lunes, 14 de enero de 2013

Alejandro Magno

Encontrándose al borde de la muerte, Alejandro convocó a sus generales y les comunicó sus tres últimos deseos:
1 - Que su ataúd fuese llevado en hombros y transportado por sus propios generales.
2 -Que los tesoros que había conquistado (plata, oro y piedras preciosas), fueran esparcidos por el camino hasta su tumba.
3 -Que sus manos quedaran balanceándose en el aire, fuera del ataúd, y a la vista de todos.
Uno de sus generales, asombrado por tan insólitos deseos, le pregunto a Alejandro:
¿Cuáles eran sus razones?
 Alejandro le explicó:
1 -Quiero que los más eminentes médicos carguen mi ataúd para así mostrar que ellos no tienen ante la muerte el poder de curar.
2 -Quiero que el suelo sea cubierto por mis tesoros para que todos puedan ver que los bienes materiales aquí conquistados, aquí permanecen.
3 -Quiero que mis manos se balanceen al viento, para que las personas puedan ver que vinimos con las manos vacías, y con las manos vacías partimos.
 EL TIEMPO es el regalo más preciado que tenemos porque es limitado.
Podemos producir más dinero, pero NO más tiempo.
Cuando le dedicamos tiempo a una persona, le estamos entregando una porción de nuestra vida que NUNCA podremos recuperar.
Nuestro tiempo es nuestra vida.

12 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Muy sabio Pedro Luis. No hay mayor tesoro que tener mucho tiempo por delante.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. ESo es una verdad como un templo...¿Pero qué poquita gente se da cuenta de ello!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que casi nadie se da cuenta y muchos ni lo piensan

      Un beso Pilar

      Eliminar
  3. Muy buen relato. Por eso se agradece siempre un comentario en nuestros blog, porque en ese poquito tiempo que tardamos pensamos en esa persona.
    Un beso Maria Angeles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracisa Rafaela. Estoy segura que todos pensamos en todos, pero como dice el relato, hay momentos en que no podemos dirigirnos a todos los que queremos.
      Tendremos que hacer un poder y comunicarnos más...

      Un beso

      Eliminar
  4. Conocía este relato pero no por ello me ha dejado de agradar volverlo a leer porque nos da un gran ejemplo de vida.Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Charo, siempre es grato recordar, me alegro de haber sido yo quien te lo recuerde, ha merecido la pena ¿verdad?

      Un beso

      Eliminar
  5. María de los Ángeles:
    No podría estar más de acuerdo con esta reflexión.
    El tiempo es nuestro tirano.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No digas tirano al tiempo Arturo, no sea que se enfade y nos lo acorte.
      Gracias por estar de acuerdo.

      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  6. He ahi la desgracia del hombre, que se preocupa mas en hacer dinero sin tener en cuenta que mas importante que eso es el tiempo.
    tiempo para: amar, para regalarlo al ser amado, para dedicvarlo a los amigos, a la familia, etc.
    Mas que dinero necesitamos tiempo. Por eso el dicho que dice: "El tiempo es oro"
    Un beso gata muy interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento Pluma y Data que el tiempo lo tenemos limitado nos pongamos como nos pongamos.
      Los que prefieren dinero a tiempo, peor para ellos. Como dice Alejandro...el dinero se queda.
      Gracias por tu opinión.

      Un beso

      Eliminar