesos. Pero hubo que esperar hasta 1828 para que un médico alemán idease el primer botiquín moderno, con desinfectante, vendas, mascarilla...

La huella digital.

Otro invento muy interesante ya que en la antigua Persia ya empleaban las impresiones dactilares para autentificar registros en arcilla, aunque no fue hasta finales del siglo XIX cuando un croata afincado en Argentina Juan Vucetich estableció los cuatro rasgos identificativos del sistema dactiloscópico que seguimos usando hoy en día.

El plato combinado.

Ahora vamos con un poco de comida, pues esto de los platos combinados que tanto nos gustan tienen su origen en el día 13 de junio de 1800 por pura necesidad, cuando un campamento militar francés recibió la inesperada visita de Napoleón. La cocina portátil había sido destruida por un certero cañonazo austriaco y el chef empezó a desesperarse, así que reunió a sus tres ayudantes y les dijo:
"Salid y traedme lo que podáis". Al rato, uno regresó con huevos y pollo, otro con unos champiñones y, el último, con un puñado de gambas. El apurado cocinero improvisó entonces en primer plato combinado de la historia, el pollo a la Marengo, y tal fue el éxito que, antes de cada batalla, Napoleón se lo hacía preparar convencido de que le daba suerte.

La harina de cucaracha.

Este plato o lo que sea, doy mi palabra de honor de que no lo voy a probar jamás, a menos que me engañen. No hay bicho que más me repugne, que ver una cucaracha aunque sea en foto. Pero sigamos con nuestros inventos.
Esta harina la idearon unos estudiantes de ingeniería brasileños como alternativa a otros alimentos básicos para hacer pan. Aseguran que contiene un 40% más de proteína que la de trigo y que la materia prima es perfectamente higiénica, ya que las cucarachas de las que se hace provienen de criaderos y se alimentan únicamente de frutas y verduras.
Digo yo como los del jabón...¡Lagarto, lagarto!

La horchata.

Hoy termino con esta rica bebida.
Se cuenta que, durante la reconquista, había varios reinos cristianos en el norte de la península. En una de aquellas aldeas le ofrecieron al rey de Cataluña y Aragón una bebida que le encantó, por lo que preguntó:
-"Qué es aixó? (¿Qué es esto?, en catalán).
-Leche de chufa, le respondió la joven que acababa de servirle.
-Aixó no es llet, ¡Aisó es or-xata. (No es leche, es oro, chata, replicó el soberano. Y con este nombre se quedó.

Ya vemos que fue un catalán quien le dio nombre a la riquísima horchata. Hoy quiero desearles a todos ellos mucha suerte y a la vez, a todos los españoles que queremos que Cataluña siga siendo una más de nuestras comunidades. Sentiría mucho tener que llevar pasaporte para entrar en Barcelona, Tarragona, Lérida o Gerona. He puesto los nombres como los estudie en el colegio, si, ya se que soy mayor, por eso mismo siento mucho las rencillas entre hermanos. Espero que cuando pase el día D, pueda coger el AVE para pasearme por las Ramblas, el hermoso puerto, ver la estatua de Colón, etc...
Sea lo que sea, ocurra lo que ocurra, deseo lo mejor para todos.


lunes, 18 de septiembre de 2017

Fiesta parroquial muy humilde.

Ayer domingo estuve de fiesta.
El jueves había sido la Santa Cruz, nombre que lleva nuestra parroquia, como no se podía celebrar pues al ser jueves trabajan, los que tienen trabajo, nuestro buen párroco lo dejo para celebrarlo el domingo. La misa fue muy bonita, además se habían reincorporado dos seminaristas que estarán todo el curso con nosotros. Hasta aquí, todo bien...después, también.
Voy a retroceder al año pasado, cuando nos invitó nuestro buen cura a una esplendida paella.
El domingo anterior, lo mismo que hizo el año pasado, después de darnos la bendición, anunció que tomaríamos algo juntos en los salones de la parroquia. También el año pasado dijo que haríamos una gran paella y más cosas...esto fue suficiente para que se corrieran las voces y ese domingo aparecieron gentes que no conocíamos ni eran de la parroquia.
Se dio el caso de que asistieron a comer la rica paella, una panda de moros, moritos y las madres que parieron a los moritos.
Yo como buena cristiana amo a todos los hermanos ya sean moros, judíos o protestantes, aunque no piense como ellos.
Estos moros o musulmanes, creo que habían ido a solicitar ayuda de Cáritas y nuestro buen párroco los invito que fueran el domingo a comer paella, eso si, exigieron que no se le echara cerdo a tan rico plato.
Llegado el domingo y después de misa y una pequeña procesión que hicimos con nuestra Santa Cruz por los alrededores de la parroquia, bajamos al salón. Allí estaban varias señoras y caballeros cocinando para nosotros y...para los otros.
Las señoras moras iban todas cubiertas con sus chilabas y velos que las cubrían de arriba a abajo. Pero tenían la boca libre...
Uno de nuestros compañeros que es cocinero de profesión estaba con su uniforme blanco y su enorme gorro, los dos blancos como la nieve. La paella olía que alimentaba, me dirigí a nuestro amigo Pedro, el cocinero, y le pregunté que ingredientes contenía la maravillosa paella, me contestó: pollo, conejo, cerdo, gambas almejas calamares...le dije:
-Creo que los amigos musulmanes no comen cerdo. Me contestó:
-Pues hoy lo van a comer...(Esto no lo sabe nuestro cura, espero que no lo lea)
Comieron los aperitivos, jamón, chorizo, queso etc. y comieron paella, vi a uno comer tres platos y...ya no han vuelto por la iglesia (?)
Ayer, nuestro párroco no pudo hacer paella, ni jamón, ni otras muchas cosas pues estamos en números rojos, yo diría más bien morados. Pero las sencillas viandas que había los que estábamos las comimos como si fuese caviar. Tampoco hubo champagne, pero hubo naranjada muy fresquita que estaba muy rica.
Fuimos muy pocos, pero estábamos muy bien avenidos, nos reímos. charlamos y nos besamos al despedirnos.
No me importa que el próximo año sea igual de humilde, estoy segura que los que fuimos, volveremos si Dios quiere.

