lunes, 23 de noviembre de 2020

Primera mujer médica...española


Primera española Médica


No me he podido resistir a seguir contando cosas de mujeres. Seguro que todos conocéis a unos cómicos fabulosos que se llamaban, Tip y Col. ellos cuando se despedían siempre decían..."La próxima semana hablaremos del Gobierno". Pues bien, yo para no cansar prometo que la próxima semana hablare de los hombres. Así todos contentos.

     Pues como decía, me he encontrado con esta fabulosa mujer que abrió muchas puertas a muchísimas mujeres, si no a las pruebas me remito:

     Dolors Aleu fue la primera mujer médica de España. Hoy, siete de cada diez estudiantes de medicina son mujeres, pero cuando, en 1874, Dolors Aleu decidió cursar la carrera en Barcelona, se vio obligada a ir a clase con escolta, le lanzaron piedras..., aunque tambien contó con el aplauso de muchos compañeros.

     Superó los cuatro cursos con cinco premios de excepción y, a pesar de ello, en Madrid, le prohibieron examinarse para obtener el titulo de médico cirujano y escribieron a la Universidad de Barcelona preguntando como era posible que una mujer se hubiese matriculado. Al cabo de dos años, en 1882, Dolors pudo examinarse y se convirtió en la primera médica del Estado.

     Dolors fue también la primera mujer en doctorarse, con un trabajo que denunciaba la situación opresiva que vivía el genero femenino y que comenzaba así:

"La vida de la mujer, desde los tiempos más remotos, viene siendo un continuo martirio". En su tesis doctoral, Dolors habla de todas las mujeres: de las obreras que trabajan hasta caer agotadas en talleres insanos, acosadas por los hombres; las campesinas, que labran la tierra y también deben ocuparse de los hijos y el hogar; de las mujeres ricas "que se crían endebles", prisioneras de la moda de los corsés que deforman sus cuerpos y ponen en peligro sus vidas, "como si lo delgado fuera el equivalente de lo hermoso". Y concluye diciendo que la mujer no "consentiría ser degradada si fuera más instruida".

     ATENDÍA TANTO A LAS DAMAS COMO A LAS PROSTITUTAS

     Cuando abrió su consulta en la Rambla de las Flores, ya se había casado -tuvo dos hijos-, pero no por ello dejo de trabajar, ejerciendo la medicina durante 25 años. Allí trataba a señoras de la burguesía que, por vergüenza, no habían ido al médico a pesar de padecer serias afecciones ginecológicas, y también se ocupaba de las prostitutas, las madres solteras, las mujeres pobres del Barrio Chino...

     En 1911, falleció su hijo Camil a causa de la tuberculosis que contrajo haciendo prácticas en el Hospital Clínic, pues había seguido sus pasos y estaba estudiando Medicina. Ella no pudo evitarlo y aquello la sumió en una honda depresión. Dejó su consulta y se encerró en su casa hasta que, en 1913, murió, según su familia, de pena.



     Según creo, en Barcelona, le han puesto a un jardín que lleva su nombre, como acredita la placa.


Una frase y un chiste para quitarnos el mal sabor de boca que tenemos todos...


LAS CONDUCTAS, COMO LAS ENFERMEDADES, SE CONTAGIAN DE UNOS A OTROS.

              Francis Bacon.

-Doctora, doctora cree que mi marido perderá el ojo?  ¡Ah!, no se. Yo se lo he metido en el bolsillo...



     


 



lunes, 16 de noviembre de 2020

¡¡¡¡Inconscientes!!!!

                                                          

     Antes estaba confinada sin salir de casa, ahora lo estoy pero...sin salir de mi cuarto. Es un decir, pues la verdad lo cuento aunque me digan que todo me ocurre a mi:

     Desde hace tres meses mi hijo, como otros muchos, está trabajando desde casa. Hace unos días, decidió la empresa que fuesen la mitad de la plantilla una semana y la otra mitad otra. Pues bien. Llegaron el lunes y les hicieron la prueba para asegurarse de que todos estaban bien...la pasaron.

