lunes, 17 de junio de 2019

Recuerdos del pasado

 
 

                                                      Fotografía sacada de Internet.


Ahora se va a todas partes en coche, raro es la familia que no lo tiene. Pero cuando yo era una niña, de esto hace unos días, todos íbamos en el metro o coches de línea, que se decía en aquellos tiempos.
Si a esto le sumamos que mi madre era muy andarina ya os podéis imaginar que nosotros, caminábamos lo nuestro y lo de los demás.
Ese día mi madre decidió ir a visitar a su hermana que vivía en Vicálvaro. Este era un pueblo perteneciente a Madrid, hoy en día es un barrio más. Pues bien, nosotros estábamos cerca de Vallecas y mamá decidió que iríamos caminando, un pie detrás de otro.
Nos pusimos en camino, mamá, mis cinco hermanos (entonces éramos cinco), y yo. Todos más pequeños pues yo soy la mayor.
Después de caminar más de media hora salimos a campo abierto. Todos íbamos muy contentos, pues nos contó mamá que había fiestas en el pueblo y la tía nos tenía preparadas unas ricas rosquillas.
Atravesamos campos, sembrados y lo peor de todo, teníamos que ir junto a las vías del tren de Arganda (que pita más que anda).
 Llegó un momento en el que tuvimos que atravesar un puente de traviesas sin ninguna clase de protección, ahí las pasamos "canutas". Los niños eran muy pequeños, abajo había una altura de lo menos cuatro metros, así que pasamos de traviesa en traviesa hasta el final. Mi madre llevaba un bebé en brazos (siempre la he conocido con un bebé en brazos), no obstante entre ella y yo ayudábamos a los pequeños, pero uno, mi hermano Pepito, era tan miedoso que se nos escapaba y corría hacia atrás hasta que vio llegar el tren y mi madre le pudo coger y todos pasamos el puente por los pelos. El tren de Arganda ni se inmutó.
¡Por fin, llegamos!
Nos esperaban las rosquillas de la tía Gabriela, los helados, el tío vivo y...la fiesta de los toros.
Estoy segura de todos habéis visto alguna vez una plaza de toros hecha por carros. Pues así era aquella plaza en la que nos metieron mi tía y mi madre. ¡¡Que valientes eran las dos!!
Digo valientes porque las dos llevaban bebés en brazos y los demás, mis primos y yo las seguíamos.
Creo que entonces mi tía tenía tres. Mi madre cinco, total...¡¡ocho niños, todos menores de 12 años!!.
Todos lo estábamos pasando de maravilla. Los mozos citando al toro, las señoras mayores chillando y chicos y chicas jóvenes haciendo planes para el baile de la noche.
En un momento, ¡la que se armó!
Uno de los toros se metió entre dos carros y salió corriendo como alma que lleva el Diablo.
Mi tía con sus tres niños y mi madre con sus cinco no sabían por donde correr. De momento, no se como, pero nos encontramos en el balcón del Ayuntamiento. ¡Todos! ¡Sin faltar ninguno!
La gente corría despavorida por todos lados, el toro, como es natural corrió buscando el campo y...no llegaron a dar con él. Creo que todavía lo estan buscando.
¡¡La fiesta se aguó!!
Ahora teníamos otro inconveniente y era que mi madre decía que ya no volvíamos por los campos que habíamos recorrido hacía unas horas, no fuera que nos encontrásemos con el toro.
El caso es que la odisea de vuelta fue peor.
Primero el coche de línea, segundo el metro, que al ser hora punta iba lleno. Mi madre con solo dos brazos nos recogió a todos, incluso mi hermano el miedoso que no quería entrar por ver tanta gente. Mi madre con el bebé en brazos, se agarro a la puerta y no dejó pasar a nadie hasta que todos estábamos dentro.
Hoy recuerdo este episodio con risas y lagrimas.
Pero no creáis, que pocos días después volvimos a Vicálvaro.
Mi padre se reía cuando se lo contábamos, él nunca quiso caminar, hacíamos estos "viajes" mientras estaba de servicio. Luego se reía y decía, que como teníamos ganas de caminar tanto. La verdad es que no teníamos elección...mamá mandaba.
¡¡¡Pero que bien lo pasábamos!!!

lunes, 10 de junio de 2019

Fin de semana agitado

 
 
 
 