Y ahora un chiste blanco que contó alguien:

Un loro inteligente.

Ricardo recibió un loro por su cumpleaños, era un loro adulto con mala actitud y peor vocabulario. Cada palabra que decía estaba adornada por alguna palabrota y siempre estaba de mal genio.
Ricardo desde el primer día trato de corregir al loro, diciéndole palabras bondadosas y con mucha educación, le ponía música suave y lo trataba con mucho cariño.
Un día le hizo perder la paciencia al ponerse el loro más grosero que nunca, entonces Ricardo en un momento de desesperación lo metió en el congelador.
Por un par de minutos pudo escuchar los gritos del loro y el revuelo que causaba en el compartimento, hasta que de pronto todo fue silencio.
Ricardo arrepentido y temeroso de haber matado al loro, rápidamente abrió la puerta del congelador.
El loro salió con mucha calma dio un paso al hombro de Ricardo y dijo: -"Siento mucho haberte ofendido con mi lenguaje y actitud, te pido me disculpes y te prometo que en el futuro vigilaré mucho mi comportamiento" Ricardo estaba muy sorprendido del cambio del loro y estaba a punto de preguntarle que es lo que le había hecho cambiar de esa manera, cuando el loro continuo:
-¿Te puedo preguntar una cosa?
-Si, como no!! Contestó Ricardo.
-¿Que fue lo que hizo el pollo?

              - - -


lunes, 11 de septiembre de 2017

Florence Parpart

Yo no conocía a esta señora, pero hoy, no hay quien me impida de hacerle un homenaje. Pero un buen homenaje, ya que con su invento nos facilito muchas alegrías a las amas de casa y ahora, también a los amos...
Muchos, la mayoría jóvenes os habéis preguntado cómo era la vida antes de la llegada del frigorífico a nuestras casas. Seguro que sí, porque cuando falla la luz y la nevera se apaga, contamos con pavor las horas que pasan -especialmente si es verano- hasta que vuelve el suministro eléctrico, no sea que se estropee la fruta, la verdura, la carne o el pescado que atesoramos en su interior. Y no digamos si tememos algún cajón lleno de congelados. Verduras, croquetitas, empanadillas, algún rollito de primavera, e incluso pan.
Y es que la conservación de los alimentos ha sido una de las mayores preocupaciones de la humanidad a lo largo de la historia.
El camino ha sido largo y se ha pasado de la sal, yo aún recuerdo cuando mi madre echaba en salazón hasta los tomates. Tenía que ir todos los días a la compra y lo primero que hacía, era echar sal al pescado de la cena después de haberlo limpiado y dejarlo en el sitio más fresco de la casa mientras cocinaba lo que hubiera comprado para el almuerzo.
Los que seáis muy jóvenes, quizá no, pero yo todavía he llegado a "tiempo" de tener que hacer uso de la sal para conservar las viandas los fines de semana, pues además de tener que ir todos los días a la compra, incluso el sábado, teníamos que protegerlo, ¿con qué? Pues con sal.
También especiaban algunos alimentos para su conservación y así alargaban la vida de los  que nos teníamos que comer.
Pero tuvo que llegar una mujer para dar, a principios del siglo XX, con el invento más fresco y duradero: el refrigerador eléctrico.
Ella fue Florence Parpart, la persona a quien los amantes de la cocina y los "gourmets" más exquisitos deberían rendir tributo cada vez que abren ese electrodoméstico tan integrado en nuestras vidas.
Aquel innovador aparato sustituyó a las heladeras de madera, en las que nuestros antepasados colocaban barras de hielo para mantener los alimentos en buen estado.
Sin querer presumir de edad, os diré que también yo tuve una nevera de hielo, pues fui ama de casa antes de inventarse el frigorífico.
Íbamos todos los días a comprar un cuarto de barra de hielo, pues no cabía mas en aquella neverita, y así todos los días. Ni que decir tiene que los alimentos subían y bajaban de temperatura, pues según se iba consumiendo el hielo, la nevera estaba menos fría...cosas del pasado.
Poco sabemos de Florence, aparte de que nació a finales del siglo XIX, fue una gran emprendedora y que entre otros inventos, se cuenta una maquina para limpiar las calles de las ciudades que se implantó en todo Estados Unidos.
Fue una excelente embajadora y vendedora de sus productos, dígannos que fue una mujer completa, que debería estudiarse en las escuelas de negocios y emprendimiento, una palabra tan de moda ahora en nuestros días y de la que ella fue, no hay duda, precursora.