     El lunes pasado, llamaron a un compañero de mi hijo para decirle que un familiar estaba contaminado y él había estado junto a él. Enseguida saltaron las alarmas y les hicieron las pruebas a todos y uno de ellos que había tenido contacto con el compañero lo había "cogido". decidieron que les iban hacer a todos las pruebas en la clínica Quirón, A todo esto, mi hijo que es muy previsor (quizá por mi), se presentó en casa con la mascarilla y no se la quita nada más que para comer. Pero como los dos somos un poco aprensivos, él más que yo, ha decidido no arrimarse a mi para nada y repartir la casa en dos. Como gracias a Dios tenemos una casa medianamente regular, él come en su cuarto...yo, por no poner la mesa lo hago en la cocina. Sigue trabajando desde su cuarto, con la mascarilla puesta y sin poder darme un beso, que según él es lo que mas le duele.

     Yo salgo de mi cuarto y me "encierra" en el salón. Al principio de esta maldita pandemia me hizo una raya en el recibidor y no podía traspasarla. Ahora, la mitad de la casa es para cada uno.

     Las pruebas dieron negativo a todos menos a otro, que por lo visto se habían abrazado después de varios meses sin verse (natural), lo que no es natural, es que este señor, su esposa y varios amigos se fueran a la Sierra a tomar el Sol y comerse una paella que previamente hicieron y seguro que todos metían el tenedor en la cacerola...no ponen precauciones.

     El caso es que así estamos hasta el viernes que vuelven a la famosa clínica Quirón para que les hagan otra vez las pruebas. 

     Según me han contado, además de que les cuesta "un pastón" a la empresa, también ha tenido que venir a Madrid el "Jefazo" de la Central sita en otra ciudad.

     Esperemos que todo salga bien y no haya mas contagios. Si digo la verdad, mi casa parece de chiste, antes de salir de nuestros respectivos cuartos tenemos que decir..."allá voy" como hacían los antiguos cuanto tiraban el agua o lo que fuese por las ventanas. Esto se lo tenemos que agradecer a los muchos inconscientes que tenemos a nuestro alrededor, que no son pocos. Y si no ponemos remedio, esto va a durar una eternidad. Seamos conscientes, protejámonos y protejamos a los demás.

     Para quitar un poco el miedo y la pena de estar en esta situacion, mi hijo me ha contado un chiste que me ha paracito gracioso y que cuento a continuación:


Está la policía investigando la muerte de un señor y le dice uno de ellos a la esposa: -A ver señora, dice usted que su esposo ha sido envenenado pero hemos encontrado varios hematomas y golpes por todo el cuerpo. -Claro, es que no se lo quería tomar...


lunes, 9 de noviembre de 2020

Radiaciones y cáncer...

 


Los maravillosos doctores "payaso"


     No entiendo de nada, pero mucho menos de medicina. Muchas veces he pensado porque había tantos enfermos de cáncer y mucho más, por qué los niños. Después de leer lo que investigó  esta mujer, me queda un poco claro: Alice Stewart Investigadora de los efectos de la radiación.
     Alice Stewart, fue una epidemióloga británica, especializada en medicina social y en los efectos de la radiación sobre la salud. Sus estudios en este campo han sido tan importantes que, en 1986, cuando tenía 80 años (un poco tarde), recibió el Right Livelihood Award, más conocido como el Nobel alternativo, que se entrega en Suecia a quienes han contribuido con su trabajo y su esfuerzo a mejorar la sociedad. Y Alice, sin duda, lo hizo. Veamos por qué.
     En plena época de los 50, cuando el entusiasmo por la tecnología nuclear estaba en su apogeo, sus descubrimientos demostraron que la exposición de mujeres embarazadas a los rayos X duplicaba el riesgo de cáncer infantil. Durante las dos décadas siguientes y a pesar de los problemas que tuvo para lograr financiación por el hecho de ser mujer, amplió sus investigaciones y, finalmente, en los años 70, los organismos sanitarios más importantes del mundo recomendaron no utilizar exploraciones de este tipo durante el embarazo y la primera infancia, una medida que ayudó a salvar miles de vidas.
     Stewart se retiró en 1974, pero nunca dejó sus investigaciones, y, de hecho, a partir de entonces, llevó a cabo su estudio más famoso entre los empleados del centro nuclear del complejo militar de Hanford, en el estado de Washington. Y allí se topo con unos resultados que le sorprendieron, porque la incidencia de enfermedades inducidas por la radiación era mucho más elevada de lo que figuraba en los informes oficiales a los que tuvo acceso. Así que la mayor y más antigua fabrica de armamento nuclear del mundo no era tan segura como las autoridades militares de EEUU decían.
     En realidad, Alice descubrió que el riesgo de cáncer de sus trabajadores era 20 veces superior de lo que se creía y, aunque el Gobierno desmintió a la científica, al final la verdad salió a la luz.
     Como decía esta británica de armas tomar, "la verdad es hija del tiempo y ser longeva ayuda".