Nuestra Señora del Amor Hermoso
 
 
Dice un refrán que "después de la tempestad viene la calma". Es muy cierto, pero a veces se tuerce la cosa y pasa lo que me ha pasado a mi, que he tenido un fin de semana muy agitado.
Todo empezó el sábado cuando me invitaron a comer a un chale que tiene un amigo mío, que dicho sea de paso, me da mucha murga.
Lo primero, mi hijo al enterarse de que había que ir a la sierra, dijo que él me llevaba pero no tenía ganas de estar con un montón de gente mayor, (dijo viejos) aunque luego iría a recogerme...¡Ja!...me llevó y cuando vio el ambiente, se quedó.
Para empezar, había pocos mayores, quizá yo la única. Estaban un montón de jóvenes, alumnos de mi amigo que se pusieron la mar de contentos cuando me conocieron personalmente. A mi no me extrañó ya que eran todos jóvenes y muy guapos. No nos conocíamos personalmente y con toda la educación del mundo me colmaron de atenciones. Después de leerme y lo que les había contado mi amigo, llegaron a decir que no se creían que fuese tan mayor...no puse buena cara, pues me pidieron disculpas.
Me hicieron repetir ciertas cosas, sobre todo el trance de la rata que nos ocurrió a mi hijo y a mí hace unos meses. Había estudiantes de varias clases sociales, uno de ellos, mientras charlábamos a la sombra de un álamo, me dijo:
-"Señora, soy de condición humilde, mi padre falleció cuando yo tenía 7 años, estudio con beca y termino la carrera este año. Mi mayor ilusión sería comprar un chale como este para que mi madre disfrute regando las plantas y deje de trabajar por mi hermana y por mí".
Le di ánimos y le dije que seguro que lo conseguiría.
Otro se acercó a mi estando entre varios compañeros y dijo que su abuela era más joven que yo y solo sabía hacer ganchillo, yo le respondí:
-Pues ya sabe más que yo que no se más que hacer cadeneta...todos se rieron. 
Terminada la jornada, mi hijo y yo nos marchamos. Creo que hice muchos "amiguitos".
 
Esto fue el sábado, pero ayer domingo era la Patrona de Coslada y teníamos procesión.
 
Empezó como en todas partes, con una misa de 12 y seguidamente iniciamos la procesión. Cosa que no estaba en el programa de las fiestas porque el Alcalde Socialista no es creyente, además de ser un cretino...
Si estaban otros concejales de otros partidos.
Salió la Virgen del Amor Hermoso, la cual siempre va paseada por señoras. Detrás iba el cura, muy guapo por cierto. Le acompañaban unos monaguillos pequeños pero muy guapos. Detrás, los políticos, mucha gente del pueblo y...yo.
Como todos los años, al llegar a 200 metros de la iglesia,  había que dar la vuelta a la calle, en la misma esquina les estaban esperando una Peña con su banda de cornetas y tambores. Unos pasos antes, cuatro chicas de la Peña cogieron a la Virgen y mientras la música interpretaba la Saeta de Serrat, las chicas mecían a la Virgen. Fue un momento muy emotivo.
Todos los años recorre varias calles del pueblo, y por la calle principal que es la Avenida de la Constitución, va a parar justo a la iglesia.
Pero este año. Este año el señor Alcalde ha mandado levantar dicha avenida, pues quiere hacer las aceras más anchas (como en Madrid capital), y así de paso fastidia a todos aquellos que dejaban su coche aparcado en la puerta de su casa. No es mi caso, pues no tengo coche y mi hijo lo deja en el aparcamiento privado de la Comunidad.
El caso es, que tuvimos que dar una enorme vuelta por detrás del Ayuntamiento hasta llegar a la iglesia.
 Por un lado no me preocupé pues pensé que tambien las personas que viven por este recorrido tienen derecho a ver la procesión pasar por su puerta.
Llegados ya a este punto, la banda de música se posicionó en la plaza frente a la iglesia. Mientras entraban a la Virgen interpretaron el Himno Nacional. Es un momento que todos los que allí estábamos, se nos hacía un nudo en la garganta.
El abanico que veis en la foto, es uno de los muchos que nos regaló Don Arturo, pero este año no ha habido este regalo.
Hemos sido muchos los que nos hemos acordado de él. De ningún modo menospreciando al actual, que por cierto es muy simpático y dijo una Homilía que creo que dejó tiritando a los políticos.
Una de las cosas que dijo, dirigiéndose al pueblo. A ver si lo se explicar, dijo:
"-Nos están cortando nuestras raíces, tambien nos cortan por arriba, el centro, hace lo que ellos quieren ".
Él lo explicaba muy bien. Total, que nos conquistó. Yo siento que voy solo una vez al año, pues mi parroquia es otra y tengo que ayudar. Pero me causó una gratísima impresión.
Cuando llegué a casa eran casi las 3 de la tarde. Le había encargado a mi niño que preparara la comida, pues yo llegaría tarde. Pues bien. Cuando llegué a casa, la mesa estaba puesta...había comprado todas las especialidades que hace McDonald.
Hamburguesas, patatas, aritos de cebolla, alitas de pollo y otra cosa que no se como se llama, pero que son de pollo.
 ¿Pero sabéis una cosa?
Aunque soy mayor, me gustan esas cosas.
 