Una pequeña anécdota fría:

Una de esas veces que íbamos a comprar el consabido hielo, pues lo teníamos que hacer todos los días, me acompañó uno de mis hermanos. La verdad es que un "cuarto de barra de hielo" pesaba bastante y yo sola apenas podía con ella, a pesar de ser joven, fuerte y bella...
Pues bien.
Cogimos una bolsa que teníamos adecuada para ello. Cogimos a mi hijo de la mano y raudos como una centella nos presentamos en la heladería o lo que fuese, donde vendían el hielo por trozos.
Como pesaba, mi hermano cogió un asa y yo la otra.
No se si alguno de los dos tropezó, lo que si se, es una de las asas de la bolsa se rompió y el maldito "un cuarto de barra de hielo" le cayó a mi pobre hermano en un pie, no es que le magulló, es que le destrozó el dedo gordo del pie derecho.
Mi hermano dando gritos, solo tenía 14 años, el "cuarto de barra de hielo" rodando por una pequeña cuesta abajo, yo dando gritos por mi hermano y por el hielo, el niño llorando de ver el espectáculo...
Palabra de honor que no es un chiste, pero cuando lo recordamos en alguna reunión familiar, nos reímos y hacemos reír a los que nos escuchan.



lunes, 4 de septiembre de 2017

Testimonio

Los que entráis en mi blog, conocéis muy bien a mi querido amigo Víctor. Hace unos días me mandó un correo que me gustó mucho, como él no tiene blog y pensando que os gustaría saber de que va, ahí lo tenéis. Si os gusta, el mérito no es mío, es solamente de Víctor hoy le dejo a él todo el protagonismo.

A veces en el mundo del futbol suceden cosas increíbles. Una de éstas es la historia de Philip Mulryne. Nació en Belfas, a los 14 años ingresó en la disciplina del Manchester United donde se formó como futbolista. Allí disputó 3 temporadas antes de fichar por el Norwich City donde disfrutó de los mejores años de su carrera. Después jugaría en otros equipos aunque con menor repercusión.
Su viaje por el futbol duró 12 años en los que se embolsó 600,000 libras por temporada. Su ex novia, Nicola Chapman, era modelo. Mulryne participó en 26 partidos de la selección de Irlanda del Norte, incluso en 2005 fue expulsado por ir a tomarse unas cervezas durante una concentración.
Su camino hacia la Iglesia Católica comenzó cuando se retiró a los 31 años lastrado por las lesiones.
Empezó a realizar labores caritativas y en esos trabajos conoció al obispo Noel Treanor que le mostró la posibilidad de su vocación sacerdotal. Fue entonces cuando Mulryne viajó en 2011 a Roma para ingresar en el Colegio Pontificio Irlandés y formarse en la carrera eclesiástica. Un año después, entró en la Casa del Noviciado Dominicano en Cork. Ayer en Dublín fue ordenado sacerdote de la Orden Dominicana Irlandesa por el Arzobispo Joseph Augustine Di Noia.
Philip Mulryne ha pasado de jugar junto a David Beckham y Ryan Giggs a convertirse en el padre Mulryne. De ganar 600.000 libras al año a hacer voto de pobreza.
Me ha gustado este testimonio del jugador del Manchester United y lo quiero compartir contigo..
Algunos jugadores del futbol cuando terminan su carrera deportiva, se sienten vacíos y terminan en el alcohol, drogas...
Philip Mulryne ha sabido coger el mejor camino y va a entregar su vida a Dios en el servicio a los demás.
Un fuerte abrazo de vuestro amigo Víctor, que os quiere y no os olvida en sus pobres oraciones al Señor.
¡¡¡DE COLORES!!!

Espero que os agrade leer este testimonio de nuestro buen amigo Víctor. Yo y todos los que le conocemos sabemos de su bondad, creo que algún día llegará a ser Santo, pero como no va a ser un triste Santo, por eso os mando unos chistes que hace ya tiempo me los mandó a mi y yo a mi vez los voy a compartir con vosotros.

Se encuentra el paciente tendido en la cama. En la misma habitación su médico, abogado, esposa e hijos. Todos esperando el suspiro final, cuando de repente el paciente se sienta, mira a su alrededor y dice:
-Asesinos, ladrones, mal agradecidos y sinvergüenzas. Se vuelve a acostar y entonces el doctor confundido dice:
-Yo creo que está mejorando.
-¿Porque lo dice doctor? pregunta la esposa.
-Porque nos ha reconocido a todos.

Le dice un médico a otro:
-A este señor hay que operarlo enseguida.
-¿Que tiene?
-DINERO.