Alice, que murió con 96 años

¡¡¡Pero no le concedieron el Premio Nobel!!!   ¿Tendría algo que ver que era MUJER?

lunes, 2 de noviembre de 2020

Los fantasmas de Madrid


                                                

     Hoy ya estamos a 2 de Noviembre es el momento ideal del año para recuperar algunos de esos pasajes que dan mucho miedo de Madrid. y ahí van algunos de los fantasmas que pululan por mi querida ciudad:

     Uno de ellos es Goyito. detrás de este gracioso nombre se encuentra un fantasma que vive en plena Gran Vía, más concretamente en el número 28, es decir, en el majestuoso Edificio Telefónica. No son pocos los empleados de la compañía que aseguran haber visto a Goyito vagando entre las plantas 9 y 13 de este emblemático edificio. Sin duda un ser del mas allá bastante privilegiado. Aunque nadie, después de mis pesquisas me ha dado razón alguna de lo que ocurrió. Pasemos a otro...

     Este es muy gracioso, por lo menos el nombre. Le llaman La Pandereta: Resulta que en la calle de Segovia, cerca de El Viaducto,  vivía hace ya algún tiempo una tal Catalina González, que por lo visto era bellísima y con su belleza y su gracia, la buena de Catalina se asomaba  por la ventana de su vivienda y lo hacía tocando una pandereta. El sonido del instrumento musical  y su hermosura traían locos a los hombres de la zona y levantaba la furia y celos de sus respectivas parejas. Un día apareció muerta, una perdida lamentada por muchos y celebrada por no pocas. Lo peliagudo fue que después de su fallecimiento, el espectro de Catalina siguió dejándose ver por la ventana, cautivando a más de uno. No puedo dar fe, porque estoy un poco lejos Del Viaducto...tengo más.

     El que ahora nos ocupa, es el fantasma del Rastro. Estoy segura que los que no sois de Madrid, no os habéis ido sin ver nuestro Rastro:  Uno de los visitantes del más allá más veterano de Madrid se ubicaba en el Rastro. No se sabe casi nada de él. Algunos decían que era un viejo curtidor de pieles que falleció en un accidente de carreta en la Rivera de Curtidores pero nunca se aclaró su identidad. Lo que sí parece ser cierto es la "costumbre" que tenía este espectro de introducirse en las viviendas de la calle Santa Ana y hacer imposible la visa a sus vecinos, quienes con el paso del tiempo aprendieron a sobrellevar su etérea presencia. Por hoy...el último.

     Este es muy simpático pues se trata del Duende del Retiro, pero igualmente inexplicable. Me refiero al habitante mas esquivo de cuantos rondan el Parque del Retiro. Un pequeño duende que, al parecer, arreglaba y cambiaba de color las flores del parque cada mañana, para delirio del Rey Felipe V.  

     A partir de ahora, mientras paseáis por Madrid, permaneced con los ojos bien abiertos, quizás no estéis solos en vuestro caminar, puede que alguno de estos seres os esté acompañando...

     Y no puedo dejar para otro día lo que me pasó el sábado: resulta que fue mi hijo como siempre a la compra y cuando apareció en casa traía una maceta, que tengo que reconocer que era muy bonita, pero...era de crisantemos blancos. Él la traía con toda la buena fe del mundo mundial, pero yo al verla, se me pusieron los pelos de punta y le dije: ¿Dónde vas con eso? el pobre me contesto que las había visto en el super y pensó que eran para su madre. Cuando le dije que eran flores para los muertos, casi se cae de la impresión, total...dijo que ya le daban "yuyu" y las saco al jardín de la comunidad...tengo que decir que a mi también me dio ese "yuyu"...Lagarto, lagarto...

lunes, 26 de octubre de 2020

Necesitamos muchas como... TU.

