miércoles, 29 de febrero de 2012

Camila

Cuando apareció Camila por el jardín de mi comunidad, no se los años que tendría, pero era una niña. Mis vecinitos, niños como ella, no la dejaban entrar en el jardín, no la conocían y además hablaba raro.
Como mi piso es el bajo y mi terraza está muy baja, los niños siempre se acercaban y me llamaban cuando tenían sed, me pedían agua y me contaban mil y una cosa. Ese día que conocí a Camila ella estaba un poco triste porque no la dejaban jugar con ellos. La niña era preciosa, rubia con un pelo larguísimo que le llegaba más abajo de la cintura y la rareza que tenía en su modo de hablar es que era argentina y, tenía su gracioso acento que a los niños de mi jardín les parecía raro. Se reunieron todos bajo me terraza y se sentaron en el césped a petición mía ya que les iba a contar algo que quizá no sabían.
Me dirigí a mi vecinitos diciéndoles que si la niña hablaba así, era porque tenía acento de su país, como nosotros tenemos el nuestro. También les dije que si la niña hablaba castellano, era porque su abuelo o su bisabuelo habían nacido en España, por lo tanto tenía derecho a estar en la tierra de sus antepasados.
Aunque eran pequeños me escuchaban muy atentos y aproveché para contarles que cuando nosotros acabábamos de salir de una guerra y ningún país nos quiso echar una mano, por aquello de que no reconocían nuestro gobierno...Argentina con un par de H...nos concedió un crédito de 350 millones de pesos por 3 años a un interés muy bajo, nos mandó 400.000 toneladas de trigo. Como esto de los números parece que los niños no lo entendían muy bien, les comenté: Para que os hagáis una idea, varios barcos llenos de trigo, de maíz, legumbres aceite y...carne congelada. Les conté que fue la primera vez que nosotros descubrimos la carne congelada, que mucha gente no se atrevía a comprarla, incluida mi madre, yo era pequeña, pero le dije a mi madre que aunque fuese solo una vez nos comprara carne, aunque nos la racionaban pues teníamos que repartirla, así fue como mis hermanos y yo comimos aquella riquisima carne, a mi madre le daba repelus y no la comía (la ignorancia de la época).
Los niños de mi jardín me escuchaban con mucha atención, yo me sentí la mandamás de la comunidad y seguí con mi discurso.
En aquellos días, creo que era el año 2005 cuando tenían en Argentina algún "jaleillo", fue cuando apareció Camila y su familia...y muchos más.
Les aconsejé que se portaran bien con la niña y desde entonces la niña entraba y salía de la comunidad como "Pedro por su casa"
Le regalé una planta, era un captus, un día me presentó a su madre y siempre que me ve me dice el captus ya tiene hijitos.
Hace unos días cuando salía del instituto la vi, hacía mucho que no hablaba con ella, ya es toda una mujercita, nos saludamos y noté con placer y pena que había perdido su acento porteño, se lo dije, se echó a reír y dijo que si, que ya no se le notaba, le contesté...-Tu ya eres de los nuestros. Las dos nos echamos a reír, me dio un beso y nos dijimos adiós.
Sigue siendo rubia, sigue siendo bonita y ya es toda una señorita "española"

16 comentarios:

  1. Está bien contar a las nuevas generaciones nuestra historia, para conocerla y para evitar errores.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Elena, siempre lo hago con ese fin, nuestros jóvenes tienen que saber y agradecer.

      Un beso

      Eliminar
  2. Me has hecho emocionar con lo que dices de nosotros los argentinos.gracias por tal reconocimiento, aquí con nuestras manías, defectos y virtudes lo primero que nace de cualquiera de nosotros es ser solidarios, hay de todo un poco en la viña del señor pero aquí siempre hay lugar para uno mas y uno mas y mucho mas si es un español.Las raíces de nuestros orígenes tironean mucho a nuestro corazón.
    un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Karina, nunca dejaremos de daros las gracias, no solamente los mayores, pues entre mi hermano pequeño y yo hay 20 años de diferencia y siempre ha elogiado al pueblo argentino.
      Recibe tu el beso que yo quisiera dar a todos los argentinos.

      Un beso muy fuerte

      Eliminar
  3. Hermosa entrada. Muy buena leccíon le diste a lso niños. Es de esperarse que Camila te tenga mucho afecto, y los demas niños tambien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marylin, tanto Camila como mis vecinitos, ya hombrecitos, si veo que me tienen mucho cariño, lo mismo que yo a ellos.