El médico le dice a su paciente, en tono muy enérgico.
-En los próximos meses nada de fumar, nada de beber, nada de salir con mujeres, nada de comer en restaurantes caros y nada de viajes o vacaciones.
-¿Hasta que me recupere doctor?
-No, ¡hasta que me pague lo que me debe!

Estaban operando a un paciente, cuando entra un doctor al quirófano y grita:
-Paren todo ¡Detengan el trasplante que ha habido un rechazo.
-¿Un rechazo?
-Del riñón, doctor? pregunta la enfermera.
-No...¡Del cheque!...no tiene fondos.

-Doctor, ¿Usted piensa que después de esta operación voy a poder caminar?
-Claro que si...porque va a tener que vender el coche para poder pagar la factura  de la clínica.

Este no tiene que ver nada con los doctores y lo "peseteros" que son, pero me ha hecho mucha gracia y aunque os haga leer un poco más, ahí va:

Una gallina pone un huevo de MEDIO KILOGRAMO. Prensa, televisión, radio, entrevistas...todos detrás de la gallina.
¿Cómo ha hallado esa hazaña señora gallina?
-Secreto de familia...
-Planes para el futuro?
-Poner un huevo de un kilo.
Los flases de las cámaras se ensañan también con el gallo...
-Como han logrado semejante hazaña señor gallo?
-Secreto de familia...
-Planes futuros?
-Moler a palos al avestruz...!!

lunes, 28 de agosto de 2017

¡¡ Hasta aquí hemos llegado !!

Nunca me he pronunciado a favor de unos o de otros. Antaño, que quede bien claro, los dos bandos hicieron cosas malas y buenas. Los mayores sabemos mucho de eso, no por ser más listos que los menos mayores, no, sino, porque en mi caso, he leído mucho, me han contado mucho y he visto mucho.
Todo esto viene porque he visto una pancarta estos días en Barcelona que me ha revuelto la bilis. En dicha manifestación parece que algunos iban a favor de los que habían hecho la masacre que hicieron, los que la hicieron. Dicha pancarta decía...Mas Paracuellos y menos alzacuellos.
Pedazo de ignorantes. ¿Sabéis, los que la habéis escrito lo que ocurrió en Paracuellos?  No, seguro que no.
En Paracuellos murieron muchos inocentes, casi todos los que murieron lo eran.  Que tenían sus preferencias, ¿No las tenían los que los asesinaron? ¿Qué eran distintas? Bueno, y que? cada uno es libre de pensar como quiera, no por eso tenemos que repudiarlo.
Los seminaristas que murieron allí, eran chavales de 18 años, estudiantes...críos, todavía no se habían puesto el alzacuellos y por eso fueron masacrados, por querer ser algún día, sacerdotes.
Voy a contar una anécdota.
Los últimos años de mi vida laboral, trabaje en los servicios Sociales del Ayuntamiento de Coslada. Por ello, tuve la gran suerte de conocer gentes maravillosas, "de ambos bandos". Un señor, que por entonces estaba sobre los setenta y tantos años y había nacido y vivido en Paracuellos, este buen hombre me contó, aun con lagrimas en los ojos, que en el año 37, el era muy joven pero aún así tenía ya cinco niños.
Vivía en Paracuellos del Jarama y como muchos de sus vecinos, curiosos, se asomaban muchos días a ver los camiones de prisioneros (civiles) que llegaban para ser fusilados. Lo veían desde arriba pues este pueblo está en la cima de una montaña.
Allí fue fusilado el magnifico escritor Muñoz Seca, solamente porque era eso, escritor.
Uno de esos días que habían terminado sus faenas en el campo y estaban tomándose unos vasitos de vino en la taberna del pueblo, aparecieron varios hombre y mujeres, entre ellos estaba doña Dolores Ibárruri, (La Pasionaria, que en paz descanse), esta preguntó por una persona, según este anciano, nadie lo conocía. Les preguntó a varios su nombre y luego muy autoritaria les dijo;
-Vosotros, donde vivís?
Cuando se lo dijeron los mandó ir a su casa, no sin antes decirles.
-A vuestra casa, que ahora voy yo.
Este señor, como tantos otros, se marchó a casa. Creo que no le cabía la camisa en el cuerpo del miedo que llevaba.
Al entrar en su casa y contárselo a su esposa, los dos se abrazaron llorando, él cogió a sus hijos entre sus brazos y llorando les decía:
-Hijos míos, ya no os voy a volver a ver más...
Pero si que los volvió a ver.
Como dice el refrán, que "Estudia más un necesitado que un abogado", pues ellos encontraron la solución.
No se les ocurrió nada mejor que esconder al esposo y padre, en el granero, enterrado entre el trigo.
No me preguntéis como lo hizo, pues con tantas emociones, si me lo contó, no me enteré. El caso es que allí se pasó los tres días que estas personas estuvieron en el pueblo, o sea, el tiempo que tardaron en encontrar al infeliz que iban buscando.
Conocí también a su esposa, me invitaron a su finca en Belvis de Jarama, una pedanía de Paracuellos. Cuando le comenté la suerte que habían tenido. Ella muy graciosa me dijo:
La suerte la tuvieron mis gemelos, pues después de salir de entre el trigo, estaba tan eufórico que me los hizo. Menos mal que como ya tenía seis varones y vino una niña, ya no me importó.
Las dos nos reímos y mucho más, cuando llegaron sus nietos. Dos de la chica y uno del chico...y varios de los otros hijos.
Yo resumiría esto pidiendo que no nos obcequemos, no queramos volver a dividirnos, no  azizañar a los jóvenes, que estos estudien y trabajen en lo que sea, no es necesario ser ricos para ser felices...
Espero no ser muy criticada...yo también tengo mi corazoncito.


