lunes, 3 de octubre de 2022

Una gran Cirujana


        Yo he visto una fotografía de esta gran mujer que me ha dejado "patidifusa". No se parece en nada a la que vemos en la foto pues siempre se vestía de hombre, solo en esta ocasión se puso las galas femeninas. Quizá para lucir la medalla tambien ganada.

       Mary Edwards Walker fue una cirujana rebelde, pero muy buena en lo suyo. Era hija de unos granjeros neoyorkinos, ya de joven, esta valerosa mujer devoraba libros de anatomía, para graduarse finalmente en Medicina. Al estallar la Guerra de Secesión, Edwards se hizo voluntaria del ejercito de la Unión y pidió que la contrataran como cirujana militar. Por ser mujer, solo le propusieron un puesto de enfermera. Ella lo rechazó, si bien acabó trabajando como cirujana de campo no remunerada.

      Curtida en varias batallas, esta doctora incluso pidió ser espía, de nuevo, sin éxito, aunque su implicación en el conflicto la convirtió finalmente, en 1863, en la primera cirujana empleada por el ejercito de los Estados Unidos. Incluso pasó por prisión, cuando la capturaron las tropas enemigas.

      Sorprendentemente, el talento de Edwards para sanar a los heridos en el frente y su demostrada valentía quedaron en un segundo plano para la prensa, que la atacó sin piedad burlándose de su aspecto físico, sobre todo, por ir vestida con ropa considerada socialmente como masculina. Aquellas prendas, que la científica llevaba por comodidad al trabajar, tambien denotaban su ideología, ya que Edwards siempre apostó por que las mujeres cambiaran su forma de vestir como un paso necesario para la liberación femenina. Su determinación le trajo problemas, como cuando a la salida de una tienda en Nueva York, llegaron a arrestarla por su indumentaria.

      Escritora y conferenciante, Edwards siempre tuvo un espíritu rebelde. Otra pueda fue que al casarse, en el 1855, no quiso que sus votos incluyesen la palabra "obedecer" referida a su marido.

      También entró en política, defendiendo el voto femenino, que intentó ejercer sin éxito. Con todo, dejó huella, ya que aún hoy es la única mujer que ha recibido la máxima condecoración de las Fuerzas Armadas norteamericanas.


¡¡¡Que pena que esta señora no nos viera ahora que casi todas llevamos pantalones!!! Por lo menos yo...

lunes, 26 de septiembre de 2022

Solo Dios no se equivoca


          

          Nunca he estado en la selva y mucho menos he cazado...ni un mosquito, cuanto menos un leon como le pasó a nuestro protagonista de hoy que dicho sea de paso no era muy creyente que digamos.


          Un rey no creía en la bondad de Dios, tenía un siervo que en todas las situaciones le decía:

          -Mi rey, todo lo que Dios hace es perfecto, Él no se equivoca!

          Un día salieron de caza y un enorme leon atacó al rey. Su siervo consiguió matar al animal, más no pudo evitar que el rey perdiera un dedo de la mano.

          Furioso y sin mostrar gratitud por haber sido salvado, el rey dijo: Dios es bueno? Si Él fuese bueno yo no habría sido atacado y perdido un dedo.

          El siervo respondió: -Mi rey a pesar de todo, sólo puedo decir que Dios es bueno; y Él sabe por qué de todas las cosas.

         Indignado con la respuesta, el rey mandó apresar a su siervo.

         Tiempo despues,  salió para otra cacería y fue capturado por salvajes que hacían sacrificios humanos.

         Listos para sacrificar al rey, los salvajes percibieron  que no tenía uno de los dedos y lo soltaron: el no era perfecto para ser ofrecido a los dioses. Y al volver a palacio, mandó soltar a su siervo y lo recibió muy afectuosamente.

         - Mi siervo, Dios fue realmente bueno conmigo. ¡Escapé de ser sacrificado por los salvajes justamente por no tener un dedo! Mantengo una duda: si Dios es tan bueno, por qué permitió que tú que tanto le defiendes, fueses preso?

