sábado, 12 de enero de 2013

El paracaidas

Hay veces que tenemos junto a nosotros personas o cosas a las que no hacemos caso hasta que ya no tiene remedio. Las cosas esas de las que estamos hartos y que cuando  nos deshacemos de ellas las echamos de menos, o ...las personas que tenemos cerca y apenas las miramos. En algún momento, decimos. ¿Como no reparé yo antes en ella?
Esta historia nos hará pensar:

Charles Plumb, era piloto de un bombardero en la guerra de Vietnam.
Después de muchas misiones de combate, su avión fue derribado por un misil.
Plumb se lanzó en paracaídas, fue capturado y pasó seis años en una prisión Norvietnamita.
A su regreso a Estados Unidos, daba conferencias relatando su odisea y lo que aprendió en la prisión.
Un día estaba en un restaurante y un hombre lo saludó. Le dijo:
"Hola, usted es Charles Plumb, era piloto en Vietnam y lo derribaron verdad?"
"Y usted, ¿como sabe eso?", le preguntó Plumb.
"Porque yo empacaba su paracaídas.
Parece que le funcionó bien, ¿verdad?
Plumb casi se ahogó de sorpresa y con mucha gratitud le respondió:
"¡Claro que funcionó! Si no hubiera funcionado, hoy no estaría aquí".

Estando solo Plumb esa noche no pudo dormir, meditando:
Se preguntaba, "¿Cuántas veces vi en el  portaviones a ese hombre y nunca le dije los buenos días? Yo era un arrogante piloto y él era un humilde marinero.
Pensó también en las horas que ese marinero pasó en las entrañas del barco enrollando los hilos de seda de cada paracaídas, teniendo en sus manos la vida de alguien que no conocía.

Ahora, Plumb comienza sus conferencias preguntándole a su audiencia:
"¿ Quien empacó hoy su paracaídas?"

Todos tenemos a alguien cuyo trabajo es importante para que nosotros podamos salir adelante. Uno necesita muchos paracaídas en el día: uno físico, uno emocionan, uno mental y hasta uno espiritual.
Hoy, esta semana, este año, cada día, trata de darte cuenta quien empaca tu paracaídas.

12 comentarios:

  1. Cada uno de nosotros necesitamos de alguien para poder realizar nuestra misiones y cometidos en la Vida...Nadie es autosuficiente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas veces nos creemos que somos los únicos del Universo.
      Un abrazo Pedro Luis

      Eliminar
  2. Me ha encantado esta historia. Que sirva para que nos demos cuenta de lo importante que es el trabajo que desarrollan los demás para que nosotros vivamos como lo hacemos. Es una bellísima reflexión.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces los más pequeños son los más importantes. Lo malo es que los grandes solo se dan cuenta cuando la cosa ya no tiene remedio.

      Un beso Hada

      Eliminar



  3. ¡Feliz fin de semana!

    bajo la incipiente mirada

    de la luna enamorada

    de los riscos tornasolados de la alborada...

    Atte.
    María Del Carmen



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gatita linda, gracias y me agrada mucho verte en mi espacio.

      Un abrazo María del Carmen

      Eliminar
  4. María de los Ángeles:
    Lo que dices es tan cierto como que cada día amanece. Vivimos en una sociedad, lo que implica interdependencia entre los individuos.
    En ese juego, de relaciones complejas y cruzadas, estará el que nos enrolle el paracaídas bien y a conciencia; también el otro que lo hará mal, con indiferencia.
    Nosotros también hacemos nuestra parte de tal juego, algo que siempre me preocupé de hacer de la mejor manera posible. Es lo que esperamos de los demás, ¿no crees?
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también lo creo Arturo. Pienso que todos tenemos que poner de nuestra parte para que todo salga bien,¿Lo conseguimos? Espero que así sea.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Bueno, esa es mi función en la familia, y es verdad que no todos lo ven, yo misma caí en la cuenta recién a los 66. Qué te parece? Un abrazo Ma.de los Angeles, gracias por la reflexión, a unos les sirve para aprender a otros para valorarse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya va siendo hora de que te des cuenta querida, ya eres toda una mujercita, jajaja.
      En serio, creo que a todos nos pasa lo mismo, siempre estamos aprendiendo.
      Un beso María Cristina

      Eliminar
  6. Siempre ignoramos a quienes en realidad son los que "enrrollan el paracaidas" a lo largo de nuestras vidas, como por ejemplo: los obreros de una compañia x. Ellos son los que menos importancia tienen y los que menos ganan, pero si ellos no seria posible que la empresa camine. Asi es la vida; las reverencias siempre se las llevan, quienes menos se las merecen.
    Epecialmente magnifica tu entrada. LLama mucho a la reflexion y es algo que deberiamos tener presente todos los dias.
    Un beso gata

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya hecho pensar un poco. No creo que alguien como tu cometa herrores. Al menos eso es lo que yo pienso.
      Un beso Pluma y Data

      Eliminar