lunes, 27 de febrero de 2017

¡¡Maravillosos jovenes!!

Hoy hago un pequeño homenaje a los muchos y buenos jóvenes...y no tan jóvenes:
Empezaré por mi hijo, que como tantos hombres, mujeres y muchachos a mi me parece un chico listo y, lo es. Casi todos lo son.
Me propongo escribir y veo que en el ordenador salen una letras raras que yo no entiendo. Se está duchando y yo me quedo quietecita y calladita, pues si le digo algo va a salir por los cerros de Úbeda diciendo que qué hago... que donde meto los dedos...en fin, quiero ahorrarme la bronca.
Cuando lo tengo a mano le digo lo que ocurre en el ordenador; llega, le da al botón ese que hay a la izquierda con las letras, Esc y ¡zas! el ordenador arreglado. Le miro, me mira y me echo a reír.  Me dice:- Son 60 euros.
Pongo el grito en el cielo y digo: -O sea que, por darle a una tecla me vas a cobrar 60 euros?
-No, mamá, es por saber en que tecla hay que darle...Nos reímos, pues me acuerdo del chiste.

Ya tengo uno: Ahora voy con los dos que me ha mandado mi amigo Juan, el Psicólogo:

El arquero y la Luna.

Este era un joven que sólo soñaba con llegar a ser un día el mejor arquero del mundo. Por eso, averiguó quién era el maestro más célebre de esta disciplina en su país y se dispuso a visitarlo para manifestarle su deseo:
"Maestro, quisiera ser el mejor arquero del mundo, ¿qué tendría que hacer para conseguirlo?". A lo que el maestro contestó:
 "Si quieres hacer realidad tu deseo, debes alcanzar con una flecha la Luna. Si lo logras, tú serás el primero y nadie te cuestionaría que eres el mejor del mundo".
El muchacho se despidió del maestro dispuesto a seguir su consejo. Preparó sus arcos y flechas y cada noche se subía a lo más alto de un peñasco cercano al mar. Allí esperaba que la Luna saliera tras el horizonte y disparaba contra ella hasta que su carcaj quedaba vacío. Y eso mismo hacía noche tras noche, fuera luna nueva, menguante, creciente o llena.
Los vecinos se burlaban de él y ya lo conocían como "el loco de la luna", pero él, ignorando ofensas y provocaciones, siguió con su empeño. Y aunque jamás consiguió hacer diana en el satélite, de tanto intentarlo se convirtió en el mejor arquero del mundo.

De igual modo, si perseveramos en nuestro empeño, lograremos sacar lo mejor de nosotros mismos.

Vamos con el tercero:

Al borde del camino

Era un sabio que, tras recorrer mundo y ampliar sus experiencias, decidió sentarse unos días a meditar al borde de un camino. Muy pronto entró en trance y nada de lo que sucedía a su alrededor era capaz de sacarlo de su estado de perpetua inmovilidad.
Estando en esas, pasó junto a él un ladrón que, al velo, se dijo:
"Este hombre seguro que se ha pasado la noche asaltando casas como yo para llevarse cuanto hubiese de valor. Tan cansado debe de estar que se ha quedado dormido. Me voy a toda prisa, no sea que venga la policía a detenerlo y también se me lleve a mí".
Poco después, pasó junto al sabio un hombre que, debido a la gran borrachera que había cogido, apenas podía mantenerse en equilibrio. Se paró un rato ante aquel santón y pensó:
"Este hombre está aún peor que yo. Ha bebido tanto que ni tan siquiera puede moverse".
 Minutos después de que el borracho desapareciera por una curva del camino, apareció un joven que quería aprender los misterios de la meditación. En cuanto vio al sabio, se arrodillo ante él y le beso los pies.

Así sucede en la vida, quienes tienen comportamientos deleznables ven en otros su misma actitud, pero sólo el sabio es capaz de reconocer la sabiduría y la bondad.

Y ahora digo yo: En estas historias, leyendas o lecciones de mi amigo el Psicólogo, los protagonistas son, los maravillosos jóvenes que hay por todo el mundo...





18 comentarios:

  1. Que grande eres jajaja, esas cosas del ordenador pasan, piensas que no hiciste nada y la liaste, a mi me paso alguna vez, y la pregunta ¿que tecla tocate?, se repite, pero no siempre es culpa tuya, el ordendor tambien hace trastadas
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me dejas más tranquila con eso de que suele pasar pues mi hijo solo sabe darme voces haciéndome ver lo tonta que soy, jajaja.
      Un fuerte abrazo mjesus.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. A ver si hay alguno que las tenga en cuenta.