        -Mi rey, si yo hubiera ido con usted en esa cacería, habría sido sacrificado en su lugar, pues no me falta ningún dedo.

Por eso, recuerde: Todo lo que Dios hace es perfecto, Él nunca se equivoca!!


          Mi frase:

 YO ESTOY DE ACUERDO CON EL SIERVO

       

lunes, 19 de septiembre de 2022

Cascorro

 

     Desde hace unos días, los comerciantes del Rastro de Madrid estan "gruñendo", todo ello con razón pues con las obras que está organizando...quien sea, lo tienen todo cerrado y, como dice el refrán, "Mangas por hombro" y apenas tienen venta. Poca es la gente que va y claro...no ganan dinerito, que dicho sea de paso, hace mucha falta. Digo esto porque dicho Rastro empieza justo, justo donde esta la estatua de Eloy Gonzalo, más conocido por Cascorro.

      Raro es el madrileño y muchos que vienen de fuera que no han visitado el Rastro. Recuerdo, siendo niña, que cuando venía algún familiar del pueblo, era visita obligada ir al Rastro con ellos. Podría contar infinidad de anécdotas allí ocurridas, pero hoy me voy a centrar en el héroe de Cascorro:

     Cascorro era un pueblo de Cuba (al este de Camagüey), que en 1898 defendió el soldado español Eloy Gonzalo, poco antes de las pérdidas de las colonias que teníamos en el Caribe.

     Para impedir que el enemigo, Máximo Gómez, que con 5.000 hombres y 3 piezas de artillería atacase el poblado de Cascorro defendido por solo 170 soldados y se refugiase en las casas del pueblo, trató de impedirlo incendiándolas. Se ató una cuerda al pecho para que pudiera ser rescatado por sus compañeros si caía herido. Con una lata de gasolina las prendió fuego. Cayó herido y pudo ser rescatado con la ayuda de la cuerda.

     Para este héroe de Cascorro, don Aniceto Marinas hizo una estatua con antorcha, lata de gasolina y cuerda, la situó en la Ribera de Curtidores, pero todos los madrileños la conocemos como Plaza de Cascorro.

     Cuando he estado recopilando datos de este buen hombre, he sentido una gran ternura al saber que jamás tuvo un beso de su madre. Nació en Malaquilla provincia de Guadalajara, (España) y murió en Matanzas (Cuba), se crio en la inclusa de Madrid, donde le llevó su madre envuelto en una blusa. De allí salió como soldado hacia Cuba, cuando murió...solo tenía 29 años.

     Sus restos fueron traídos a Madrid por orden de la reina Doña María Cristina para ser depositados en el panteón de hombres ilustres.


Para quitarnos un poco la pena de este gran héroe, ahí va una cosita de suegra:

La suegra a su hija. -Ayer tu marido vino tan borracho que se confundió de habitación, se metió en la mía, y me hizo el amor.

-Y tu no dijiste nada ????

-Ya sabes que no me hablo con el.



lunes, 12 de septiembre de 2022

Los consejeros


 

          Tenemos que tener mucho cuidado con quien nos aconseja, no nos vaya a pasar como al león de nuestro cuento.

          Estaba en la selva, además de muchos animales, un león que nunca se había distinguido por su buen carácter, en ese momento tenía el día cruzado.

          Iba paseando por la selva en busca de comida cuando se cruzó una mofeta pendenciera, que se preciaba de no haber perdido ninguna pelea con cualquier animal, por peligroso que fuese.

          Tras intercambiar dos o tres frases, el león y la mofeta perdieron los estribos y se enzarzaron en una disputa.

          El felino levantó su enorme zarpa y, a punto estaba de asestar un fatal golpe a su presa, cuando la mofeta lo roció con su fétido liquido. El león huyó con el rabo entre las patas y más airado que nunca.

          Tras pasar varios días vagabundeando por la selva para ver si aquel insoportable olor desaparecía, decidió pedir consejo a sus tres animales de confianza.

          -Amigo oso, ¿Cres que huelo mal?. Sospechando que esperaba una respuesta sincera, le dijo.

