lunes, 10 de septiembre de 2012

Los Halcones

Cuenta la leyenda que un buen día el rey de una lejana comarca recibió como regalo dos pequeños halcones y los entregó al maestro de cetrería para que los entrenase.
Al cabo de algunos meses, el rey pidió informes al maestro cetrero sobre el entrenamiento de sus valiosas aves.
El maestro le informó que uno de los halcones respondía perfectamente al entrenamiento, pero que el otro no se había movido de la rama donde lo dejó desde el día de su llegada.
El rey mandó llamar a curanderos y sanadores para que vieran al halcón, pero nadie consiguió hacerle volar: Entonces optó por encargar la tarea a  miembros de su corte, pero sin resultado...
Como último recurso, el rey decidió comunicar a su pueblo que ofrecería una jugosa recompensa a quien hiciera volar al halcón.
A la mañana siguiente, vio al halcón volando ágilmente frente a las ventanas de palacio.
El rey le dijo a su corte: Traedme al autor el milagro.
La corte rápidamente le presentó a un campesino.
El rey le dijo: Tú conseguiste que volara el halcón ? ¿Como lo hiciste? ¿Eres mago? El campesino contestó al rey: No fue magia ni ciencia, mi señor, sólo corté la rama y el halcón voló. Se dio cuenta que tenía alas y echó a volar.
Las crónicas narran que desde entonces el halcón voló libre  sin restricción alguna y el rey simplemente disfrutaba de su vuelo...

Algunas veces nos aferramos a algo que nos impide "volar"

14 comentarios:

  1. A veces es suficiente con un poco de imaginación y un pequeño empujón soltarse en la Vida.
    Muy buen Relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien pensado Pedro Luis, lo mismo que hizo el halcón debíamos de hacer nosotros muchas veces.
      Un abrazo parta ti

      Eliminar
  2. Que alguien venga a cortar mi rama!!!! ja ja ja, muy buen
    relato con su reflexión final Ma.de los Angeles, un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá mas de uno te la cortaría sin apenas reflexionar.

      Un beso

      Eliminar
  3. Esta es una sabia lección. ¡Cuántas cosas dejamos de hacer solo por miedo o por desconocimiento!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por miedo muchas veces nos estancamos, sobre todo yo que soy muy apocada.

      Un beso

      Eliminar
  4. Buen relato, nos muestra la importancia de saber quiénes somos.
    Un bonito blog, ya regresaré para leerte.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. genessis, gracias por tu visita. También gracias por tu opinión.
      Saludos madrileños

      Eliminar
  5. Guau! Qué linda ensenanza! Salirse de la comodidad y ariesgarse.


    un abraxo!

    ResponderEliminar
  6. Cuantas veces necesitamos de ese empujon para salir de nuestro marasmo y comenzar a volar. Pero como somos humanos casi siempre nos quedamos en la misma rama sin saber que encima tenemos el cielo.
    Muy interesante tu enseñanza gata como siempre.
    Un abrazo y un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Graciss Pluma y Data, me alegro que te haya gustado.

      Beso y abrazo

      Eliminar