lunes, 6 de mayo de 2019

Otra mujer inventora

 
 
 



A mi me llegó tarde el invento de Marion Donovan, pues he lavado muchos, pero que muchos pañales. Como la mayor de 7 hermanos primero y después, los de mis hijos.
Las mujeres de ahora tienen mucha suerte. Pero sepamos lo que hizo esta magnifica mujer:

Siendo una niña Marion ya sorprendió a su maestra creando una pasta de dientes. Su destino estuvo muy claro desde el principio: quería ser inventora. Pero aquella vocación no era "adecuada" para una mujer de los años 30 del siglo XX. Así que se licenció en Literatura Inglesa en 1939 y trabajó como ayudante de edición en las revistas "Vogue" y "Harper`s Bazaar".
Cuando se casó, dejó su trabajo (como hicimos la mayoría  de mi época) y, al convertirse en madre, tuvo que enfrentarse con la pesada tarea de lavar y hervir constantemente-como se hacía entonces- los pañales sucios de sus bebés, para evitar afecciones de la piel, como irritaciones e infecciones. (Recuerdo como mi madre me decía:- No se te ocurra echar en lejía los pañales y es que costaba mucho dejarlos limpios). Sigamos con Marion.
El malestar del bebé y el trabajo que suponía hicieron que Marion se pusiera manos a la obra en busca de una solución y así fue como fabricó un cubre-pañal con trozos de una cortina de baño de nilón, un material impermeable y lo suficiente flexible y transpirable, para cubrir con éxito el pañal de algodón.
Entre los beneficios de aquel invento estaban que el bebé no se mojaba más que la zona en cuestión, por lo que las erupciones cutáneas desaparecían, y tanto las sábanas como la ropa permanecían secas. Pero ninguna empresa mostraba interés por su idea, y Marion fundó su propia compañía para comercializarla en 1949.
El éxito del Boater, su nombre, fue inmediato.
Marion fue más allá y, en 1951, tras vender su patente, invirtió el dinero conseguido en idear el pañal desechable.
Tras muchos experimentos, encontró un papel absorbente que permitía que la humedad se almacenara en el fondo dejando seca la superficie.
estuvo años buscando inversores, pero los empresarios consideraban que era un ¡invento irrelevante! (Claro, como ellos no los lavaban).
Finalmente consiguió que, en 1961, el ingeniero químico Victor Mills creyera en su proyecto y desarrollara el primer pañal desechable de la historia.
Mujer incansable, en los años 50 estudió la carrera de Arquitectura y durante su vida, logró otras 20 patentes, como la del hilo dental y la del sistema de cremallera con una goma elástica para cerrar los vestidos que se abrochan por la espalda.

Seguro que cada vez que uséis el hilo dental, os acordareis de esta inteligente mujer.

Y como todas las mujeres no somos iguales, a ver que os parecen estas dos.

La mujer, después de estacionar el coche, le pregunta al marido:
-Mi vida, ¿Me he quedado muy separada de la acera?
El marido contesta:
.¿De cual de las dos?

Otro de mujeres...muy bueno.

La pitonisa le dice a la mujer: Señora, veo un desenlace, su marido va a tener un accidente.
Ella contesta
Si, eso ya lo sé, lo que quiero saber es si me va a coger la policía


16 comentarios:

  1. Ls inventos que nos hacen la vida mejor.
    Los chistes muy buenos ;)
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y este concretamente lo ha hecho para bien de las mujeres y hombres de hoy.
      Un abrazo Alfred.

      Eliminar
  2. Qué maravilla, recuerdo muy bien la lucha con mis hijos mayores y el alivio con el de veinte años después, claro que cerca de sus dos años mi marido me dijo, es el último bolsón que compro, tiene que aprender, y aprendió! El día de mi cumpleaños me hizo el regalo de sentarse en el inodoro y dejarme su regalo especial jajaja. Idola esta mujer, y buenísimos los chistes! Un abrazote Ma de los Angeles!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los de ahora tienen más suerte que nosotras. Se han librado de lavar ciertas cosas.
      Un abrazo María Cristina.

      Eliminar
  3. La verdad es que no nos damos cuenta de lo que tenemos...¡qué sería de nosotros sin pañales , compresas, la lavadora...! Sería una vida durísima. Es mucho lo que debemos a esta gran mujer y que mucha gente desconoce ( entre ellas yo) Muchas gracias por la información y también por los chistes. Una nota de humor es muy importante para continuar con el día.
    Y ya que andamos con chistes, te voy a contar uno que acabo de leer en un blog.

    -¿Cómo te llamas?
    -María de Los Ángeles. ¿Y tú?
    -Pedro de Nueva york

    Besitos

    besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu chiste tienen muchísima gracia.
      Un día lo voy a publicar en mi blog, jajaja.
      Un besito Rita.

      Eliminar
  4. Pues ahora me entero yo a quién le debo el no haber lavado pañales nunca y me siento afortunada por ello, mi madre si tuvo que pasar por este calvario.De la que me libré gracias a esta gran mujer que aunque ya muy tarde le doy las gracias allá donde se encuentre.Buenísimos los chistes.Besicos

    ResponderEliminar
  5. madre mía, siempre que pones historias de mujeres así pienso lo mismo. Lo espabiladas que son algunas y la de ideas buenas que tienen!! Yo sería incapaz. Admiro la fuerza que tienen para salir adelante y luchar por lo que creen.
    por cierto.... el segundo chiste me ha hecho reírme mucho.

    Un beso muy grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo querida Zhura también soy un zoquete, no se hacer nada.
      Menos mal que se coser un poco¡¡¡¡
      Un besazo guapetona.

      Eliminar
  6. Ja ja ja, buenísimos los chistes.
    Un abrazoooo.

    ResponderEliminar
  7. Gran invento el de esta mujer, las madres de ahora no se imaginan el trabajo que les ha quitado.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Verdad que tienen mucha suerte Matías?
      Yo me encuentro entre las muchas "lavanderas"
      Un abrazo.

      Eliminar