      Un abrazo Alfred.

      Eliminar
  3. Muy buenas las anécdotas de tu amigo, Ma de los Angeles, para sacar ejemplo, pero lo que más me llegó fue la de tu hijo con vos, me siento reflejada, cuando me pasa algo y tengo que recurrir a él, me pongo al lado y hago comentarios, se saca de las casillas! mejor dejarlo que me arregle el problema solo. Y lo que nos hace reir es cuando terminamos de comer los fines de semana al mediodía y le pido que me busque una película de estreno por internet, porque desde la primera vez me dice, y esperás siempre cuando termino de comer! Bueno, peor sería que te saque el plato ja ja ja, un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu hijo, el mío, tu y yo, estamos cortados por el mismo patron.
      No solo se molesta con el ordenador pues cuando le pido películas, igual que tu, siempre me dice que soy muy inoportuna, todo lo quiero cuando el no puede hacerlo.
      Pero al final siempre me busca las que quiero, ya que yo le pido las películas antiguas.
      De todas maneras, tenemos buenos hijos y se preocupan de tenernos entretenidas, jajaja.
      Un abrazo María Cristina

      Eliminar
  4. Muy bonitos los relatos con moraleja.Lo que te pasó con el ordenador me ha recordado que cuando me ocurre algo a mí intento solucionarlo yo sola despues de mucho trastear y preguntar en google cómo arreglarlo, en muchas ocasiones lo consigo y solo cuando no lo soluciono recurro a la hija y yerno y claro tengo misma bronca que te dan a tí pues me echan la culpa de todos los males del ordenador:-)) Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no soy tan lista como tu, además creo que no se hacerlo, pero como tengo el profesor en casa quizá por eso me confío más.
      El caso es que, después de mucho regañar, chillar y no se cuantas cosas más, al final me arregla todo...¡¡Ah, me dice que soy una manazas, jajaja.
      Un besito Charo

      Eliminar
  5. Muy buenos los relatos. A mí el ordenador me lo arreglan mis hijas. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya no soy yo sola la que tiene problemas con el dichoso ordenador, ya veo que somas más de uno el que mete el dedo donde no debe, jajaja.
      Un beso Susana.

      Eliminar
  6. Así es la vida. Dar y recibir de los que queremos y a quienes nos quieren es una virtud, como la de la perseverancia.

    Felicidades por el blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ana Mª por tus palabras y por como te refieres a mi blog. Espero volver a verte por aquí.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Los ordenadores de vez en cuando nos juegan malas pasadas, yo casi siempre lo soluciono preguntando en la red, aun así, ya lo he formateado en varias ocasiones.
    Interesantes relatos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me quedo más tranquila de ver que no es a mi sola a la que le pasan cosas raras en el ordenador. Claro que yo no sabría como tu enderezarlo, por eso tengo que pedir ayuda a mi niño, jajaja.
      Gracias por tu visita Matías.
      Un saludo

      Eliminar
  8. Hola Mª Angeles, que suerte tienes que cuando te pasa algo en el ordenador tienes a tu hijo al lado aunque te eche la bronca jeje, yo no tengo a nadie y tengo que llevarlo al "medico", al no entender de estas cosas y es lo que hay:)
    Buenas enseñanzas las que nos dejas con estas notas de humor, gracias por compartirlas.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no fuera por él, no se que sería de mi, quizá nunca hubiese tenido ordenador, pues él, como profesional de la informática, fue el que me enseñó, pero no quita para que siempre que la "armo" me diga de todo, jajaja.
      Espero que no se te estropee muy a menudo. Si estuvieras más cerca, te echaría una manita.
      Lo mismo que a ti, no me cuesta nada compartir lo que aprendo.
      Un besito Piruja.

      Eliminar
  9. He sonreído, y eso ya es mucho en los tiempos que corren, leyéndote. Yo no tengo hijo-arregla-todo, pero tengo a san Google aunque a veces ni con esas.

    Me está gustando lo que leo, así que seguiré por aquí un rato más.

    Un beso y cuídate mi nueva-mejor-amiga.

    ResponderEliminar
  10. Espero que hayas seguido un buen rato para que veas de que va la cosa. Unas veces reímos y otras lloramos.
    Me "atasco" muchas veces con el ordenador, pero como mi hijo es informático no tiene más remedio que arreglármelo, esa es la suerte que tengo pero gruñe mucho, jajaja.
    Gracias por tu visita.
    Un abrazo y un besito

    ResponderEliminar