lunes, 29 de agosto de 2016

Cotorras en Madrid

Madrid está plagado de cotorras, y no me refiero a dos vecinas mías que salen a las 7 de la mañana con el perrito y se pasan cotorreando todo el día.
Ya son famosas en el barrio y se han llegado a hacer apuestas a ver hasta que hora de la noche se recogen.
 Yo salgo poco, pero aunque sólo sea a comprar el pan de diario, las veo. Una tiene un Caniche blanco, la otra, una perita Yorkshire o algo parecido, pues es de un color no definido entre negro, gris, o marrón. Como decía mi madre, "color de panza burra". El caso es que dichas "cotorras" siempre están en la calle.
Ahora, las cotorras a las que yo me refiero son las de verdad, vamos, esas aves preciosas que son oriundas de los países sudamericanos.
Ya sabemos que ahora se viaja mucho y cuanto más lejos mejor (no es mi caso), pues lo más lejos que voy es a la Comunidad Valenciana a mojarme los pies y...
Como iba diciendo, las gentes que viajan a países exóticos no se conforman con pasarlo bien y traer un regalito típico de la ciudad donde hayan estado, no. Los hay que se traen un monito, una cría de cocodrilo, una higuana sin pensar que estos animales se hacen grandes y como es el caso de las cotorras, tienen a Madrid plagado.
 Están en los jardines, en el Templo de Debod, en el Parque del Retiro y hasta han llegado al jardín de mi comunidad y de otros colindantes.
El "cotorreo", nunca mejor dicho que hay desde la mañana hasta la noche no es para contarlo.
Claro que tenemos que estar contentos pues las aves están en los árboles y solo molestan al oído, aparte de que ya están desapareciendo los gorriones y otra aves de nuestro entorno.
 Pero en el caso de los caimanes, cocodrilos y demás criaturitas que han sido tiradas al inodoro, resulta, que salen por el inodoro del vecino, y ya se han dado casos de llamar a la Guardia Civil porque en los pantanos se han visto "bichos raros".
No hace mucho, y esto salió en los periódicos, Un señor entró en su cuarto de baño y al levantar la tapadera del inodoro, en ese momento salía una culebra de gran tamaño.
El señor con los pantalones por las rodillas salió corriendo y tuvo la serenidad de cerrar la puerta del baño, automáticamente llamó a la Policía y estos a los bomberos, tanto unos como otros siempre se llevan la "mejor" parte.
Primero llegaron los policías, uno de ellos trató de abrir la puerta un poco, soltó un taco y cerró tan pronto como pudo.
Cuando llegaron los bomberos, los tacos se multiplicaron Como no sabían que hacer, uno de ellos, sacó su hacha, esa que llevan siempre atada a su cintura y que pocas veces usan si no es para tirar alguna puerta y...ha hachazos descuartizó a la, según ellos era una Pitón.
Por lo visto alguien la había echado por el Wáter, tiró de la cadena y se quedo tan tranquilo.

Días más tarde de este suceso también un señor encontró otro "regalito" en su terraza. Otra Boa, pero esta se le había escapado a su vecino.
Después de todos estos casos ya no me importa que mis queridas vecinas las "cotorras" se pasen el día de chachará, por lo menos no hacen mal a nadie, solo cotorrean.
Yo aconsejaría a quienes van a esos paraísos de vacaciones, que se traigan una collar de piedras preciosas, unas cuantas perlas negras y si me apuran un poco...un morenazo para su hija o una isleña bien guapa para su hijo, seguro que se lo agradecen.
¡Ah, si el que viaja es joven, no importa que cualquiera de las cosas que he mencionado se las regalen a su padre o a su madre, seguro que les gustara.
Pero no se os ocurra traer mas "gente" aquí que ya somos bastantes...

21 comentarios:

  1. Aquí en Barcelona, las cotorras han invadido el espacio dominado por las palmeras y plataneros, en disputa con las palomas, que estan en franca retirada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento decirte amigo Alfred que Barcelona es la ciudad con más cotorras de España. Hoy me he estado documentando y esa es la conclusión. Por lo leído fue en el año 2010 cuando un majadero abrió su jaula para deshacerse de su cotorra traída de Argentina, fíjate la que organizó.
      Un abrazo

      Eliminar
    2. Yo viví en BCN hasta 2007 y ya había cotorras. Alguien me dijo que se escaparon unas cuantas del Zoo.
      Sinceramente creo que será complicado encontrar el origen.

      Eliminar
    3. Yo viví en BCN hasta 2007 y ya había cotorras. Alguien me dijo que se escaparon unas cuantas del Zoo.
      Sinceramente creo que será complicado encontrar el origen.

      Eliminar
    4. Además de las cotorras españolas, que también las hay, las que proliferan ahora en nuestros parques y jardines son oriundas de Argentina.
      En un barrio de Madrid están tratando de cazarlas con redes pues hay personas que sienten miedo de tanto pájaro.
      Un abrazo Laura.