          -Hueles realmente mal. Y el rey de la jungla lo degolló. Llegó el turno al lobo, quien creyendo saber lo que deseaba oír el león, susurró: -Oléis a rosas.

          El león no soportó semejante engaño y se zampó al lobo. Solo quedaba consultar al zorro que, sabiendo lo sucedido, se excusó: -Estoy tan resfriado que no puedo oler nada.

Sabia decisión, pues cuando es peligroso hablar, lo mejor es callar.

                              Recordando a Victor. 

Un padre compra un "Robot detector de mentiras", que da tortazos a las personas que mienten. Decide probarlo con su hijo....

-Hijo, ¿Dónde has estado hoy? El hijo le responde:

-Estuve en la escuela. Viene el Robot y le da un bofetón.

-Está bien...fui a ver una pelicula con mis amigos.

-Que pelicula viste.

-"Piratas del Caribe"

El Robot le mete otro viaje con la mano abierta...

-Está bien, grita el hijo.-Era porno.

El padre le grita: -¿Como? Cuando yo tenía tu edad no sabía lo que era una pelicula porno.

Viene el Robot y le da una leche tremenda al padre.

La mamá se troncha de la risa y dice:-¡ Hijo tuyo tenía que ser!..

El Robot le dio tal bofetada a la madre que casi la deja en coma...


Estoy segura que os acordáis del bueno de Víctor. Los que no lo saben, cualquier día cuento algo de él...

lunes, 5 de septiembre de 2022

Un barco argentino


           Todo el mundo sabe que los españoles hacemos refranes, en este caso fueron los andaluces que a graciosos no hay quien les gane.

          Hay una expresión que se inventaron, cuando un barco cargado de arroz iba hacia Cádiz, por ser el puerto mas cercano entre España y Argentina.

          De todos es sabido que en la década de 1940 un barco argentino fue enviado a la España de la posguerra para mitigar el hambre de la misma. Este barco iba cargado de arroz. El barco se llamaba Alcatraz y...nunca llegó a ningún puerto andaluz. Comenzaron a circular rumores o leyendas que indicaban que la tripulación había contraído una enfermedad contagiosa y mortal que había hecho que el barco iba sin rumbo.

          Tambien se especuló que el barco sufriera una tempestad y se hundiera por accidente. Hubo quien, incluso, llegó a afirmar, que el cargamento fue robado por los mismos tripulantes y vendieron su cargamento a los estraperlistas para su posterior comercialización en el mercado negro. Lo único cierto y contrastado, es que ese ansiado barco cargado de arroz nunca llegó a ningún puerto español de manera oficial. De esta leyenda o realidad surgió el famoso refrán, "Estas más "perdio" que el barco del arroz".

          Siendo yo niña, le leía a mi madre todos los periódicos que mi padre llevaba a casa todas las noches. A mi madre le gustaba oírme leer, por eso me enteraba de todo, bueno, de casi todo. Por ese motivo supe que los barcos que mandaba el Gobierno argentino cargados de trigo, muchos se "perdían" en el Océano.

          Ahora bien, unos años despues...un día dijo mi padre, que era Policía Municipal, que en el Ayuntamiento les habían comunicado que les daban 7 kilos de arroz por persona. A mi madre le vino muy bien, pues éramos muchos y le correspondía lo menos tres sacos del bendito arroz. 

          Ahora que soy mayor, no mucho, atando cabos, me digo...¿"No sería el arroz" de los barcos argentinos?

          Sea como sea, desde esta pequeña tribuna felicito al gracioso que inventara el famoso refrán. Estoy casi segura que fue algún gaditano...¡Bien por ti! 


Una frase: LOS NIÑOS ADIVINAN QUÉ PERSONAS LOS AMAN. ES UN DON NATURAL QUE CON EL TIEMPO SE PIERDE. 

            Autor. Charles Paul de Kock.

lunes, 29 de agosto de 2022

Una leyenda sevillana


           Una de las leyendas más antiguas de Sevilla es la protagonizada por el rey Don Pedro I. 