Tu Youyou en su laboratorio

     Aunque estamos en el año 2020, parece que la cosa no tiene remedio. Las mujeres siempre somos las últimas. Desde el año 1901, primer año en el que se celebró la entrega de los Premios Nobel, solo 12 mujeres han conquistado el de Medicina. La última de ellas es la científica de la que hoy nos ocupamos. Se llama Tu Youyou, es una médica y química farmacéutica, nacida en China en 1930 (ahora la China está muy de moda), que unió la tradición milenaria con la ciencia moderna para curar la malaria gracias a la artemisinina.

     Youyou desarrolló su investigación en los años 60 y 70, dominados en su país por la Revolución Cultural. En la China de aquella época, los científicos eran considerados unos contrarrevolucionarios, por lo que apenas se les permitía investigar. Sin embargo, el líder comunista Mao Zedong dejó que Youyou trabajase en la búsqueda de un tratamiento contra la malaria, debido al elevado número de muertes que esta enfermedad causaba a su país.

     La clave, la encontró en un libro de 1.300 años: Youyou comenzó por analizar una serie de plantas medicinales, basándose en textos antiguos, en busca de un principio activo que pudiese frenar la devastadora enfermedad. Fue entonces cuando encontró, en la isla de Hainan, un libro de 1.300 años de antigüedad que llamó su atención, el "Manual de Práctica clínica y remedios de emergencia". En las paginas de aquel ejemplar, leyó que el uso del ajenjo dulce, era uno de los remedios que se utilizaban en la zona contra las fiebres provocadas por la malaria.

     La científica se puso a trabajar para aislar el principio activo de la planta, la artemisinina, que demostró su eficacia contra la enfermedad, primero en ratones, luego en animales más grandes y, finalmente, en ensayos clínicos en humanos. Hay que destacar que ella fue la primera en probar su efectividad en ella misma ya que, decía: "Soy la jefa de la investigación y, por tanto, la responsabilidad es mía". Desde entonces, esta sustancia constituye el principal tratamiento contra el paludismo y ha salvado millones de vidas. Sin embargo, su trabajo se publicó de forma anónima en 1977 y hasta 1981 no se presentó a la Organización Mundial de la Salud. A pesar de su relevancia para la Medicina, Tu Youyou tuvo que esperar medio siglo para ver reconocida su crucial labor con el Premio Nobel, que le fue concedido en el 2015.

Y digo yo que no me puedo callar. Si se descuidan un poco más, no se lo dan...


Recogiendo su bien merecido Nobel

                                                
 Y para quitarnos el mal sabor de boca por no tratarnos a las mujeres en igualdad de condiciones, cuento un chiste, mejor dos: El "prime"

En la consulta del ginecólogo, este le dice a su paciente: -Señora, le voy a dar una alegría. La paciente contesta: -No soy señora, soy señorita... -Entonces le voy a dar una mala noticia....  El "segu":

Una señora se va a hacer un lifting de todo, nariz, la piel de la cara, etc. Finalmente el cirujano le pregunta: -¿Desea la señora algo más?   -Si, quisiera tener los ojos más grandes y expresivos...-Nada más fácil, señora...-Enfermera: traiga la cuenta, por favor.

lunes, 19 de octubre de 2020

Hippies o inconscientes


                                                 Parece que se lo pasaban bien

     Creo que ahora no hay esa clase de gente que se decía Hippie, ¿o si? espero que no que ya bastante tenemos con el virus ese que parece que no se quiere ir de nuestro lado. Como iba diciendo:

     Yo diría que tenían mucho morro los llamados hippies, su lema era "haz el amor y no la guerra", si muy bien, jamás se debía de hacer la guerra y, eso que ahora casi el mundo entero la tiene encima. Pues bien. Está muy bien hacer el amor, pero los llamados hippies no sabían (o no querían saber), que hacer el amor tiene consecuencias. Si, consecuencias que se llaman ¡Hijos! A los que hay que cuidar, amar, educarlos y quererlos. Aunque con el paso de los años, ellos, los hijos, no quieran saber nada de sus padres. No es el caso de la historia que nos ocupa:

     Lo he leído hace unos días: Unos padres hippies, guapos, jóvenes y enganchados a la Heroína. Como siguen con sus libertades, se olvidan que tienen dos hijas y las pobres niñas se comían los cubitos de hielo por comer algo...o se repartían la pasta de dientes para cenar y no morir de hambre.

     Esto lo cuenta la hija mayor que tuvo que dejar el colegio para cuidar de su madre cuando esta ya no se tenía en pie. El padre dejo de pagar el alquiler, claro está, los pusieron de patitas en la calle.