lunes, 21 de agosto de 2017

España está de luto

"Ayer, lloramos por Madrid, hoy lloramos por Barcelona, todo sin olvidarnos de Francia, Reino Unido, Alemania y todos los países donde estos energúmenos han puesto sus manos, mejor dicho, sus bombas".
Hemos pasado unos días sin poder levantar los ojos de los periódicos, la tv. la radio y todos los medios de comunicación habidos y por haber.
Hemos llorado viendo esas imágenes tan horribles de gentes tiradas por los suelos malheridos o muertos por la barbarie.
Hemos llorado viendo como Barcelona entera buscaba a un niño australiano que nadie sabía donde estaba. Barcelona y toda España estaba pendiente de ese niño. Pasados dos días nos dan la noticia de que está en un hospital cerca de su madre herida, su padre ya viene de camino desde Australia para hacerse cargo de sus seres queridos que habían ido a Barcelona a una boda.
Al tercer día nos dan la noticia de que el niño ha sido uno de los fallecidos en las mismas Ramblas...¡¡¡Que desolación Dios mío!!!
Que pensaría ese padre que con tanta esperanza iba en busca de su esposa e hijo?
A mi no me convence nadie de como son estas gentes que solo se ocupan de hacer mal. Ya me lo decía mi padre, son traicioneros, si, si muy traicioneros.
Él estuvo en Melilla muchos años antes de nacer yo, me contaba que muchas veces les hacían emboscadas a los soldados españoles. Esta se componía de saltar sobre ellos pillándoles desprevenidos. Según me contaba, salían de la tierra, como los árboles, antes se habían enterrado para coger al ejercito indefenso...Mi padre lo pudo contar, otros se quedaron en el camino.
No recuerdo hasta que año tuvo el General Franco la escolta mora, si sé que desde que terminó la guerra siempre iba escoltado por un batallón de moros que daba gusto verlo por lo bien que lucían sus vistosos uniformes, los turbantes blancos y la capa, que como iban montados a caballo, siempre iba ondeando al viento, era un bonito espectáculo, claro que esto terminó, cuando un día cogieron a uno de esos moros con un cuchillo camino de las habitaciones del General.
Aquí se acabo todo, los mandaron a su pueblo con sus turbantes, sus capas blancas y seguro que no les dieron los magníficos caballos, les mandarían en algún tren de tercera que es lo que tenían que hacer ahora nuestras autoridades actuales y...¡¡Sálvese quien pueda!!
Como estamos en un sin vivir, ahora en cuanto uno estornuda la policía se pone en guardia.
Esta mañana sobre las doce ya de mediodía he ido a recoger unas gafas a una óptica no muy lejos de casa. Al llegar a una rotonda, me he dirigido a un paso de peatones, antes de llegar, un policía de paisano me ha saludado y me ha dicho que diera la vuelta a la plaza pues habían cortado el tramo por donde yo iba a pasar. Muy amablemente me ha dado las gracias y me ha dirigido hacia otro paso peatonal. En ese momento me he dado cuenta de que había muchos policías de uniforme y con chalecos antibalas, o anti lo que fuera, ya que eran muy gordos.
Mientras me iba me he fijado que sí, que estaba un trozo de calle acordonado con esas franjas policiales de color azul y amarillo.
Al llegar a la otra acera ya veo que hay mucho público mirando y comentado. Claro, yo no me iba a quedar sin saber lo que ocurría, ni corta ni perezosa le he preguntado a un señor que era lo que ocurría. Me ha contestado que había una maleta en la vía pública abandonada y que estaban esperando a los artificieros por si eran explosivos. Yo he dejado pensar mi imaginación y he pensado.
"Y si hay un cadáver en la maleta?"
No lo he pensado dos veces, como ya no puedo correr me he ido todo lo deprisa que podía. He llegado a la óptica, he recogido mis gafas, me he dado una vuelta de medio kilometro para volverme por el intercambiador de Renfe. He llegado a casa y...no he oído ninguna explosión y al final no me he enterado de nada. Claro que eso es buena señal. Si sé algo ya lo contaré.
¡¡¡Que pena de Patria mía, que cambiazo a dado!!!


lunes, 14 de agosto de 2017

Homenaje a la Infanta Isabel, "La chata"


Doña Isabel De Borbón

Mañana día 15 de agosto, es fiesta en casi todos, por no decir todos, los pueblos de España. Madrid no iba a ser menos, celebra la fiesta más castiza de todas, La Virgen de la Paloma.
Como tuvimos una Infanta en España que fue muy castiza, vaya mí homenaje a ella con este romance. Siento si es un poco largo, pero merece la pena leerlo. Lo voy a ajustar todo lo que pueda.

