miércoles, 11 de abril de 2012

La mariposa

Esta historia ocurrió en Asturias pero podía haber ocurrido en cualquier parte del mundo. En los tiempos en que se desarrolla los humanos no eran como ahora, pues los hijos y las hijas hacen lo que les da la gana. Aunque no esté muy bien visto en algunos casos, casi es mejor que antaño donde ocurrían estas cosas.
En una aldea asturiana, vivió, hace mucho tiempo, un rico labrador, viudo desde hacía muchos años, tenía dos hijas, pero para quien solo contaba una; Inés, que nunca se atrevió a contradecir a su padre y se casó con el novio que este le había designado.
Clara eligió con el corazón y se casó con el hombre de quien se había enamorado. Provocó tanta ira en su padre que la desheredó y le prohibió acercarse a la casa donde había nacido. Clara y su esposo vivían pasando necesidades y aunque Inés deseaba ayudar a su hermana, el temor a su padre le impedía hacerlo.
Cuando el labrador murió, Inés intentó favorecer a Clara pero esta vez fue su marido quien se lo impedía. se desesperaba viendo la pobreza de su hermana. El día que se celebraba el funeral por el alma de su difunto padre, rogó Inés para que Dios le permitiera encontrar la manera de favorecer a Clara y en esto estaba cuando de pronto sintió un gran peso sobre su cabeza. Levantó la mano y una mariposa se elevó en el aire. No pudo creer que el pequeño insecto provocara aquella sensación hasta que el fenómeno se repitió varias veces.
Al finalizar la misa se lo contó a su marido pero no le hizo caso. Sin embargo a los pocos pasos fue él quien sintió un enorme peso en su cabeza fue a tocarse y vio una mariposa ante sus ojos. La mariposa estaba presionando su cabeza e iba de uno a otro de los esposos hasta que Inés pensó que era una señal para ayudar a su hermana, su marido accedió a repartir la cuantiosa fortuna heredada de su suegro con sus cuñados.
Así se hizo y ya restablecidos los lazos entre las dos familias, vieron una mariposa revolotear alegremente ante ellos y luego volar muy alto, muy alto.
Hasta el Cielo

10 comentarios:

  1. Bonita historia. Aquella mariposa podria haber sido el alma del padre, que intentaba corregir el error que cometio en vida.
    Un beso gata.
    Perdona que utilice este espacio para hablar de otra cosa:
    Estoy a la espera de la receta de las torrijas y de mi poarte pideme lo que quieras. Tengo muchas recetas y me encanta la cocina.
    No se si mi correo figura en la pagina y si no me lo pides y asunto arreglado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Opino como tu, seguro que el alma de ese pobre hombre no hubiera descansado si no reparaba su acción.
      Te mandaré la receta en cuanto mi hijo me eche una mano para buscar tu correo, Pluma.
      Mientras tanto recibe un beso

      Eliminar
  2. Bueno, una historia con final feliz.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elena, ¿Que tal va tu rodillita?, mi ciática se fue. Me alegro que te haya gustado la historia.

      Un beso

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Hola Pedro Luis, me alegro de haber elegido una historia que nos deje buen sabor de boca.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Tu comentario en mi Poesía me parece super-acertado. Creo que, en cierto modo, curtía y hacia más fuerte la personalidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Además y aunque nos pese, los muchachos estaban "recogidos" y no hacían maldades. Todos los hombres que han hecho la "mili" son estupendos y siempre tienen algo que contar ¿Verdad?
      ¡Espero que no le siente mal a algunos!.

      Saludos Pedro Luis

      Eliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Aunque has borrado el comentario ( no se por que ), aún así me encanta ver al "Lindo Gatito"

    Saludos

    ResponderEliminar