Espero no haberos  molestado con mis fiestas.
En las dos, lo pasé muy bien. 
 


viernes, 7 de junio de 2019

Vaca y chistes

 
Foto sacada de Internet.
Hoy me revelo:
Me he cansado de dar la murga a mis buenos amigos que me siguen y ya termino mi compromiso con el profesor que, yo creo que quiere que todos aprendamos y se vale de mi "bondad"...
Hoy, se titula:

EL HÁBITO DE LA VACA

Una vaca pastaba en un campo de un pequeño pueblo de Oklahoma. Todas las mañanas, el animal se dirigía a un tanque que había al lado del local de la empresa de agua para beber. Éste siempre estaba lleno.
Un día hubo una gran tormenta y el valle se inundó, incluyendo el campo en el cual vivía la vaca.
Como consecuencia, el animal tuvo que hacer un gran esfuerzo para intentar llegar hasta el tanque, chapoteando a través del barro con mucha dificultad porque había, por lo menos, 30 centímetros de agua en algunos lugares.
La vaca se atascó en el barro un par de veces, pero no se detuvo. Después de mucho esfuerzo, finalmente llegó al tanque, bebió y después regresó al lugar más seco.
Suena bastante absurdo tener que ir hasta el tanque y volver cuando, sencillamente, podría haber inclinado la cabeza y haber bebido agua en cualquier parte.
Esto es una muestra de lo poderosos que pueden ser los hábitos que vamos adquiriendo. El sabio Salomón escribió:

"Instruye al niño en el camino correcto, y aun en su vejez no lo abandonará"

En otras palabras, las costumbres que tomamos a lo largo de la vida permanecen con nosotros durante mucho tiempo. Esa es la razón por la cual es importante desarrollar buenos hábitos, no malos.

Esto ya es de mi cosecha, espero que sonriáis un poco:

Venancia dice a su amiga. ¡Ya se porque estoy engordando, es el Shampoo! Hoy me di cuenta de que en el envase dice:, "para dar cuerpo y volumen". así que desde hoy voy a bañarme con lavaplatos, que dice: "Disuelve la grasa, hasta la más difícil!

CUIDADO CON LOS MÉDICOS

Se encuentra el paciente tendido en la cama, en la misma habitación su médico, abogado, esposa e hijos. Todos ellos esperando el suspiro final, cuando de repente el paciente se sienta, mira a su alrededor y dice:
-Asesinos, ladrones, mal agradecidos y sinvergüenzas.
Se vuelve a acostar y entonces el doctor confundido dice:
-Yo creo que está mejorando.
-¿Porque lo dice doctor?, pregunta la esposa.
-Porque nos ha reconocido a todos.

Le dice un médico a otro:
-A este señor hay que operarlo enseguida.
-¿Que tiene?
-DINERO.

El médico le dice a su paciente, en tono enérgico:
-En los próximos meses nada de fumar, nada de beber, nada de salir con mujeres, nada de comer en restaurantes caros y nada de viajes o vacaciones.
-¿Hasta que me recupere doctor?
-No, ¡hasta que me pague lo que me debe!

El post operado al cirujano:
_Doctor, entiendo que se vista de blanco, pero porque tanta luz?
-Hijo mío, soy San Pedro.

-Doctor, ¿Usted piensa que después de esta operación voy a volver a caminar?
-Claro que si...porque vas a tener que vender el coche para poder pagar la factura de la clínica.

