lunes, 31 de marzo de 2014

La señora del cojín

La señora del cojín: Este nombre se lo he puesto yo, pues la verdad es que nunca he sabido su nombre de pila.
La he visto infinidad de veces en la iglesia, por la calle haciendo recados o paseando por el barrio.
Un día yo iba al "Súper" y la vi sentada en un banco en la rambla comiéndose un pieza de fruta. Aunque no habíamos hablado  nunca nos conocíamos, entonces la saludé y ella se puso muy contenta. Aquel día me dijo que estaba de médicos porque tenía una dolencia ya que era muy mayor, yo un poco indiscreta le pregunté que edad tenía pues no me parecía tan mayor, se echó las manos a la cabeza para decírmelo y, la verdad es que me sorprendió porque tenía once menos que yo.
Todos los domingos a la hora de la misa, nos veíamos. Ella nunca se está quieta, tan pronto la vemos en un banco en primera fila, como en el último, muchas veces no para de dar vueltas de un sitio para otro.
Un día apareció con un brazo en cabestrillo, lo llevaba escayolado, nos dijo que se había caído, ha estado lo menos tres meses así, me pareció que la pobre tenía mala suerte.
Últimamente venía a la iglesia con un cojín en una bolsa, llegaba, sacaba su cojín  lo ponía en el banco y se sentaba, pues al ser los bancos de madera seguro que le parecían incómodos.
Un día llegó sin su amado cojín y me preguntó si sabía donde había un cojín porque le dolía mucho la espalda, la verdad es que se le notaba que no se encontraba bien.
Yo  no la podía ayudar pero se acercó al diácono que estaba cerca y le pidió uno. Luis, que así se llama nuestro diácono, ni corto ni perezoso se fue hacia el altar mayor, cogió un cojín de terciopelo color  granate, de los que hay en los asientos destinados a las autoridades eclesiásticas y se lo puso en el banco, le dijo:-Siempre que lo necesites, me lo pides...Olé! Luis, pensé yo.
Uno de esos domingos que no paraba de dar vueltas por la iglesia le pregunté que como se encontraba, me dijo que estaba muy "pachucha", que le estaban dando diálisis dos veces a la semana, que lo pasaba muy mal y que estaba sola...me ofrecí a acompañarla pero me dijo que en el hospital no dejaban entrar a nadie ya que eran sesiones de cuatro horas...
Hace lo menos dos meses que la he echado de menos y como no sabía a quien preguntar, lo hice al diácono. Ayer domingo ,me acerqué a Luis y le dije:- Luis, echo de menos a la señora del cojín...el me contestó:. Ha fallecido.
Nadie se puede imaginar como me quedé...Amiga mía, no se tu nombre, pero te sigo viendo dando vueltas por nuestra parroquia o sentada en algún banco cuando voy camino del "Súper"

14 comentarios:

  1. La vida es así, mal que nos pese.
    Hoy estamos, mañana no sabemos...
    Besos, buena semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida es así mi querida Verónica.
      Un fuete beso

      Eliminar
  2. Lo penoso del asunto es si la pobre señora murió sola........es muy triste la soledad no deseada y por lo que he leído me ha dado la impresión de que la Señora del cojín se sentía sola.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No solamente se sentía, si no que estaba sola.
      Un beso Charo

      Eliminar
  3. Hay personas que pasan por la vida silenciosamente, se ven pero no se sienten y se van de un momento a otro, es muy triste tu relato.

    Gracias por visitarme,

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento que haya sido un poco triste, pero es la pura realidad.
      Un abrazo Rafael

      Eliminar
  4. Ma de los Angeles, como siempre nos sorprendés con relatos como este, tu diario vivir es muy valioso y entretenido para nosotros, un abrazo y un recuerdo para tu señora del cojín (acá lo llamamos almohadón)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho haceros un ratito de compañía, así nos encontramos todos menos solos.
      Un abrazo María Cristina

      Eliminar
  5. ¡Hola, María!!!

    Nos dejas un relato un tanto triste, pero es así esta vida, aun que no para todos... a Dios gracias damos; los que tenemos alguien a nuestro alrededor, aunque esto no quiere decir que mañana uno se encuentre solo sin desearlo.

    Ha sido un placer visitarte aunque ojalá fuera un relato más alegre, pero en esta vida hay mucho de lo que hoy nos dejas. Mucha soledad.
    Te dejo mi gratitud y mi estima.
    Un beso y se muy muy feliz.














    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te prometo que voy a estrujar mi cerebro a ver si encuentro cosas más alegres, pero hay momentos que tenemos que contar las cosas como son.
      Yo también te deseo lo mejor Marina.
      Un beso

      Eliminar
  6. Hoy tu relato es un poco triste, pero la vida es así , hay momentos para el humor y otros para la tristeza.
    Me apena pensar en la soledad de esta sra. La vida debe ser muy triste sin tener amor cerca.
    Una entrada muy interesante como todas las que siempre haces.
    Saludos cariñosos desde Catalunya.
    Roser

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Roser, gracias por visitarme y por lo que me dices. Nosotros a través de nuestras pequeñas "tertulias" nos encontramos menos solos.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  7. Gracias por llegar a mi blog. Me has dado la oportunidad de conocer tus historias.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha encantado visitarte y lo volveré a hacer. Yo también te doy las gracias por tu visita.
      Un saludo Kety

      Eliminar