lunes, 21 de enero de 2013

El señor Pepe

Hace unos días me han contado la historia de un hombre llamado Pepe.
Este señor se caracterizaba por ser positivo al máximo, siempre estaba de buen humor y cuando le preguntaban. ¿Como estás?, el siempre contestaba.
¡¡¡Excelente, mejor imposible!!!
Si un compañero tenía un mal día, Pepe estaba ahí para decirle cómo ver el lado positivo de la situación.
Un día le preguntaron a Pepe: No es posible ser una persona positiva todo el tiempo, ¿Como lo haces?
Cada vez que sucede algo malo, puedo escoger entre ser víctima o aprender de ello. escojo aprender de ello. Por eso, cada mañana me despierto y me digo a mí mismo: "Pepe, tienes dos opciones hoy: puedes escoger estar de buen o de mal humor". Escojo estar de buen humor.
Si, claro, pero no es tan fácil, le dijeron a Pepe, siempre hay quien tiene por deporte amargarnos la vida.
Si, lo es. dijo Pepe. Tu eliges cómo reaccionas ante cada situación, tú eliges cómo la gente afectará a tu estado de ánimo, tú eliges estar de buen o mal humor. En resumen: Tu eliges la actitud para vivir la vida.
Pero claro, a Pepe también le pasan cosas malas, no todo es bonito. ( Se me ha olvidado decir que Pepe es Policía).
Durante un atraco a una sucursal bancaria, dispararon a Pepe y lo dejaron mal herido en el suelo.
Pepe fue encontrado relativamente pronto y llevado de urgencia a una clínica.
Después de ocho horas de cirugía y semanas de terapia intensiva, Pepe fue dado de alta, aún con fragmentos de bala en el cuerpo.
Al salir del hospital, alguien le preguntó ¿como estás?, el respondió: "Excelente, mejor imposible".
Cuando estaba tirado en el suelo, recordé que tenía dos opciones: podía elegir vivir o podía elegir morir." ELEGÍ  VIVIR". Pepe continuó: Los médicos fueron geniales, no dejaban de decirme que iba a estar bien. Pero cuando me llevaron al quirófano y vi las expresiones en las caras de los médicos y enfermeras, realmente me asusté. Podía leer en sus ojos: "Es hombre muerto". Supe entonces que debía tomar una decisión. Uno de los médicos me preguntó si era alérgico a algo, y respirando profundo grité:- "Sí, a las balas".
Mientras reían, les dije: "estoy escogiendo vivir, opérenme como si estuviera vivo, no muerto".
Pepe vivió por la maestría de los médicos, pero sobre todo POR SU ASOMBROSA ACTITUD.

10 comentarios:

  1. Impresionante Historia de Energía Positiva y Optimismo a Raudales que dan energía para sobrevivir.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy bueno ser optimista, además se siente uno muy bien.
      Gracias Pedro Luis

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Siempre nos dejas historias muy curiosas.
    Me encanta!!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maribel, lo hago con gusto por si alguien se distrae un rato mientras las lee.

      Un beso

      Eliminar
  3. María de los Ángeles:
    Muy buena historia.
    Cuando me operaron del corazón, el pronóstico no era bueno: a lo sumo la mitad de posibilidades de sobrevida.
    Mi hija tenía nueve años y yo cincuenta recién cumplidos.
    Pasaron más de diez años ya y nunca pensé en que me pasaría algo malo. No podía darme esos lujos entonces.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Cuanto me alegro de que no te dieras el lujo de irte !!!
      Me encanta que estés recuperado, tu hija estará muy contenta y nosotros también de tenerte como amigo.
      Cuídate mucho.

      Un fuerte abrazo Arturo

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Hola guapísima Amylois.
      Me alegro que te gustara.

      Un beso

      Eliminar
  5. BONITO EJEMPLO DE OPTIMISMO Y ALEGRÍA, ME GUSTAN LAS PERSONAS ASÍ.BESOTES

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque las cosas no nos salgan como nosotros queremos, hay que estar contentos.
      No se si te acordarás del Padre Arteaga, que decía, "Siempre alegres para hacer felices a los demás"
      Yo, aunque mi corazón llore... mi boca sonríe.
      Un beso Charo

      Eliminar