Bueno, queridos todos, no quiero seguir haciéndoos sufrir con mis chistes y las enseñanzas de Don Juan.
Dicho así parece que hablamos de Don Juan Tenorio, pero no, este Juan, aunque tambien es muy guapo no es tan...dejémoslo ahí.

Espero que todos los alumnos aprobéis y paséis unas buenas vacaciones...el sábado hay sorpresa...nos vemos.





jueves, 6 de junio de 2019

Algo para sonreir

 
 
 

                                                          Rosas para mi cocina.

LA PALABRA MÁGICA

Erase una vez un rey que quiso saber quién era el hombre más sabio de su reino y, para ello, convocó a los que tenían fama de destacar por su inteligencia. Una vez reunidos en palacio les lanzó un reto: en el plazo de 15 días, deberían presentarse ante él con una palabra escrita en un papel que le fuera útil tanto en los momentos más difíciles como el los días de total  felicidad.
Los sabios estuvieron dándole vueltas a la petición, pero el día señalado para la nueva cita fueron desfilando ante el monarca y, con las caras muy serias, tuvieron que admitir que no habían podido cumplir con el encargo. Sólo faltaba por llegar el más anciano de todos y, en cuanto cruzó el umbral de palacio, se dirigió al rey para entregarle un sobre.
El monarca lo abrió y desplegó el papel esbozando una gran sonrisa. Poniendo los brazos sobre los hombros del venerable anciano, lo felicitó por haber hallado la solución y todos los presentes quisieron conocer cuál era esa palabra mágica.
Entonces, el rey la leyó:   PASARÁ.
-En los malos momentos-agregó- pronunciar esta palabra me aliviará, porque recordaré que pasarán, y en los días de plenitud me ayudará a ser prudente, porque sabré que esos instantes no durarán para siempre.

Este rey, su sabio y vuestro profesor, son muy listos ellos. Pero nosotros deseamos tener unos momentos un poco más agradables.
A lo mejor conocéis estos chistecitos que os voy a contar, o a lo mejor, acierto y os saco una sonrisa, que buena falta nos hace, allá voy con ellos:

¡María, María, haz la maleta que me ha tocado la lotería!
-¿Que pongo, ropa de invierno o de verano¿
-Cógela toda que te vas con tu madre.
        ______

Llega un tipo totalmente borracho a su casa, golpea la puerta y abre su hijo, éste le dice:
¡Pero papá, que hermosa borrachera traes!
¡Viste hijo, pero seguramente que tu mamá le va a encontrar algún defecto!

   ______

Le dice el empleado al jefe:
-Me tiene que subir el sueldo, señor. Hay cuatro grandes empresas que andan detrás de mi.
-¿Ah, sí? ¿Y que empresas son esas'
-La luz, el telefono, el agua y el gas..
    ____

Eran tres hijos ya casados, independientes y prósperos. Después de varios años de no ver a su madre, decidieron competir a ver quien le hacía el mejor regalo.
El primero de los hijos, le construyó una enorme casa.
El segundo le envió el auto mas lujoso y caro de la línea Mercedes, con chofer.
El tercero: le envió un loro de color café rojizo, que puede recitar la Biblia en su totalidad. Le llevó 20 años a 12 franciscanos ensenársela. Para comprarlo gastó parte de sus ahorros, contribuyendo al Monasterio con $ 1.000.000 de dólares.
"Mamá solo tiene que nombrarle el capítulo y el loro recita.
Al poco tiempo, la madre envió una carta de agradecimiento a cada uno de sus hijos:
Escribió al primero: "Isaac, la casa que me regalaste es tan grande! Yo vivo en un solo cuarto, pero ahora tengo que limpiar toda la casa". Pero gracias.
Escribió al segundo: Moisés, estoy demasiado vieja, me quedo en casa todo el tiempo, nunca uso el Mercedes, te envío de regreso el chofer, pero gracias.
Escribió al tercer hijo: "Mi queridísimo Abraham, fuiste el único hijo que tuvo sentido común de saber que le gusta a tu madre", ¡¡¡El pollo estaba delicioso!!!