      Un beso

      Eliminar
  4. Claro que sí, es muy emocionante como argentino ese reconocimiento -la gratitud es una de las cosas que más ennoblece un alma-; yo tengo un hermano en Barcelona y son muchos los argentinos que se fueron para allá en el período 2001-2004, así como ahora muchos españoles están viniendo para acá. Ojalá que la historia de una vez por todas nos haya enseñado las cosas y en ambos casos prime la hospitalidad.

    Un gigantesco abrazo desde Argentina, justamente ;-).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan, creo que la hospitalidad de nuestros pueblos es mutua.

      También mi abrazo para ti hoy, es enorme

      Eliminar
  5. Con todo respeto, faltaron las fotografias de la rubia :D

    Me gusto mucho su historia, en esos años tenia una novia argentina, me conto que a su familia la visitaban personas de otros paises vecinos, llevaban comida para intercambiarla por estereos o televisiones. Lo triste es que por la necesidad muchas personas se deshacian de sus pertenencias valiosas, es una situacion muy fea y esperemos que no se repita con nadie.

    Gracias por su sitio, es muy agradable leerla

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oscariote, como tu bien dices, ojalá que no se repitan tan malos tiempos.
      Gracias por tus elogios.

      Un saludo

      Eliminar
  6. Hola Maria, muchísimas gracias por dedicarme una página en tu blog, es hermoso todo lo que pones, espero verte de nuevo muy pronto para darte las gracias personalmente. Te corrijo el año jeje 2002, es muy emocionante todo lo que has puesto, y aquí esta la señorita !! jejeje Un beso a todos, y en especial a ti, por hacérmelo sentir a mí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola preciosa!!!Que alegría que me hayas encontrado tan pronto.
      Muchos compatriotas tuyos se emocionaron cuando les conté nuestro primer encuentro y eso que no saben lo guapa que eres. Si lees los comentarios anteriores verás que uno de ellos se atrevió a pedir tu foto, jajaja...le vamos a dejar con la incógnita.
      Camila gracias a ti por visitarme, espero que no sea la última vez, saludos a tu mamá y un beso para ti.
      Hasta pronto preciosa.

      Eliminar
  7. Hola Maria soy el novio de esta chiquitaja Camila jejeje y nunca me conto esta historia me la e leido tres veces en menos de 5 minutos es algo muy bonito todo lo que has escrito y me e emocionado y me e puesto en la piel de esos niños porque en mi barrio tambien teniamos a una señora muy amable que siempre nos daba agua y nos contaba millones de historias y podiamos estar mas de 3 horas mirando y escuchando sin pestañear. Lo dicho ojala te pueda ver pronto y conocer a una mujer como tu espectacular, y lo que has dicho de Argentina por toda la historia que se, se nos quiere mucho alli hay gente y gente pero yo se que alli se nos quiere y nosotros aqui tambien. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Oscar, estoy encantada de que me visites y por ello te doy las gracias. Yo también estaré encantada de saludarte personalmente.
      Me alegro que te haya gustado el relato dedicado a Camila, no sabes la repercusión que ha tenido entre sus compatriotas y otros que no lo son, incluso uno me pide una foto, jajaja, claro que le vamos a dejar en la incógnita...
      Espero que me sigas y mientras tanto te envío un fuerte beso.

      Eliminar
  8. No se ni que decir.
    Una historia tan simple, pero que me ha movido en lo mas profundo.
    El reconocimiento y el agradecimiento, son los pilares de la hermandad =entre los pueblos.
    Nos unen: una lengua, las mismas costumbres, la historia; favorable para unos y desfavorable para otros, pero historia al fin, que una vez nacio y que ahora es el lazo de hermandad que nos une.
    Yo me voy a permitir enviarles un abrazo inmenso y fraterno atodos tus seguidores y ati en especial. a los argentinos: que nos une la hermandad sanmartiniana.
    Me has hecho sentir mucho y lo mas hermos de todo es que: somos unicos, generosos, solidarios, acogedores, querendones y muy humanos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pluma...gracias por tus palabras y ten por seguro que La Madre Patria nos ha enseñado a quereros como nuestros hermanos que sois, a todos los latino americanos.
      Te habrás dado cuenta si has leído los comentarios anteriores al tuyo que uno de ellos es de Camila, me causó una gran emoción, creo que desde aquí, ella os manda un beso a todos vosotros.
      Te vuelvo a dar las gracias por tu siempre esperada visita.

      Un beso

      Eliminar