-¡Deprisa que no llegamos!
Que run run por los salones del Palacio de Quintana.
mayo y tarde de domingo, en el piano una sonata
se le deshacen los dedos, gordezuelos de la Infanta
-Maestro Saco del Valle, tanto Beethoven me cansa
os lo digo sin rodeos, Chopin si me llega al alma.
Mientras me visto, tocad este nocturno. ¡Caramba
son las cuatro menos cuarto, no llegamos a la plaza!
Las damas transmiten órdenes, el coche a las cuatro,
pasan las doncellas con el traje de Su Alteza ¡lila y grana!
con encajes de Bruselas apretando cuello y mangas
y rematando la orilla manola de la gran falda.
Mientras la visten no cesa de hablar la Señora Infanta
-Dame el abanico verde de Mercedes mi cuñada
el que ella llevo a los toros cuando era Reina de España.
-No, no quiero ese collar, ni esos pendientes, no, no, nada
unos claveles prendidos en el pelo y ¡a la plaza!
-Vamos, deprisa, ligeros, que las cuadrillas no aguardan.
¡Ah, recuerda que Romanones, viene a merendar mañana.
Armas, Armas a Su Alteza, grita el Teniente de Guardia
flecha de seda y charol, sale el Landó de la Infanta
y a ritmo de paso doble, van las yeguas alazanas
llevando a Doña Isabel de Borbón, casi en volandas.
Princesa, Bailén, Mayor, Alcalá, "Dame el programa"
-Ajá, hoy torea mi torero, ¿Cuál es tu torero Juana?
-El mío es el Gallo, Alteza ¡Huy el Gallo, quien lo pensara!
Torero gracioso, pero, no te arriendo la ganancia
Yo de Vicente Pastor. Huy que raro, Antonio Maura.
-Adiós, adiós, ¡cuanta gente! La reina se queda en casa,
pretextando una jaqueca, los toros la asustan ¡Vaya!
Ya estamos ¿Y mi abanico? Junto al coche de la Infanta
la gente se arremolina, buenas tardes, muchas gracias!!!
¿Qué tal Arbox? ¿A los toros? No faltaré esta semana
quiero asistir al estreno que anuncian de ese tal... Falla !
¿Qué tal Benlliure? Hola, Tamames, con Dios Duque de Veragua
Ya se que los toros que hoy se lidian son de tu casa.
Abren paso como pueden los de la Guardia Montada
"Quitasoooles, abanicos, almohadillas, naranjaaadas!!!!
-Que hay Empresario ?contento? Vengo yo sola ¡Más ancha!
-Si, si, que me brinden toros. No, no, al contrario. ¡Me agrada!
Ya traía en previsión, tres pitilleras de plata.
La Infanta llega a su palco y al entrar, toda la plaza
puesta en pie se arremolina batiendo alegres las palmas,
mientras la Marcha de Infantes resuena en las altas gradas
y el sol pone al rojo vivo las barreras encarnadas.
En la andanada de sol, con popular algazara
los morenos se alborotan y gritan ¡¡Viva la Chata!!
Y en los tendidos de sombra, las cabezas inclinadas
se rinden por un segundo ante su augusta mirada.
Cuando se sienta Isabel, resuena el clarín de plata
y entre un clamor las cuadrillas cruzan la arena dorada,
Pastor, Machaco y el Gallo, un trío de rompe y rasga.
La Almudena, la Mezquita y un poquito de Giralda.
La corrida se desliza, bien y mal, ¡una de tantas!
Doña Isabel de Borbón, tras de la regia baranda
bulle, ríe, palmotea y hasta jalea en voz baja y,
rompiendo el protocolo, más de un ¡olé! se le escapa
con el acento chispero que suspira su garganta,
cuando Rafael el Gallo, tras su clásica espantada
se adorna por bulerías con la larga farolada.
La Infanta luego al salir, la tarde ya de oro y malva
desde Alcalá por Cibeles remonta la Castellana.
Dan una vuelta y por Génova suben después hacia casa.
en Glorieta de Bilbao, al pasar piden horchata
en un puesto en que se le antoja beber ¡No pueden pagarlo!
No llevan ni un perro chico. ¡Apuros de la azafata!
La Infanta y el horchatero, ríen de muy buena gana.
-"Ya te pagaré otro día" -¿Pagarme? ¡Está convidada!
Yo estoy pagao tan solo con verla a Usted en mi casa
y con poner un letrero "Proveedor de la Infanta"
Palmoteos, sombrerazos, el coche sigue su marcha.
¡Fijaos, la Infanta Isabel, mirad, mirad, si es la Chata!
Cuando llegan a Palacio, la tarde ya declinada
un organillo en la esquina con ritmo alegre desgrana
notas del Cabo primero, mientras presentan sus armas
al paso de la Señora, los soldados de su guardia.
-¡Vamos que hay cena en Palacio y en el Real la Traviata!
Como siempre llegaremos al acto segundo. ¡Ah! llama
pregúntale por teléfono a la Empresa de la plaza
para el domingo que viene que corrida nos prepara
yo quizá no pueda ir, con esto de ser Infanta.
¡Demonios de protocolo! No me negarás mi dama
que ese Vicente Pastor es el que manda en España.
Sshht. Se entiende después del Rey. ¿Cómo dices?
Si, si, claro. La noche es noche de alhajas.
Quiero el collar de chatones, y ese broche de esmeraldas,
quiero epatar a esa tonta Embajadora de Francia.
En fin, vamos a Palacio. Ay...con lo bien que se está en casa.
O como mi hermano hacía cenando por esas tascas, de tapadillo.
Ay, era un hombre que, aun siendo Rey, se saltaba las cosas a la torera.
-"Ay Madre y Señora, quien volver a nacer lograra
para ser solo mujer, en vez de nacer Infanta".
Unos segundos después , con sus sobrinos estaba.
Las dos Reinas impacientes se acercan para besarla.
Chicoleo con los nobles, sonrisa a la Diplomacia
taconazos de saludo, golpe de las alabardas.
¡Paso a Su Alteza Real, La Infanta Isabel de España!
Fuera en la Plaza de Oriente, un Chavea, un raterillo
con la colilla apagada por la calle Arrieta arriba, gritaba.
¡¡¡HE VISTO A LA CHATA!!!