¡¡Chicos, suerte!!

miércoles, 5 de junio de 2019

Hoy va de reyes

 
 
                                                              Castillito "mono"
EL REY PRUDENTE

Un joven rey gobernaba a su pueblo con justicia y sobriedad. Se ocupaba del bienestar de sus súbditos y atendía los asuntos de estado, lo que creaba un clima de paz y prosperidad.
A su lado siempre estaba su fiel y sabio consejero. Un día, mientras comía, el rey le dijo a su mayordomo:
-Estoy cansado de comer con los palillos de madera, ordena que me fabriquen unos de marfil y jade.
Al oír esta petición, el consejero le respondió al soberano:
-Majestad, os pido que me relevéis lo antes posible de mi cargo. No puedo serviros por más tiempo.
El monarca, extrañado, le preguntó el porqué de su petición.
-Es por los palillos. Ahora queréis unos de marfil y jade, y mañana querréis una vajilla de oro, pasado vestidos de seda...Hasta que llegará el día en el que los caprichos y el mal uso del poder os harán ser injusto con el pueblo. Entonces, yo me revelaré contra su majestad, y por nada del mundo deseo ver ese amanecer, contestó el mayordomo.
El rey, emocionado, se puso a llorar porque el consejo que le había dado su fiel ayudante le había llegado al corazón.
-Tienes toda la razón, nunca tendré suficiente y me convertiré en un déspota, esclavo de mis propios caprichos. ¿Para que quiero más si ya soy feliz con lo que tengo?, dijo.

Desde ese día, sus súbditos le bautizaron como el rey prudente. (Un apunte mío, creo que como este rey hay pocos...mejor dicho, ninguno.?

EL EFECTO 99

Erase una vez un rey que, a pesar de su riqueza, siempre se sentía vacío e insatisfecho. Tal era su infelicidad que admiraba a uno de sus sirvientes más pobres porque mostraba alegría por la vida.
Intrigado, se fue a solicitar consejo al sabio del reino:
-¿Como es posible que uno de mis sirvientes, aun siendo pobre, sea más feliz que yo?, le preguntó.
El sabio le contestó:
-Para poder explicároslo, necesito que comprendáis el "efecto 99".
-¿Y que es eso?, inquirió el rey.
-Para que lo entendáis, necesito que me traigáis un costal con 99 monedas de oro.
El rey le llevó el dinero y el sabio le dijo:
-Ahora seguiremos a escondidas al sirviente hasta su casa.
Y así lo hicieron. Cuando vieron que había entrado en su hogar le dejaron en la puerta el costal con las 99 monedas y llamaron. El sirviente, al ver el saco, lo cogió y lo entró en casa. El rey y el sabio observaron a través de la ventana cómo este contaba las monedas y al ver que eran 99 creyó que faltaba una. Las volvió a contar y al comprobar que seguían sin ser 100, se angustió. El sabio explicó:
- Eso es el "efecto 99". El sirviente ha dejado de valorar lo que tiene para obsesionarse por aquello que no tiene y "cree" que le falta.

Y, en esto, es en lo que radica la infelicidad del ser humano. La clave está en ser feliz con lo que tenemos.

Mañana seguiremos...

martes, 4 de junio de 2019

Lecciones de Psicología

 
 

  
                                                          Una de mis plantas



"Grande bronca me he llevado, pues me han dicho que he trabajado poco, asi que hoy, un poco más"

LA VERDAD Y LA MENTIRA.

Dicen que la mentira y la verdad se encontraron una mañana y empezaron a hablar. La mentira le dijo a la verdad:
-Buenos días doña verdad.
Entonces, esta quiso comprobar si realmente era un buen día. Miró hacia arriba, no observó nubes de lluvia, el sol resplandecía, varios pájaros cantaban y, viendo que era un día espléndido, respondió a la mentira:
-Buenos días doña mentira.
-Hace mucho calor hoy, dijo la mentira.
 Y la verdad, advirtiendo que la mentira decía cosas ciertas, se relajó. La mentira, entonces, invitó a su compañera a bañarse en el río. Se quitó la ropa, saltó al agua y dijo:
-Venga, doña verdad, el agua está deliciosa.
En esta ocasión, la verdad ni se imaginó que la mentira podría estar jugándole una mala pasada, se quitó la ropa y se tiró al río.
 En ese momento, la mentira salió rapidamente del agua, se vistió con la ropa de su inocente compañera y se marchó corriendo entre risas. La verdad, totalmente desolada, se negó a vestirse con la ropa de la mentira para no manchar su buen nombre, así que no le quedó otro remedio que irse del lugar completamente desnuda.