      Eliminar
  2. Ay Ma de los Angeles, cómo me hiciste reir con esa manera tan chispeante que tenés para contar! Me impresionó mucho lo del inodoro, ahora voy a mirar bien antes, nunca se sabe!
    Acá tenemos de todo, y es verdad que cuando andan las cotorras el bullicio es infernal! En mi casa son las palomas que ensucian las ventanas y balcones a más no poder. Te sugiero que te pongas esos grandes auriculares que se usan para la música así te librarás de las cotorras y de las vecinas charlatanas, un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues querida María Cristina, resulta que dichas cotorras son oriundas de Argentina así que las que tenemos nosotros no las tenéia vosotros. Por lo menos nos repartimos los ruidos.
      Gracias por tus simpáticas palabras, me han gustado mucho.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. En una ocasión y estando mi madre dormida en su habitación con la ventana abierta entró una cotorra, se llevó buen susto y llamó a mi padre que la cogió, se buscó al dueño por el pueblo y no apareció así que la adopté y me la llevé a mi casa pero la verdad es que era insoportable con su cotorreo que no paraba y me tenía con la cabeza al borde de un ataque de nervios así que la tuve que regalar con jaula y todo (la dichosa jaula me costó 10.000 pts, todavía no estaba el euro) al que se la dí de momento quedó encantado pero ya no supe nada más de la guerrera cotorra.Una pena que haya gente que al cansarse de sus mascotas las suelten en la calle en vez de dejarlas en sitios apropiados donde se puedan hacer cargo de ellas.......por cierto siempre he deseado tener una iguana pero a mi marido no le van.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Charo, tu marido tiene muy buen gusto por no querer tener una iguana.
      Hace tiempo, una vecinita mía me enseñó una que tenía entre sus manos, era pequeña pero me dio tal repelús...
      Ningún reptil me gusta, tampoco los insectos, es una cosa que no puedo remediar. Si veo una araña corro lejos de ella.
      Respecto a tu cotorra, no me extraña que no apareciera el dueño, seguro que echó de casa por ruidosa.
      Como decía el torero "El Guerra"...Hay gente "pa to"
      Un besito guapita.

      Eliminar
  4. Divertida entrada.
    Visto lo visto te puedes encontrar cualquier bicho por los alrededores, lo malo es cuando se acercan a las partes nobles.
    En cuanto a las mascotas que tienen algunas personas, me parece demasiado tener a ciertos bichitos en la viviendas... luego pasa lo que pasa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Manuel, seguro que te enteraste cuando apareció un caimán en el Pantano de San Juan, no veas como corrían los que se estaban bañando ese día. Y lo vi por la tv. Al final no se lo que ocurrió si lo capturaron o no.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. También las compran en las tiendas de mascotas y luego se cansan de ellas. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro pues no creo que tantas cotorras vengan en las maletas de los turistas.
      Un besito.

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Gracias Guillermo y tu muy amable por seguirme.
      Un abrazo y un besito al campeón.

      Eliminar
  7. Olá Maria.
    Em algumas cidades enfrentamos esse mesmo problema. Em Porto Alegre, no centro da cidade, elas convivem muito bem com os transeuntes. Ótima crônica, minha amiga.
    Abraço.
    Pedro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo que leemos no hay una ciudad en el mundo que se libre de las cotorras.
      Hace unos días una vecina me decía que tenía miedo, por si ocurría como en la película "Los Pájaros".
      Esperemos que no sea así.
      Un abrazo amigo Pedro.

      Eliminar
  8. Hola Mª Angeles, aquí no se ven cotorras al menos por donde vivo, ahora si, palomas tenemos para dar y vender:) y la verdad que son un incordio por la suciedad y enfermedades que llevan, no entiendo a la gente que compra mascotas y luego por una cosa u otra las sueltan en cualquier sitio sin pensar en las consecuencias, menudo susto entrar al cuarto de baño y encontrarte con la "sorpresita" y ya no en el cuarto de baño, si no en cualquier sitio, a esta gente cuando se las coge se las debería castigar fuerte a ver si así comprenden el daño que han causado a los demás y también a las mascotas, en fin que hay gente para todo que solo piensan en ellos mismos, lo de las "cotorras" que están todo el día en la calle con la excusa de sacar al perrito, de esas si que tengo muchas por aquí jeje.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si cuando yo era niña y aún adolescente hubiese habido tal proliferación de palomas, mas de una y de dos hubiese acabado en la cazuela. Esto demuestra que no tenemos hambre.
      Aquí también las tenemos y muchas, que junto a las cotorras...entre ruido y excrementos, estamos bien servidos.
      Las demás mascotas, las compran sin informarse, una vecinita mía tenia una iguana pequeñita, jugaba con ella y la veías esperando es ascensor con la iguana en las manos. No hace mucho le pregunte por el animalito y me dijo que se le había muerto. Me dieron ganas de...¿No sabía ella o sus padres que esos animales solo viven en la selva?
      Sabes una cosa? Casi prefiero a las "cotorras" de los perritos.
      Un besito querida Piruja.

      Eliminar
  9. Que gracioso y ameno cuenta las historias.........genial

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias Anónimo, gracias por tu visita y espero que me sigas.
    Un saludo desde Madrid.

    ResponderEliminar