Autor Rafael Duyos, 1953


lunes, 7 de agosto de 2017

Un sacerdote y un padre.

Cuando veo una película basada en hechos reales, inmediatamente busco más información de los protagonistas. En este caso, después de ver la película "Escarlata y negro" basada en lo ocurrido en Roma en la segunda guerra mundial muy cerca del Vaticano donde el protagonista fue Monseñor O´Flaherty. Este buen cura salvó de los nazis a 4.000 personas, entre soldados británicos, italianos y algunos civiles.
Seguro que muchos de vosotros habéis visto la película o sabéis de este buen hombre al que llamaban, "El Pimpinela Escarlata del Vaticano". esto era porque para burlar a los soldados nazis se disfrazaba de todo lo que se le ocurría en el momento para salvar a alguien o simplemente para salvarse el, que también estuvo en peligro.
Monseñor O´Flaherty acostumbraba caminar por las tardes en los escalones de la Basílica de San Pedro mientras rezaba y era del dominio público que lo hacía por si alguien solicitaba auxilio.
Una de esas tardes un hombre se le acercó explicando que era judío y que su familia estaba próxima a ser deportada a un campo de concentración. Que no pedía nada para él y para su esposa, pero tenía un niño de 7 años y que le pedía que lo salvara. Le puso al sacerdote en las manos una larga cadena de oro diciéndole que calculaba que si vendían un eslabón por mes podrían alimentar a su hijo. Monseñor O`Flaherty tenía un plan mejor: escondió al niño, pero también al matrimonio, disculpándose por no poder mantener a la familia unida durante ese periodo por motivos de seguridad. Al finalizar la guerra reunió al niño con sus padres y les devolvió la cadena de oro integra: para que pudieran rehacer su vida después de la guerra.

Monseñor O´Flaherty fue un buen padre no biológico y ahora os cuento otro hecho real de un "padre" biológico.

Ya he dicho varias veces que pertenezco al grupo de Liturgia de mi parroquia. Somos varias señoras y señoritas y algún caballero y hemos decidido que cada domingo dirija uno quien va a leer las lecturas, el salmo, encender y apagar velas etc. o sea, lo que podamos para ayudar al sacerdote.
El próximo domingo me toca a mi y procuro dejar todo bien sentado. La verdad es que me da un poco de apuro pedir a nadie que me ayude pero yo solo puedo leer una lectura y por eso tengo que pedir a alguien que haga al otra, del salmo siempre se ocupa alguien del coro. Bien, ahora os explico el por qué os cuento todo esto.

Me dirigí a una señora que veo todos los domingos, charlamos a la salida, nos damos un besito y así, hasta el otro domingo. Le pregunté si quería leer la lectura del próximo domingo pues hay personas que quieren y no se atreven. Me di cuenta de que no oía bien, pero antes, ella me lo confirmó, me contó la historia de como se quedó casi sorda: Parece sacado de una película de miedo.