          Nos remontamos al siglo XIV cuando el monarca, en uno de sus recorridos nocturnos, se cruzó con el hijo del Conde Niebla, quien apoyaba fielmente  al hermano bastardo del rey para que ocupara el trono.

          Se batieron en un duelo donde el rey Don Pedro lo hirió de muerte.

           El batir de las armas hizo y despertó la curiosidad  de una anciana que vivía justo en la calle donde estaba ocurriendo el suceso.

          Cuando alumbró con el candil, rapidamente reconoció al autor del crimen y, despavorida, se apresuró a cerrar la ventana dejando caer el candil en la calle junto al cadáver. 

          Ante la situación, Don Pedro, que se había percatado de que la anciana lo había reconocido, mandó a las autoridades a traerla frente a él para que atestiguara, ya que, como había prometido a los Guzmanes, familiares del fallecido, haría justicia cortando y exponiendo públicamente la cabeza del malhechor que había matado a su primogénito.

          Durante el interrogatorio privado, cuando Don Pedro le preguntó por el autor del crimen, ella colocó un espejo frente a su rostro y le dijo.

-"Aquí tenéis al asesino"

           Para solucionar el asunto, Don Pedro mandó cortar la cabeza de una de sus estatuas de mármol, depositarla en una caja de madera y dejarla en una hornacina en la calle en la que ocurrieron los hechos con la condición de que no se abriera hasta su muerte.

          Al día de hoy puede verse el busto en la calle a la que le da nombre. "Cabeza del rey Don Pedro".

          Y justo la calle de enfrente lleva el nombre de Candilejo, por el candil con el que la testigo que reconoció al rey se alumbraba.

Yo he estado en Sevilla pero no sabía esta leyenda, por lo tanto, y a mi pesar, no he tenido el gusto de estar en ella...otra vez será.

 

lunes, 22 de agosto de 2022

Un grillo cantor


      En las ciudades poco se oye cantar a los grillos, claro que, si uno está en el campo, no solamente se oye a los grillos, sino a muchos más bichejos que en los campos hay y nosotros no los vemos...pero los oímos.

     Esto ocurrió en la ciudad...

     Un indio que vivía en una reserva, fue a la gran ciudad a visitar a un hombre blanco al que le unía una vieja amistad. Iba paseando por la calle cuando, de repente, el indio tiró a su amigo de la manga y dijo:

-¡Escucho el canto de un grillo!

-¿Que oyes el canto de un grillo? -contestó el hombre aguzando el oído-. Yo lo único que oigo es el ruido del tráfico. Me parece que estás en un error, amigo, aquí no hay grillos. Y en el caso de que los hubiese, sería imposible escucharlos con tanto estruendo.

     El indio avanzó unos pasos, quedándose parado ante la pared de una casa donde había una vid silvestre.

    ¡Allí estaba el grillo!

     *Está claro que solo tú podías oír al grillo. Los indios tenéis el oído más desarrollado que nosotros*, le dijo su amigo.

     - No estoy de acuerdo. Te voy a demostrar algo-, le contestó el indio mientras dejaba caer una moneda sobre la acera.

     Al escuchar su tintineo, varias personas se giraron. El indio la recogió y dijo:

     -Nuestro oído no es mejor que el vuestro. Simplemente uno oye bien sólo aquello a lo que le da importancia.

El indio, tenía razón. No solamente se volvieron varias personas al escuchar el tintineo de de una moneda...seguro que si hubieran sido billetes de 50 euros, tambien los habían oído.

Y si no que se lo digan a esas "personas" que se toparon con unos maleantes que habían reventado un cajero automático y los ladrones,  que además eran tontos, perdían el dinero robado y estos transeúntes, que eran demasiado "listos"...cogieron los billetes.

 La policía los está buscando todavía...


Una frase:

UN PINTOR ES UN HOMBRE QUE PINTA LO QUE VENDE. UN ARTISTA, EN CAMBIO, ES UN HOMBRE QUE VENDE LO QUE PINTA.

Autor:   Picasso