     Las niñas terminaron en la calle engañando al hambre y durmiendo entre cartones en el metro de Nueva York.

     Tras dos años de penurias, la niña mayor saco fuerzas de donde no las había y volvió a la escuela. Un día al pasar por la Universidad de Harvard se dijo: "yo quiero estudiar aquí".

     Pasado un tiempo, consiguió una beca del "New York Times". Se graduó y ahora da charlas a jóvenes en riesgo de exclusión social, ayuda a una O N G para que niños de la calle como ella tengan algo que llevarse a la boca cada día.

     Además tiene reaños y le sobra amor para cuidar de su padre (su madre murió)...ella si es una buena hija...sus padres no fueron lo que se dice unos buenos padres. No hicieron la guerra...el amor si, quizá demasiado...así les fue.


Una frase de José Ortega y Gasset


SIEMPRE QUE ENSEÑES, ENSEÑA A LA VEZ A DUDAR DE LO QUE ENSEÑAS.

lunes, 12 de octubre de 2020

La Virgen del Pilar dice...




      Dia de la Hispanidad, de la Raza, Patrona de la Guardia civil, de España y de innumerables Paises sudamericanos...todo ello es Nuestra Señora La Virgen del Pilar...se me olvidaba, Patrona de Zaragoza, ahí es nada.

     Ahora que se habla tanto de eso que llaman, Memoria Histórica. Felicito a todas aquellas que llevan su nombre y como digo antes, a todos los que la tienen por Patrona...sigo con la memoria histórica.

     No me puedo olvidar de tantos guardias civiles que murieron en el Alcázar de Toledo defendiendo a su Patria, España. Tampoco de aquellos jóvenes que volvían a casa después de un día de estudio y que, al llegar a la Plaza de Lima, en Madrid, su autobús saltó por los aires y murieron más de 20 futuros guardias civiles de no mas de 20 años de edad. De otros que murieron con niños en sus brazos al explosionar su cuartel. Los muchos que han muerto en accidentes de tráfico, o con un tiro en la nuca cuando tomaban una cerveza en su tiempo de descanso, etc. etc.

     Hoy, el Vicepresidente del Gobierno de España, con una mascarilla con la bandera republicana y unas letras que decían algo de la Seguridad Social en la celebración de esta fiesta... por si no lo recuerda, señor, usted no había nacido cuando la creó Franco, yo, si. Yo era una adolescente y recuerdo lo contentos que nos pusimos porque ya íbamos a ir al médico sin tener que pagar un duro, o sea, cinco pesetas que era lo que cobraban los médicos entonces por una visita, lo se porque cada vez que nos hacía falta, mi pobre madre sudaba para ver de donde sacaba el dicho duro, o sea, las cinco pesetas. Por lo tanto, que no se echen flores los que han nacido después de que todos nosotros pasamos la posguerra. A todo esto, no me quejo. Siempre he pensado que los dos bandos tuvieron la culpa de hacer una guerra tan absurda.

     Y ya que estoy puesta a recordar algo histórico, haré un pequeño homenaje a un Capitán de la Guardia Civil que por entonces estaba destinado en varios pueblos de Andalucía. Creo que esto ocurrió en Maracena:

     Este señor que era todo un valiente, lo mismo que todos los que se dedican a las Fuerzas Armadas. El enemigo lo tenía entre ojos, como vulgarmente se dice y llegó a sus oídos que le iban a dar donde más le dolería. Le amenazaron con entrar en la iglesia y destrozar la imagen de la Virgen del Pilar que sabían era su Patrona y todos los guardias civiles y familiares, por supuesto, la adoraban. pues bien. Este hombre y todos los guardias civiles que había en el puesto, abrieron las enormes puertas de la iglesia y todos rodearon a la Virgen del Pilar. Este Capitán, que entonces era teniente, solo dijo una vez:

     Ya podéis entrar...¡adelante!

     Por supuesto que estaban armados, pero nadie lo comprobó y según me contó, ya no volvieron a saber nada de ellos y los dejaron en paz. Este hombre que me contó la historia, aunque yo no lo haya hecho bien, era mi querido suegro.

     Espero que todos los españoles y sudamericanos, especialmente los mañicos, halláis pasado un buen día. Como estamos confinados, casi la mayoría estamos en casa...