Según me contó, cuando ella tenía 8 añitos sus padres siempre estaba discutiendo, no era por falta de dinero pues tenían varias personas en el servicio; niñera, doncella, cocinera...en fin que no les faltaba de nada, eso si, creo que lo que les faltaba era amor.
Me contó esta estupenda señora que uno de esos días que estaban discutiendo sus padres en el dormitorio ella se acercó a la puerta a escuchar. En un momento dado, salió su padre y al verla...le dio con las dos manos a la vez en la cara. La niña cayó al suelo no solo por la inercia del golpe sino por el dolor que le debió de producir la rotura del Tímpano.
No la llevaron al médico aunque estuvo varios días con fiebre, la niñera y demás servicio la cuidaban, la madre decía que eso no tenía importancia.
La niña quedó totalmente con el oído derecho destrozado y el izquierdo apenas oye. Ahora, aunque lleva un Audífono y se puede valer la cosa no es para echar cohetes por lo tanto le pedí disculpas y me fui a buscar a otra, pero antes me contó algo terrible que ocurrió cuando tenía apenas 17 años:
En la casa de verano que tenían en tierras de Guadalajara, a su padre le gustaba de vez en cuando manipular y meterse con los criados haciéndoles la vida imposible. Les decía que no servían para nada, que eran unos vagos y muchas cosas más
Un día los mandó que se fueran lejos de su vista que no los quería ver y les iba a rebajar el sueldo por gandules. No se le ocurrió otra cosa que meterse en el pozo a recoger una sandía que habían metido a refrescar, debió de perder el equilibrio. Nadie le vio ni le oyó pues la única que estaba debajo de un árbol leyendo un libro era la sorda, como él la llamaba despectivamente y ella asegura que no escuchó nada.
Cuando le descubrieron nada pudo hacerse por el, estaba bien ahogado...Este era un padre, padre, o sea biológico.

Espero que no se enfade porque lo he contado, de todas maneras no digo su nombre y yo pienso guardar el secreto.

lunes, 31 de julio de 2017

Amor

En todos los momentos de nuestra existencia hay amor. Siempre nos estamos quejando pero cuando vemos uno verdadero parece que nos asombramos como si fuera una cosa extraña, y no lo es. Hoy hablemos de amor, que hay mucho.
Hay amor entre los animales, esta es la prueba...y entre humanos...faltaría más.

Un hombre estaba haciendo trabajos de reforma en su casa y, al disponerse a cambiar una pared de madera, se dio cuenta de que, en un hueco, había una lagartija completamente inmóvil. Se detuvo a contemplarla mejor y descubrió el motivo de su inquietante inmovilidad: tenía la pata atravesada por un clavo y, por la pinta que tenía la extremidad, eso sucedía desde hacía mucho tiempo.
El caso de la lagartija atrapada se convirtió en un misterio, porque, ¿Cómo había logrado sobrevivir el pequeño reptil sin la posibilidad de moverse ni unos centímetros para atrapar pequeños animalitos?
Así el hombre decidió investigar a fondo para hallar respuesta al enigma.
Se pasó toda una mañana observando el hueco donde se escondía el animalito y, de pronto, vio cómo otra lagartija se acercaba hasta ella con un trozo de comida en la boca para alimentar al reptil prisionero. El hombre quedó aturdido y emocionado al mismo tiempo con lo que había descubierto.
Si había una prueba de amor sobre la superficie de la tierra, era ésta. Si una criatura tan pequeñita puede llegar a amar con tal intensidad a otro ser, qué no podíamos conseguir los humanos si lo hiciéramos con la misma generosidad y pasión.

Esto ha ocurrido con animales. Ahora vamos a ver como reaccionan los humanos.

Una pareja de jóvenes estaban enamorados desde hacía tiempo y pronto iban a unirse en matrimonio. Pero, apenas unos meses antes de la boda, la novia sufrió un  aparatoso accidente que le dejó el rostro desfigurado.
"-Creo que no va a ser posible que nos casemos. Un accidente me ha dejado el rostro destrozado. Búscate una mujer hermosa como tu te mereces.. Ya no soy digna de ti", escribió la joven en una carta dirigida a su novio. Él no tardó en contestar y lo hizo con una asombrosa noticia:
"-Quién soy indigno de ti soy yo. He enfermado de la vista y el médico me ha dicho que quedaré totalmente ciego .Piénsatelo, yo sigo deseando casarme contigo".
Y así fue. Celebraron la ceremonia y nadie había visto a una pareja más enamorada que ellos. Vivieron 20 años de plenitud y felicidad, en los que la muchacha fue lazarillo que le guio entre las tinieblas. Pero un día, ella enfermó con muy mal pronostico y, mientras agonizaba, solo se lamentaba de la desdicha de tener que dejar a su marido desasistido. Cuando ella abandonó este mundo, su esposo abrió los ojos ante el asombro de los presentes.
"-Jamás estuve ciego. Fingí para que mi amor no se entristeciera pensando que veía su rostro desfigurado", confesó entre lágrimas.

Que maravillosas formas de amar.

Hoy día 31 de julio es San Ignacio de Loyola, patrón de los Jesuitas.
No he dejado de acordarme, que un día tal como hoy, allá por los años 50, y en compañía de mis compañeras, cuidadas por dos monjas, nos encontrábamos en Comillas (Santander). Habíamos ido de visita, sería muy largo contar todo lo que ocurrió aquel día. Eran años malos, no teníamos caprichos, pero como era el patrón había habido comilona extra, cuando llegamos nosotras ya solo quedaban los postres y, vive Dios que nos pusimos "moradas" de helado, natillas fresquitas y un sin fin de dulces ya que un sacerdote nos metió de "extranjis" en la cocina.
No me he olvidado de ninguna de mis compañeras, ni de las monjas tampoco, fueron muy buenas con nosotras.
Felicidades a todos los Ignacio.