lunes, 29 de junio de 2020

Hace más el que quiere, que el que puede.



                                 Así de guapo era Lolo...así lo dejó la enfermedad.
 

     Termina el mes de Junio con la festividad de San Pedro y San Pablo. También ha sido Nuestra Señora del Perpetuo Socorro. Y unos días antes y sin ser tan famoso se ha celebrado los diez años de la canonización de un Santo Periodista. Para los que no lo sepáis, os cuento:
     Este periodista se llamaba manuel Lozano Garrido (Lolo). Seguro que muchos de vosotros habréis leido sus articulos en el desaparecido periódico YA y en la revista Telva.
     Invalido desde los 22 años. Iba en silla de ruedas. Los últimos 9 años de su vida también ciego.
     La parálisis le impedía coger el bolígrafo y se lo ataban con una cuerda a la mano y cuando  definitivamente la parálisis le impide toda actividad con las manos, alguien le compra un magnetófono y siguió siendo periodista.
     Tenía un lema impresionante:
"Cuanto más sufro cada día, más amo al hombre"
     Lolo, fundó una obra pía llamada "Sinaí" con la que creó grupos de oración para apoyar a los periodistas en su tarea.
     No os lo perdáis, eran grupos de doce enfermos como él, que junto a un Monasterio de clausura rezaban por los que tenían la responsabilidad de informar a la sociedad a través de los medios de comunicación. (O sea, periodistas).
     En algunos momentos decía:
     Mi profesión...inválido.
    Creo que bien se ha merecido una rampa para que haya podido subir al Cielo en su silla de ruedas.
    Solo hace 10 años que tenemos al Beato Manuel Lozano Garrido (Lolo) periodista, en los altares.
    Con el mayor de mis respetos, digo, Lolo...ruega por nosotros.


   ¿Os imagináis a la panda de impresentables que se dicen periodistas?
    ¿Esos que estan en tv, que nos hacen que no la pongamos para no ver ni oír la basura que nos cuentan?
    ¿Los que pagan cantidades monumentales a cualquier "Pendón" por decir barbaridades por deshacer un matrimonio?
     No quiero seguir, no sea que a Lolo no le guste...perdón.
   

   
   

11 comentarios:

  1. Hacen falta más oraciones. Un beso

    ResponderEliminar
  2. Me ha impresionado lo que cuentas sobre este periodista...cunata gente cómo él nos hace falta en este mundo. Lo que dices de los periodistas de Tv tienes toda la razón, es una vergüenza que tengamos estos personajes, hace años que ya no veo programas basura con esa gentuza....y yo tampoco sigo por respeto a Lolo que de ahora en adelante tengo un santo más a qu´ién rezarle.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves querida Charo lo distinto que era Lolo de los muchos periodistas que trabajan en tv. Algunos tenían que estar recogiendo hortalizas (con mis respetos a quienes lo hacen).
      Un beso.

      Eliminar
  3. Tienes razón, cuando ves tanto inpresentable súper cotizado que se cree alguién, echas de menos esa gente con corazón para querer su oficio y desvivirse por el.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo peor de todo es que cobran cifras astronómicas, mientras que personas trabajadoras para el bien común ganan una miseria.
      Creo que esto no tiene arreglo posible.
      Un abrazo bien fuerte Alfred.

      Eliminar
  4. ¡Qué razón tienes!Yo ya ni veo la televisión, solo ver que aparecen ciertos programas me revuelven las tripas. ¡No lo soporto!¡Menuda pandilla de impresentables!El oficio de periodista es un oficio digno y horado pero ellos hacen que sea todo lo contrario. En cambio, las personas como Lolo si son ejemplos a seguir. Siempre he admirado a estas personas tan valiosas que deberíamos tomar de ejemplo.
    Como siempre has hecho una entrada acertadísima y de plena actualidad.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco la veo, pues las noticias nunca son buenas y lo que más me gusta es ver una película antigua, por eso mi hijo me las prepara y las veo cuando me apetece.
      Los periodistas, sálvese el que pueda, son unos agoreros y unos tramposos, solo saben decir cosas malas. Por ese motivo no veo la tv.
      Un beso querida Rita.

      Eliminar
  5. Hay pocos de los verdaderos, aquellos que estudiaban, sabían hablar y hacían un lujo de su información. Ahora cualquier maniquí hace el oficio y repite como loro lo que le indican, en fin, gracias por traer esta historia de alguien genial, un abrazote Ma de los Angeles!

    ResponderEliminar
  6. Tienes toda la razón María Cristina. Parece que ahora les dan el titulo de pasillo.
    Esto me lo contaba mi hijo cuando hizo la carrera, decía que muchos compañeros iban detrás de profesores y catedráticos por los pasillos de la Universidad, dándoles coba para que les aprobara, por eso, "hacían la carrera de pasillo"
    Esperemos que no sea así.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. María, yo soy uno de los que no sabia nada de este periodista. y después de leerte me ha dejado impresionado el sufrimiento, la fuerza humana y la fe de este hombre, hoy merecidamente Santo.
    Gracias por compartir y de los prendas de la telebasura, ni hablo de ellos porque me producen náuseas.
    Un fuerte abrazo, amiga.

    ResponderEliminar