Desde que pasó esto, se dice que a los ojos de algunas personas es más fácil aceptar la mentira vestida de verdad que la verdad desnuda y cruda.

Aquí tengo que reconocer que el buen Psicólogo tiene mucha razón. He leído varias veces el texto, pues como soy más bien bruta, quería enterarme bien. Espero que vosotros os enteréis si no, me hace repetir...

SÁBANAS SUCIAS

Empezaban su vida de casados y la pareja estrenó un pequeño piso en uno de los barrios más tranquilos de la ciudad.
Mientras disfrutaban de su primera mañana en esa casa, haciéndose una taza de café, la mujer se quedó mirando a la vecina de enfrente que estaba tendiendo la ropa.
-¡Que sábanas más sucias! Desde luego, yo no me atrevería a colgar la colada en esas condiciones. Comentó apurando la taza de café. Su marido la miró y quedó callado.
Días después, se repitió la escena. Mientras la vecina tendía sus sábanas de buena mañana, se dirigió a su marido con un tonillo de superioridad:
-Ojalá tuviera confianza con nuestra vecina, porque iría a su casa y le daría algún buen consejo para que sus sábanas relucieran más que el sol. Parece mentira, pero esa pobre mujer lava cada día peor.
La escena se repitió durante casi un mes, hasta que una mañana, la mujer se sorprendió de ver a su vecina extendiendo unas sábanas limpísimas.
-Por fin aprendió, comentó a su marido, quien, con toda calma, le respondió:
-No. tan solo sucede  que hoy he decidido limpiar los cristales de la ventana.

Así es, debemos aprender a reconocer nuestros propios defectos y limitaciones antes de criticar a los demás.

Menos mal que yo no tengo vecina enfrente de casa porque mis cristales están, como los de la señora en cuestión.
Algunos días cuando me levanto me digo a mi misma:
-Está nublado.
Claro, cuando abro las ventanas veo que luce un sol magnifico.

"Chicos", ya que estoy trabajando para vosotros...¿Queréis un día limpiarme los cristales?


lunes, 3 de junio de 2019

La estatua arrinconada

 
 
 


                                                      Fotografía tomada de la red.

Con mucho gusto me dirijo a unos alumnos que su profesor "los quiere mucho". Es verdad, chicos, os quiere.
Se vale un poco de mi para haceros leer un poco. Algunos me conocéis y sabéis que estoy de vuestra parte. Pero tambien un poco de Juan, un gran hombre y mejor profesor. (Un secreto, me ha dicho que no os va a suspender), pero poneros las pilas, como decís ahora, y por lo menos leer lo que a continuación y durante toda la semana escribiré por "orden" de mi buen amigo.
Algún día os meteré un chascarrillo u os contaré un chiste, pero todo ello sin que lo sepa el "profe":

La estatua arrinconada.

En una montaña de la India vivía un hombre que tenía una estatua, obra de un viejo maestro escultor.
La había dejado tirada en el suelo en un rincón de su cabaña y no se preocupaba  nada por ella.
Un día pasó por aquel paraje un señor que iba hacia la ciudad. Como era un hombre culto, cuando vio la estatua preguntó a su propietario si estaba dispuesto a vendérsela, a lo que este, riendo, le dijo:
-¿Me está diciendo que quiere comprar este trozo de piedra sucia y descolorida?
Y el hombre de la ciudad le respondió:
-Le doy por ella esta moneda de plata.
Cerraron el trato y los dos quedaron satisfechos. La estatua fue transportada a la ciudad a lomos de un elefante.
Al cabo de unos cuantos meses, el hombre de la montaña bajó a la ciudad. Mientras andaba por la calle, vio que mucha gente se quedaba parada delante de un edificio, a la puerta del cual un hombre gritaba:
¡Pasen a ver la estatua más bella y maravillosa del mundo! Solo dos monedas de plata por admirar la obra de arte de un gran maestro.
El hombre de la montaña, llevado por la curiosidad, pagó las dos monedas de plata y entró en el museo, donde contempló la estatua que él mismo había vendido por solo una moneda.

Esto nos demuestra que muchas veces no nos damos cuenta de que poseemos un gran tesoro...y lo buscamos fuera.

Hasta aquí, digamos la clase de hoy.

Pido perdón por el retraso, pero es que hemos recibido en mi parroquia a la Virgen peregrina de Fátima y he ido a recibirla como buena cristiana que soy.
Ha sido muy emocionante.